La Capital - Logo

× El País El Mundo Cultura Tecnología Gastronomía Salud Interés General La Ciudad Deportes Arte y Espectáculos Policiales Cartelera Fotos de Familia Clasificados Fúnebres
Deportes 22 de diciembre de 2017

Esnáider: “Viví un año maravilloso en Japón”

El marplatense sigue su camino como entrenador a muchos kilómetros de distancia, pero no se olvida de Cadetes. De hecho, deslizó la posibilidad de retomar el proyecto que tantos frutos dio. Entrevista durante sus vacaciones en la ciudad.

"Es todo pasión, nada de violencia o reclamos", definió Esnáider al fútbol en Japón.

Juan Eduardo Esnáider es un hombre de mundo. Desde muy chico partió de la ciudad para perseguir sus sueños en el fútbol. Después de su estadía en Buenos Aires, con 18 años viajó nada menos que a Madrid, España, lugar que adoptó como propio. Jugó en equipos de distintas ciudades de ese país y también en Italia, Portugal y Francia.

Como entrenador hizo sus primeros pasos en el ascenso español y llegó a dirigir Getafe en la Liga BBVA. Pero tras ser destituido, a finales de 2016 fue contratado por JEF United de la segunda división de Japón, con el que arribó hasta las semifinales esta temporada (empezaron 22 equipos la temporada regular).

Aunque suene extraño para alguien acostumbrado a las “grandes ligas”, allí se siente completo. “Viví un año maravilloso en Japón. De los mejores en mi carrera deportiva”, lanzó en la sede de Cadetes, donde asistió a una charla de Francisco Feuillassier, Santiago Rosales y Ezequiel Bonifacio, jugadores surgidos en ese club.

– ¿Por qué fue uno de los mejores años de tu carrera?
– Porque en Japón el fútbol es extraordinario. Es todo pasión, nada de violencia o reclamos. Todo fue positivo, lo que cualquiera sueña. El club en el que estoy es fantástico, me dan todo lo que necesito. No hay más que palabras de agradecimiento y satisfacción. Viví un año maravilloso y espero que el próximo sea mejor.

– Se nota que la adaptación no te costó. ¿Cómo te acomodaste al estilo de juego y cómo forjaste la relación con el futbolista japonés, teniendo en cuenta que es muy diferente al europeo o argentino?
– Ahí corre un poco la gracia, lo divertido del tema. Poder convencer a un grupo de chicos que no hablan mi idioma, no entienden el fútbol o el día a día como yo. Es una satisfacción enorme y en ese trabajo estoy.

– ¿Cómo es la actualidad del fútbol en Japón? Después del “boom” en los ’90, ahora pareciera que el centro de atención en Asia se corrió hacia China…
– Sí, pero Japón tiene mejor material local. China gastó mucho dinero en extranjeros. Japón tiene mejores futbolistas y creo que el fútbol está en pleno crecimiento.

– ¿Te acostumbraste al nuevo rol de entrenador o se extraña el día a día como futbolista?
– Es diferente. Antes me podía desahogar jugando. Ahora tengo que estar más cauto, porque respondo ante muchos futbolistas. Prefiero jugarlo.

¿Y, en base a las distintas experiencias, en qué etapa de esta nueva profesión estás?
– Estoy muy bien, en el mejor momento como entrenador. Pude crecer bastante. Esta experiencia en Japón me sirve mucho. Estoy más preparado que hace dos años atrás.

¿Te da vuelta en la cabeza la posibilidad de dirigir otra vez en España o en Argentina?
– En Argentina, difícil. En España, siempre. Porque es el lugar donde estoy, donde resido. Está la posibilidad, pero si puedo me quedaré bastante tiempo en Japón.

– Más allá de los kilómetros de distancia, Cadetes siempre será tu casa…
– Sí. Es imposible no volver. Ver a amigos con los que nos criamos juntos después de 30 o 40 años es muy importante. Eso es lo que tienen los clubes de barrio de Argentina. Y no lo deberíamos perder nunca.

– Además de la pertenencia, también estuviste ligado con tu proyecto.
– Sí, después está lo que yo quise hacer en torno a lo deportivo. Que los chicos puedan hacer un entrenamiento diferente para poder llegar a ser profesionales.

-Y hoy se vieron los resultados con Roberto Pereyra, Mantovani, Buendía, Diego Rodríguez, Feuillassier…
– Eso es un orgullo terrible. El haber formado parte de su crecimiento es importante. Haberlos sumado al club en distintas edades y que ahora jueguen al fútbol de forma profesional es muy importante para mí. Pero hay muchos otros jugadores más que pasaron por el club y en algún momento entrenaron de la forma que yo quería. Voy a seguir ligado al club y está vigente la posibilidad que en algún momento volvamos a tener más incidencia en el fútbol. Si en algún momento puedo, lo haré.

