18 de octubre de 2016
Comentarios

En esta nota

“Mar del Plata es una preocupación y una ocupación para este gobierno”

El ministro de Coordinación y Gestión Pública de María Eugenia Vidal, Roberto Gigante, muestra su preocupación no sólo por la Ciudad Feliz, sino por el atraso en materia administrativa en el que encontró a la provincia, que repercute en todas las áreas de la gestión.

LA PLATA
(Corresponsal)

Por Hernán Gabriel Marty

A más de 300 días de la asunción de María Eugenia Vidal en la provincia, son muchas las áreas de su gobierno que están experimentando cambios respecto de cómo se venían haciendo las cosas históricamente.
Para coordinar todo el trabajo interdisciplinario entre los diferentes ministerios y poder darle un perfil más ágil a la gestión, se creó el ministerio de Coordinación y Gestión Pública, cuyo titular es Roberto Gigante, que precisamente funciona como nexo entre las diferentes franjas del gobierno bonaerense.
Gigante ya conoce cómo es trabajar codo a codo con la gobernadora, incluso la ha acompañado a ella y al Presidente durante su paso por la Ciudad Autónoma de Buenos Aires. También ha trabajado allá con muchos de los que hoy forman el gabinete vidalista, lo que genera un ámbito de confianza muy necesario a la hora de desarrollar su labor, ya que los titulares de otras áreas deben descansar en su persona la labor conjunta que deben realizar.
-¿Cuál es la función del Ministerio de Coordinación y Gestión Pública?
-Desde el ministerio de Coordinación y Gestión Pública lo que hacemos es facilitarle la vida al resto de los colegas del Gabinete. Hay un montón de tareas que no son parte de su función específica y que les insumen tiempo, lo que nosotros tenemos que hacer es facilitárselas para que no los ocupen y se puedan dedicar a la seguridad, a la justicia, a la educación, a la salud, a la infraestructura. También tenemos que garantizar los métodos para que la gobernadora pueda seguir la gestión. Para eso realizamos un seguimiento quincenal de cada ministerio, con reuniones en las que se evalúa su plan operativo, su presupuesto, y eso sirve como una especie de tablero de gestión desde donde la gobernadora se puede informar. A mí me gusta decir que nuestra principal tarea es hacerle la vida más fácil al resto de los ministros que efectivamente tienen más trascendencia.
-¿Con algunos incluso ya se conoce de la gestión en la CABA?
-Por ejemplo a Alejandro (Finocchiaro), lo conozco desde que trabajamos juntos en la Ciudad, es un amigo y trabajamos muy bien juntos. El es ministro de educación pero además tiene que atender la infraestructura escolar que es bastante dramática, porque se hizo un censo y el estado en el que están las escuelas requiere trabajo. Eso tiene que ver con infraestructura y nosotros coordinamos todo ese trabajo. Como en cualquier equipo de trabajo el primer mérito es de María Eugenia, porque ella eligió gente y no al azar. Pensó en cada persona y trajo una cantidad de gente que ella ya conocía de su paso por la ciudad, ya sea de su labor como vicejefa o como ministra. Eso facilita un montón las cosas, porque ya sea con Cenzón o con Finocchiaro, trabajamos muchos años juntos en la ciudad y esa cercanía y confianza resuelve ya un montón de cuestiones. No es difícil armar un equipo, y es fácil organizarse entre ministerios.
-¿Cuáles son las prioridades más urgentes sobre las que tuvo que intervenir?
-Hay una relacionada con lo administrativo, porque llegamos a un lugar en donde hubo 20 años de decadencia. Yo creo que llegamos a una provincia que desde el punto de vista administrativo es del siglo XIX. Entonces lo primero que tuvimos que hacer es darle a eso una mejora con las leyes de emergencia en infraestructura, seguridad, tecnológica, administrativa, como para poder poner la provincia en marcha en cuanto a las normas, porque si vos no podés comprarle o pagarle a un proveedor la cosa se complica. Desde ya que hubo que hacer un esfuerzo para el inicio de clases que era una cosa que había que encarar para poder hacer lo que hicimos. Duplicamos las raciones en los comedores, sacamos un bono para pagar a los proveedores que hacía meses que no cobraban, ordenamos un montón de cuestiones. Hay cuestiones más complejas como la seguridad y sobre la cual estamos trabajando porque es un tema difícil.
-¿Dónde está el punto sobre el que más hay que trabajar?
-Hay gente que dice “yo dejé a la provincia desendeudada” y hay que ver ¿qué es una deuda? porque el pasivo de infraestructura de la provincia es una deuda fenomenal. La deuda no solamente se mide en términos de plata, se mide en términos sociales y de infraestructura. Si uno mira lo que pasa en los colegios, los hospitales o las rutas, o cualquier área relacionada con la infraestructura, el pasivo es enorme. No se va a poder resolver todo en este mandato, pero se va a hacer mucho. Este gobierno se va a caracterizar por hacer mucha obra, porque cree en eso, porque no solamente es un factor de desarrollo económico sino que les cambia la vida a las personas en serio.
-¿Cómo ve los problemas sobre los que se está trabajando en el puerto marplatense?
-El tema del puerto nos preocupa mucho. Sabemos que hay problemas con el combustible, con las ART, hay varios problemas severos. Este gobierno le está dando una prioridad grande a Mar del Plata. Es una preocupación y una ocupación Mar del Plata. Es un tema del que nos vamos a ocupar.
-¿Es comparable el estado en el que encontraron a la provincia, con el que hallaron en la CABA en 2007?
-Nosotros venimos de una experiencia en la ciudad de Buenos aires, donde el actual presidente fue jefe de Gobierno durante 8 años y llegamos en una situación que tampoco era la mejor en 2007. Sin embargo nos fuimos con una ciudad que era totalmente diferente. El Estado de la provincia es mucho peor de lo que encontramos la ciudad en aquel momento, pero lo que esperamos en mejorarla, acercarla a lo que es la ciudad. Tener internet, tener expedientes electrónicos y no en papel, tener una administración modernizada, que es algo que como dice María Eugenia no se ve mucho pero tiene un impacto muy importante durante la gestión. Es muy difícil hacer una obra si no tenés elementos para hacer una licitación rápido y no tenés la gente con elementos para poder moverse, creo que eso va a mejorar mucho y después van a mejorar todas las áreas. La ley de modernización del Estado sancionada hace dos meses fue aprobada por unanimidad en las dos cámaras, porque la política entiende que esto no puede seguir así. No hay dudas ya, tenemos que tener una administración moderna y razonable, que funcione internamente y también para la gente, y eso es lo que va a terminar pasando.

Subir