8 de agosto de 2017
Comentarios

La historia del ruido

por Agustín Marangoni

19
El joyero abrió los ojos grandes, se rascó la
cabeza y les ofreció unos cuantos billetes.
– ¿Cómo sabe cuánto vale?– preguntaron.
El joyero titubeó.
Tomaron la moneda y cuando estaban por
cruzar la puerta les pidió que se quedaran.
– Esa es la única moneda que falta para completar
una colección privada de la época de
la conquista. Puedo acercarlos a la persona
indicada si me prometen un porcentaje de
ganancia– les dijo.

20
La colección completa fue expuesta en el
museo del Banco Central. De acuerdo a las
fechas y al origen de las monedas –portuguesas,
acuñadas en oro en 1501– un historiador
confirmó que la corona española había pagado
fortunas para que un regimiento de sicarios
aniquilara a los pobladores originarios de
esas tierras. Según explicó, si los registros de
época eran correctos, tenía que haber un barco
hundido con armas y más tesoros a pocas
millas del puerto.

21
La expedición se puso en marcha los primeros
días de enero. El barco hundido fue hallado,
pero ni un rastro de armas y mucho
menos de tesoros. Sí encontraron la pata de
rana de un buzo profesional, atrapada entre
las maderas rotas de la cubierta. No llevaba
mucho tiempo ahí.

22
Sus compañeros de la agrupación de buzos
tácticos dijeron que era joven, soltero y que
estuvo ausente la última semana. Se acercaron
hasta su casa. La puerta estaba abierta
y su perro gemía atado en el patio de atrás,
flaquísimo.

(*): El nuevo libro de Marangoni se presentará el próximo 26 de agosto a las 16 en Club Tri (XX de Septiembre y Alberti). Publicó Editorial Sherezade, oriunda de Chile.

Subir