La Capital - Logo

× El País El Mundo Cultura Tecnología Gastronomía Salud Interés General La Ciudad Deportes Arte y Espectáculos Policiales Cartelera Fotos de Familia Clasificados Fúnebres
Policiales 22 de abril de 2018

Condenaron a un hombre que le partió una botella en la cabeza a un jubilado para asaltarlo

Alejandro Bibbo (34) recibió 7 años y 6 meses de pena por dos robos consecutivos en 2016, cuando junto a otras dos personas se apoderaron de una bicicleta y luego ingresaron violentamente a la casa de unos septuagenarios.

Un hombre de 34 años fue encontrado culpable por el Tribunal Oral en lo Criminal N°4 por haber robado junto a dos personas una bicicleta en el barrio Plaza Peralta Ramos y luego haber asaltado violentamente a un matrimonio de jubilados en su casa.

Los jueces Gustavo Fissore, Jorge Peralta y Mariana Irianni condenaron a 7 años y 6 meses de prisión a Alejandro Bibbo, por los delitos de “robo doblemente agravado por su comisión en poblado y en banda y por la intervención de un menor de edad “ en concurso real con “robo cuádruplemente agravado por su comisión en poblado y en banda, por el empleo de arma impropia, por la causación de lesiones graves y por la intervención de un menor de edad”.

Del juicio participó el fiscal general adjunto, Marcos Pagella, quien no dudó en acusar a Bibbo de haber cometido ambos hechos, a los que relacionó durante el debate entre sí.

Por su parte, Bibbo estuvo representado por el defensor Osvaldo Verdi, quien reclamó la libre absolución del imputado con relación al primer hecho cuya materialidad, dijo no había sido acreditada. Además, cuestionó el carácter consumado del segundo hecho y solicitó a los jueces del Tribunal que se le impusiera a su defendida la pena mínima, de dos años y seis meses de prisión.

Durante el debate quedó probado que el 2 de diciembre de 2016, aproximadamente a las 5,50, en la intersección de Guido y Gascón de esta ciudad, próxima a las vías del ferrocarril, un hombre que circulaba en bicicleta fue abordado por tres individuos, entre ellos Bibbo, que le pidieron un cigarrillo.

El hombre les dio cigarrillos a los sujetos, quienes aprovecharon el momento para intentar asaltarlo. La víctima se resistió, forcejeó contra uno de ellos mientras que el resto de los integrantes del trío le robaron la bicicleta y luego huyeron por las vías del ferrocarril. La víctima llamó a la policía, que inmediatamente fue hasta el lugar y tomó la denuncia.

A los pocos minutos, a tres cuadras de donde había sido el robo de la bicicleta, un jubilado abría la puerta de su casa para ir a su trabajo habitual y, como cada mañana, su esposa lo despedía con un beso.

El hombre vio que en frente de su vivienda se encontraban tres sujetos -entre ellos Bibbo-tomando algo de una botella, no le dio mayor importancia y se dispuso a abrir la reja de entrada de su vivienda mientras se despedía de su esposa. En esa circunstancia, el jubilado fue sorprendido por los sujetos: uno de ellos le partió la botella en la cabeza e ingresaron al lugar.

Una vez dentro de la casa, uno de los delincuentes tiró al suelo a la mujer, le puso la rodilla en el pecho y la sujetó de las muñecas, mientras que otro se trenzaba en combate con el jubilado herido y el tercero revisaba la casa en busca de objetos de valor.

Los efectivos policiales que estaban con el hombre al que le habían robado la bicicleta fueron alertados por un taxista de la situación que estaban padeciendo los jubilados y fueron hasta el lugar.

El robó terminó con la irrupción de la policía al lugar. Los efectivos lograron detener a dos de los tres asaltantes -uno de ellos Bibbo, el otro menor de edad- mientras que el restante consiguió escapar.

Por su parte, el hombre al que le habían robado la bicicleta reconoció a los dos aprehendidos como las personas que lo habían asaltado y, sobre las vías del tren encontró su vehículo, aunque con la rotura del asiento que le había instalado para trasladar a su hijo con capacidades motoras especiales.

Para los jueces Fissore, Peralta y Irianni fue evidente la participación de Bibbo en ambos robos y, además, consideraron que las heridas que recibieron los jubilados durante el asalto fueron graves, ya que la mujer tuvo que estar dos meses con un yeso en el brazo.

De esta manera no dieron lugar al planteo de la defensa y condenaron a Alejandro Bibbo a 7 años y 6 meses de prisión.