La Capital - Logo

× El País El Mundo Cultura Tecnología Gastronomía Salud Interés General La Ciudad Deportes Arte y Espectáculos Policiales Cartelera Fotos de Familia Clasificados Fúnebres
El Mundo 22 de mayo de 2016

Ejecutar a ladrones, el método que propone Filipinas para frenar el crimen

El nuevo jefe de la Policía Nacional propuso matar cinco criminales por semana. En algunas ciudades las autoridades ofrecen dinero para eliminar delincuentes. Restauran la pena de muerte.

El alcalde de Cebu, Tomas Osmeña, entrega una recompensa al policía Julius Regis por haber herido a dos ladrones. Foto: EFE.

por Helen Cook

MANILA, Filipinas.- La ejecución extrajudicial de ladrones y narcotraficantes es el nuevo método que proponen las autoridades de Filipinas para reducir los índices de delincuencia del país y llegaron a ofrecer remuneraciones monetarias por matar criminales.

“A todos los traficantes, estén listos porque los vamos a destrozar”, dijo recientemente el que pronto será el nuevo jefe de la Policía Nacional, Ronald de la Rosa, apodado “La Roca”.

“Vayan acumulando balas y armas y estén listos para el combate. Va a ser una lucha a muerte”, añadió en su mensaje a los criminales.

De la Rosa fue nombrado esta semana director de la Policía por Rodrigo Duterte, el presidente electo de Filipinas tras los comicios celebrados el pasado 9 de mayo y quien repitió durante la campaña electoral una y otra vez que acabaría con la delincuencia en los primeros seis meses de su mandato.

“¿Por qué nos debería preocupar matar a criminales? Yo digo que tenemos que matar a cinco criminales por semana para eliminarlos a todos”, dijo Duterte en una de sus intervenciones públicas.

Varios representantes del Gobierno empezaron a seguir sus instrucciones, aunque aún falta poco más de un mes para la investidura del nuevo mandatario, el 30 de junio.

Uno de ellos es Tomas Osmeña, el alcalde electo de Cebú, que esta semana ofreció dinero a sus conciudadanos por eliminar delincuentes.

“La recompensa por herir a un criminal es de 5.000 pesos (unos 100 dólares) y 50.000 pesos (más de 1.000 dólares) por un criminal muerto”, dijo Osmeña, elegido en los comicios del 9 de mayo.

Según él, la recompensa es para policías, agentes y civiles siempre que la ejecución esté justificada y el arma utilizada esté registrada.

Cuatro días después de ofrecer las recompensas por criminales heridos o muertos, el alcalde electo de Cebú, la segunda ciudad de Filipinas, entregó el primer “premio” a un policía que, sin estar de servicio, intervino en un robo y disparó e hirió a dos ladrones.

“Herir a un ladrón son 5.000 pesos, pero como lo has hecho fuera de servicio, te damos el doble. Enhorabuena”, dijo el alcalde cuando entregó al agente Julius Regis 10.000 pesos (más de 100 dólares).

La propuesta de Osmeña es “repugnante” para Human Rights Watch (HRW), organización que denunció en varias ocasiones que Duterte dirige un grupo de sicarios que opera en Davao, la ciudad de la que fue alcalde más de dos décadas.

“Proveer incentivos financieros para que la policía mate a criminales es un intento repugnante de legitimar los escuadrones de la muerte secretos”, afirmó el grupo en un comunicado.

“Los filipinos, que durante años se sacrificaron enormemente por la responsabilidad y el Estado de derecho, deberían oponerse a estas iniciativas de los políticos”, agregó HRW.

Hasta el momento, Duterte está cumpliendo con su promesa de lanzar una campaña brutal contra los criminales, y pocos días después de conocer su victoria en las urnas anunció que restaurará la pena de muerte por ahorcamiento, abolida en 2006.

La pena capital se aplicaría a personas que hayan cometido delitos relacionados con drogas, violaciones o robos de vehículos en los que el propietario sea asesinado.

Duterte también ha dado órdenes a las fuerzas de orden de “disparar a matar” si algún delincuente se resiste a ser arrestado.

EFE.