La Capital - Logo

× El País El Mundo Cultura Tecnología Gastronomía Salud Interés General La Ciudad Deportes Arte y Espectáculos Policiales Cartelera Fotos de Familia Clasificados Fúnebres
Arte y Espectáculos 13 de julio de 2019

Un maratón de 24 horas recorre toda la obra de Macchi y Rudnizky, en el MAR

Marplatenses y turistas podrán vivir una experiencia visual y sonora de la mano de los artistas. La muestra forma parte de la Bienal de Arte Contemporáneo de América del Sur.

Una de las obras en el recorrido que albergará la caja vidriada que es el edificio del MAR.

Toda la obra audiovisual realizada a lo largo de 26 años por Jorge Macchi y Edgardo Rudnizky será reunida por primera vez en su historia, y nada más que durante 24 horas, este sábado, en el Museo de Arte Contemporáneo de Mar del Plata (MAR), donde el público podrá vivir una experiencia visual y sonora de la mano de los artistas.

Desde “Buenos Aires Tour”, un retrato urbano hecho con fotos, textos, sonidos y objetos que encontraron siguiendo las líneas de fractura de un vidrio sobre un plano porteño, hasta las “Waiking hours” (horas de vigilia), el museo marplatense reúne obra del binomio Macchi-Rudinzky de 2003 al presente.

Con curaduría de Sebastián Tedesco y Mariano Luna, el recorrido por los videos, videoinstalaciones, instalaciones sonoras y performances reunidas en el edificio de Avenida Félix U. Camet 800 se planteará en dos bloques, de 12.30 a 15 y de 15.30 a 18, como parte de la Bienal de Arte Contemporáneo de América del Sur (Bienalsur), que se hace en 20 países en simultáneos hasta noviembre.

Esta antología se presenta dentro del proyecto “Fronteras suspendidas”, del MAR, que llama a artistas bonaerenses, acompañados por invitados de su elección, a exhibir y conversar sobre su obra con el público y reflexionar acerca los límites entre el arte y campos aparentemente distantes que convergen en el trabajo del artista, las instituciones, los espacios de exhibición y la comunidad.

“Maratón” es una excelente oportunidad para conocer en profundidad el trabajo y pensamiento de Macchi y Rudnizky, en torno a la disolución de la idea del artista como autor individual, a los límites y la integración entre lo visual y lo sonoro; la colaboración a distancia y la situación del arte argentino en la escena global.

Los artistas se conocieron en 1998, en un taller de experimentación escénica que Fundación Antorchas promovía en el Instituto Goethe; Rudnizky coordinaba, junto al director de teatro Rubén Szuchmacher, y Macchi era su alumno.

Ese fue el primer contacto, después trabajaron en el Teatro San Martín, en “Señorita Julia”, y Macchi hizo la escenografía para la obra de teatro Rudnizky “Cine quirúrgico”.

Esas experiencias son las que abonaron un primer trabajo conjunto, “Buenos Aires tour”, que al día de hoy continúa: “Nos gustaban mucho las ideas de uno y de otro, que nos llevábamos muy bien y que podíamos trabajar a las distancia”, repasa Macchi.

“La idea de la maratón surgió tras una muestra en la que nos quedamos con las ganas de exhibir el material en toda su extensión -rememora-. Empezamos a fantasear con una performance, algo así como un concierto que a la vez fuera una conferencia donde pudiéramos mostrar todos los trabajos que hicimos es estos 26 años”, rememoró.

A las obras que podrán verse se suman la instalación performática “La ascensión”, con que Macchi y Rudnisky representaron a Argentina en la 51° Bienal de Venecia cuando el país aún no contaba con un pabellón propio, en 2005, y por eso, la cama elástica que mañana estará en el MAR había sido instalada bajo la cúpula de un oratorio del Siglo XVIII en la madre de todas la bienales, donde un joven rebotaba intentado un fallido ascenso, envuelto en una sinfonía para viola da gamba.

También podrá verse la dupla presentada en Londres en 2006 que componen “Twiligth” (atardecer) y “Singers room” (el cuarto de las cantantes).

La primera es una lámpara que va atenuando su luz hasta apagarse, durante 20 minutos en los que un músico interpreta un tema en copas de cristal, y la otra es, en palabras de Macchi, “una proyección de videos sobre cuatro paneles de vidrio”, basada en el poema “Adiós” de Idea Vilariño.

Otras piezas, fundamentales en el recorrido de estos artistas que albergará la caja vidriada que es el edificio del MAR son “From here to eternity” (de aquí a la eternidad) y los videos “Street news” (noticias callejeras), “Train” (tren) y “Thriller”.

“Todas esas obras tienen en común el territorio de lo no traducible a otros lenguajes -dice Macchi-. La imagen es algo a lo que estamos acostumbrados a describir, pero con lo sonoro esa descripción es más complicada, casi imposible”.

“De esa manera, cuando conviven imagen y sonido, la imagen empieza a cobrar otra dimensión y otra profundidad, y la música, en conjunto con la imagen, se vuelve objeto”, concluye.

Nacido en Buenos Aires en 1963, ciudad donde vive y trabaja, Macchi estudió arte en la Escuela Prilidiano Pueyrredon y piano con Elsa Galante. En los 80 integró el Grupo de la X; participó de Bienales como las de Liverpool, Sydney, Lyon y San Pablo; y expuso en museos como el Moma, el del Barrio de Nueva York y la Tate Modern de Londres.

Rudnitzky, nacido en Buenos Aires, en 1956, es un compositor y percusionista que se dedicó al ‘diseño sonoro’ con instrumentos acústicos y electrónicos, participando en espectáculos de danza, teatro y cine.