La Capital - Logo

× El País El Mundo La Zona Cultura Tecnología Gastronomía Salud Interés General La Ciudad Deportes Arte y Espectáculos Policiales Cartelera Fotos de Familia Clasificados Fúnebres
Pibxs 15 de enero de 2020

Una historia sombría basada en hechos reales: No te metas con los gatos, un asesino en Internet

No te metas con los gatos, un asesino en internet.

Los gatos son animales que, en su mayoría, suelen causar ternura en las redes sociales. Podemos encontrar fotos, videos y memes por todo internet, que captan la atención de millones de usuarios. Pero lo inimaginable es encontrar un video de alguien haciéndoles daño, maltratándolos. Esto es lo que sucedió hace aproximadamente 10 años atrás en Norteamérica, con una historia que comienza con un video de un joven asesinando a dos gatos. Para aquellos amantes de los animales, la serie puede resultar muy dura. Más allá de esto, la crueldad no sólo se aplica a los animales, sino que va más allá. La historia es una síntesis de lo que una persona puede llegar a hacer por el simple hecho de querer ser reconocida y llamar la atención. Lo impactante es que está basada en hechos reales y respeta los sucesos originales, narrándolos cronológicamente y con videos reales.

La serie/ documental de Netflix cuenta la historia de dos personas (Deanna Thompson, de Las Vegas y John Green, de Los Ángeles) que conformaron un grupo en Facebook para encontrar al asesino despiadado. Este grupo creció de manera exponencial, ya que con el transcurso del tiempo comenzaron a aparecer más videos de esta persona maltratando felinos. Esto obsesionó a John y Deanna, quienes decidieron liderar la ciberinvestigación, cosa que se transformó en una especie de “trabajo” y que obsesionó a ambos. Los participantes de esta comunidad comenzaron a buscar al culpable a partir de detalles en los videos y de datos que extrañamente llegaban desde cuentas anónimas en forma de mensajes privados. Es así como llega un nombre y una ubicación geográfica: Luka Magnotta de Toronto, Canadá.

Magnotta tenía la obsesión de ser conocido. Había probado suerte en castings para actuar y modelar, pero jamás había tenido suerte. Es así como plagó internet de imágenes suyas, muchas de ellas editadas con su cara en imágenes de otras personas alrededor del mundo. El afán de ser reconocido lo llevará a hacer cualquier cosa. Con una mente morbosa y una vida llena de disgustos y frustraciones, este personaje decide avanzar ante su deseo cueste lo que cueste.

Su personalidad narcisista se hace presente en cada minuto. Además es un gran admirador de asesinos en serie, transformándose en un hombre que no solo se detendría en el brutal maltrato animal. Mientras más personas ven sus videos, más malvado y cruel se irá convirtiendo. Ser uno de los psicópatas más buscados de internet lo empoderaba. Entre más gente lo insultaba y buscaba, más se alimentaba su ego. Su sueño de ser famoso se fue volviendo realidad, pero no de una forma correcta.

Vale aclarar que en ningún momento de la miniserie se muestran los videos de manera explícita. Simplemente se muestran escenas que no dejan ver la violencia y crueldad de aquellas tomas publicadas en internet por este excéntrico asesino. De cualquier forma, progresivamente la historia se va introduciendo de menor a mayor, de un video que generó rechazo a actos cada vez más oscuros y más sombríos. Quizás, en algunos fragmentos, todo parezca hasta un poco irreal, ficticio, “de película”. El desarrollo pasa de lo atrapante a lo traumatizante y juega con todos los participantes de la historia, incluyendo a los propios espectadores, a los que invita a la reflexión: ¿Fueron aquellos que comenzaron a investigar el video de los gatos asesinados quienes alimentaron al monstruo? ¿Somos nosotros quienes mirando esta serie continuamos alimentándolo y contribuyendo a su objetivo de ser reconocido? Son preguntas que debemos hacernos y respondernos a medida que vemos esta imperdible historia.

Por Josué Sánchez para Pibxs