– ¿Es difícil mantener un proyecto de esas características, porque se necesita una inversión muy grande?
– Yo en aquel momento no supe rodearme de las personas adecuadas. Pero hablar de eso es volver al pasado. Lo importante es pensar en algún momento reintentarlo. Porque lo futbolístico cuando nosotros lo manejamos fue fantástico. Funcionó y pasaría lo mismo si lo tratamos de hacer ahora. Hay que buscar gente más idónea para las otras cuestiones.

– ¿Seguís la actualidad deportiva de Cadetes?
– Todo. No puedo dejar de estar ligado a la ciudad y al club. Más allá que esté en Japón o cualquier otro lugar. Por las amistades, el interés en saber. Yo me entero de cómo sale la categoría 2004 o la Primera.

– ¿Y el fútbol marplatense en general? Más allá de Aldosivi y Alvarado, ahora Kimberley y Círculo transitan el camino de aquel Cadetes en el Federal B…
– Lo veo muy bien. Kimberley ya había iniciado su proyecto cuando estaba en vigencia el nuestro y se están viendo los resultados. Y eso me alegra. Como en su momento cuando Aldosivi empezó a jugar en inferiores de AFA o llegó a Primera División me pareció lo mejor para la ciudad. Los clubes tienen que crecer para que a todos les vaya bien.

Sobre “Franchu”, el joven que tomó su legado

No hubo tantos jugadores argentinos que vistieron la camiseta de Real Madrid a lo largo de la historia. Solo unos privilegiados. De Mar del Plata, apenas dos. Ambos surgieron en Cadetes y sus historias están relacionadas.

En realidad, fue Juan Esnáider quien marcó el camino. Llegó en 1991, tras unos pocos partidos en la máxima categoría de Ferro, y debutó esa misma temporada. Después pasó un tiempo en la filial, hasta volver a jugar algunos encuentros en 1993. Sin embargo, la mayor continuidad la logró en la temporada 1995-96, tras un muy buen paso en calidad de cedido por Real Zaragoza. En la Casa Blanca logró la Supercopa de España y la Copa del Rey. También hizo buenas relaciones.

Por eso, ya retirado, llevó a los mejores exponentes de Cadetes a prueba. Primero quedó Santiago Feuillassier y después su hermano, Francisco. Hace pocos días, “Franchu” cumplió su sueño: debutó oficialmente en dos partidos de Copa del Rey ante Fuenlabrada, el segundo como titular en el Santiago Bernabeu.

– ¿Qué significó que otro marplatense logre jugar oficialmente en Real Madrid?
– Me enteré hace poco que nosotros dos fuimos los únicos de la ciudad que jugamos en Real Madrid. Con la cantidad de futbolistas que hay y lo difícil que es, para mí es un orgullo. Y también lo es que ambos surgimos en Cadetes.

– ¿Qué te llamó la atención del juego “Franchu”?
– En realidad ahora cambió mucho su juego. Antes era un volante más de ir por dentro. Creció físicamente, está más rápido, agresivo. Y ganó en habilidad. Por eso ahora es más un extremo que un interior o centrocampista. Creo que tiene que crecer mucho todavía, lo va a hacer. Desde mi punto de vista tiene que mejorar su cuestión de cara al gol, tiene que convertir más.

– ¿Se puede hacer un lugar entre tantas estrellas?
– Fácil no es. Ya estar ahí tiene un mérito enorme. Ojalá se le vayan dando las posibilidades y aparezca un hueco. El es un chico que está preparado para aprovecharlo.

– Pese a estar a ese nivel, no pasó por las juveniles de la Selección Argentina. ¿Te parece extraño?
– Me gustaría que lo llamen porque España lo va a hacer en cualquier momento. Antes de poner al chico en un aprieto, estaría bueno que llegue la convocatoria de la Selección Argentina.

“Messi es el mejor que vimos todos”

Juan Esnáider se definió como un “hincha” de la Selección Argentina y un admirador de Lionel Messi. Residente en Madrid y conocedor del fútbol español, pudo disfrutar del crack de Barcelona de cerca.

– Se viene el año del Mundial y todos en Argentina esperan que sea el consagratorio de Messi. ¿Creés que se puede ganar en Rusia?
– Yo soy hincha de la Selección Argentina, no puedo ser objetivo. Quiero que salga campeón con Messi de goleador. Con eso te digo todo. No me gusta evaluarla, sino más bien disfrutarla como hincha.

– Y disfrutar de Messi…
– Es imposible decir algo malo de ese jugador. Es lo mejor que hemos visto todos. Después hay gente que lo pueda asumir o no, por algún interés particular. Pero el que no admite que Messi es lo mejor que tuvimos no está diciendo la verdad.

– Sin embargo, en algún momento fue criticado en Argentina…
– Eso habla de la dificultad que tiene jugar en Argentina o ser reconocido y que te valoren en tu propio país. Yo fui también bastante rechazado cuando volví a jugar, por desconocimiento o lo que sea. Viendo que algunos hacían lo mismo con Messi me sentí aliviado. Si se habla mal de Messi, todos podemos ser criticados.