La Capital - Logo

× El País El Mundo Cultura Tecnología Gastronomía Salud Interés General La Ciudad Deportes Arte y Espectáculos Policiales Cartelera Fotos de Familia Clasificados Fúnebres
La Ciudad 16 de enero de 2017

La temporada arrancó floja: llegaron apenas 18 mil turistas más que el año pasado

Los alquileres de departamentos y casas bajaron entre un 15 y un 20%. En los balnearios y hoteles, las reservas son similares al verano anterior que había tenido una fuerte caída con respecto al 2015. Para los taxistas, los primeros quince días "fueron malísimos".

Espacio en las playas durante la semana. Restoranes con mesas vacías que buscan captar clientes. Hoteles con promociones para atraer a los turistas. Casas y departamentos que cuestan alquilarse aún a precios similares a los que había un año atrás.

Todas estas características tuvo la primera quincena de enero para Mar del Plata. La descripción es casi idéntica a lo que ocurrió durante el 2016. Y los números también: el Emtur confirmó ayer a la tarde que llegaron a la ciudad 620 mil turistas, una cifra apenas superior a los 602 mil que arribaron el año pasado.

Una recorrida de LA CAPITAL por distintos sectores marcan que el verano arrancó “flojo” aunque se espera que repunte en los próximos días.

Pese al optimismo de las autoridades, los números reflejaron que la temporada no arrancó con fuerza. Es que el año pasado durante la primera quincena llegaron a Mar del Plata casi un 8% menos de visitantes que en el 2015 cuando lo había hecho 732 mil. Este verano, las cifras fueron apenas superiores.

Los alquileres de departamentos y casas fueron los que más sintieron el flojo arranque del verano. En el sector estiman que la baja fue de entre un 15% y un 20% en comparación con el mismo periodo del año pasado. “Nos encontramos con características muy especiales, lo que hace difícil la realización de locaciones. Han sido periodos de vacaciones cortos de 3 a 5 días cuando antes normalmente eran de 7 a 15”, explicó el presidente del Colegio de Martilleros, Miguel Angel Donzini. Y, enseguida, agregó: “Hay mucha presencia de gente durante el fin de semana pero después durante la semana es normal. Hubo menos alquileres que en la primera quincena del año pasado”.

Los descansos más cortos fueron una de las claves para explicar la baja de los alquileres. “No sólo pasa en Mar del Plata, ya es algo mundial. En la Argentina, el que se toma vacaciones más largas se va a distancias más largas. Esos turistas aprovechan para irse al exterior o a países limítrofes”, sostuvo Donzini, Y agregó: “Los descansos cortos son para la gente que está trabajando o que tiene menos posibilidades económicas. Esas personas si están en Capital Federal o en el interior de la provincia de Buenos Aires agarran el auto y saben que en cuatro horas están en la ciudad. Mar del Plata los recibe con una ciudad linda y con buenos precios”.

Los departamentos de 1, 2 y 3 ambientes fueron los que más se alquilaron durante la primera quincena. “Para las estadías cortas fueron lo más accesible”, confió el presidente del Colegio de Martilleros.

En cambio, los chalets tuvieron una temporada complicada. “Fraccionamos la quincena para poder alquilarlos a los que buscaban estadías de cinco a siete días. Lo importante era tratar que estuvieran ocupados el mayor tiempo posible que es lo importante”, dijo Donzini.

Ante el fenómeno de las estadías cortas, la forma en que los turistas reservan en la ciudad también se modificó. A

hora se elige sobre la hora o se llega a la ciudad para buscar alojamiento. “Eso provoca que los valores hayan bajado durante la primera quincena. Esto es oferta y demanda. Si la demanda es baja, los valores bajan. Por eso terminamos cobrando por los alquileres lo mismo que en el verano pasado”, explicó Donzini.

Hoteles y restoranes

Los hoteles y restoranes tuvieron una quincena similar a la del año pasado. “Fue discretísimamente buena la primera quincena. Aceptable”, analizó Avedis Sahakian, presidente de la Asociación Hotelera y Gastronómica. Y explicó: “Vino a la ciudad casi la misma cantidad de gente que en el 2016, pero esta vez el trabajo no se repartió parejo”.

Los tres estrellas fueron los hoteles más solicitados: las reservas durante la quincena fueron desde el 75% al 90%. Es más: superaron a los habituales líderes de este tipo de rubro, los cinco estrellas, que estuvieron entre el 75% y el 85%.

En cambio, los hoteles cuatro estrellas no arrancaron bien el verano. Sólo tuvieron reservas entre el 55% y el 65%. “En Mar del Plata se incrementó mucho la oferta y eso hace que no todos puedan estar satisfecho de manera pareja.

Por eso queremos hacer un análisis más exhaustivo de lo que pasa en la ciudad”, expresó Sahakian. Y analizó: “Creo que la situación de los cuatro estrellas se puede deber a las compras en el exterior. Muchas familias decidieron salir de vacaciones y a su vez de compras”.

En un informe dado a conocer por la Asociación Hotelera y Gastronómica también se reveló que los turistas vinieron en estadías cortas pese a que los precios estuvieron por debajo de la inflación. “Sólo en los hoteles cinco estrellas se dio una estadía más prolongada, dadas las múltiples promociones para alojarse que estos ofrecen y la amplia cartera de servicios que tienen para ofrecer a los turistas quienes deciden hospedarse entre 5-7 días para poder disfrutar”, explicaron.

Balnearios

En los balnearios, la primera quincena de enero fue similar a la del año anterior. Las reservas se ubicaron en promedio entre el 60% y el 70%. “La temporada es normal. Nada de otro mundo. No es mala pero no podemos decir que es una locura”, explicó Pablo Philapsidis, secretario de la Cámara de Balnearios, Restaurantes y Afines (Cebra).

En medio de las estadías cortas, los balnearios esta vez contaron con la ayuda del clima. “El tiempo acompañó y eso provocó que se extendieran las estadías en referencia con el año pasado”, sostuvo Philapsidis. Y agregó: “Cuando el clima desmejora, la gente se pone reticente y alquila por día o deja de alquilar. Cuando hay una seguidilla de buen tiempo trata de aprovecharlo y alquila por tres o cuatro días que sabe que es más barato”.

“Malísima” para los taxistas

Para los taxistas, no hay eufemismos para calificar la primera quincena de enero. “Fue malísima”, dijo el secretario general del Sindicato de Unico de Peones de Taxi (Supetax). Y agregó: “En la quincena trabajamos como si fuera un fin de semana largo de invierno. Para nosotros la temporada hasta el momento no está existiendo. Es un desastre total. Levantó un poco sólo los fines de semana pero hay poco movimiento”.

En medio de ese contexto, Cirone contó que bajó la contratación de peones. “Otros años se venían a buscar más choferes al gremio. Muchos dueños guardan el auto en invierno y en temporada contratan un empleado, pero esta vez no se notó”, dijo. Y agregó: “Seguramente ahora seguirá el dueño un par de horas más y sin chofer. Se notó mucho la merma para buscar a alguien que trabaja de noche”.

Para el secretario general de Supetax, el precio del viaje del taxi no influye en la mala primera quincena. “No hay gente”, sostuvo. Y agregó: “El valor aumentó un 28% y la inflación estuvo por arriba de un 40%. Eso quiere decir que nos quedamos muy abajo”.

Además, Cirone afirmó que en este contexto “lo que gana un chofer se ha licuado”. “Cada vez más son más los costos y así es difícil”, explicó.