8 de marzo de 2018
Comentarios

Quilmes ganó en la Boca y se alejó del último lugar

El "Tricolor" tuvo un gran segundo tiempo y recuperó los 10 puntos de desventaja que tenía ante Boca Juniors. Finalmente se impuso por 75 a 70.

BUENOS AIRES, (E) – Con personalidad, defensa e inteligencia, Quilmes plasmó un muy buen segundo tiempo y cosechó una victoria con doble valor, al imponerse a Boca Juniors, como visitante, por 75 a 70, en una nueva jornada de la Liga Nacional de Básquetbol.

Lo del doble valor no es antojadizo, porque con este triunfo, el “tricolor” superó en la tabla de posiciones -al menos momentáneamente- a Comunicaciones de Mercedes y a su vencido de anoche. Además, ante una hipotética igualdad en cantidad de victorias, Quilmes ya se aseguró la ventaja deportiva contra el “xeneize”, ya que lo superó las dos veces que se enfrentaron.

Luego de un primer cuarto equilibrado y con un caudal ofensivo que seguramente no le resultaba cómodo a ninguno de los dos (23-20 para el local), a Quilmes se le complicó en el segundo parcial.

En el segmento de apertura, Kevinn Pinkney y Fotios Lampropoulos llevaron el peso del local en ataque, mientras Iván Basualdo ofrecía un prólogo de lo que se convertiría en un partido sensacional del pivote ex Obras Básket.

Pese a un leva mejoría defensiva, los problemas del equipo de Javier Bianchelli se produjeron adelante. Boca dominó con holgura la lucha por el rebote, Quilmes no pudo correr sus réplicas ni tampoco encontrar el tiro abierto. Hasta los 8 minutos del parcial apenas había anotado 10 puntos el visitante. Y si bien contó con un buen cierre de Eric Flor -autor de los últimos 5 puntos de su equipo en el primer tiempo- se descuidó atrás y tuvo que cargar con el peso de una desventaja de 10 puntos rumbo al descanso largo.

A diferencia de otras noches. Esta vez Quilmes supo cambiar a tiempo. Y para bien. Tuvo un arranque fenomenal del tercer cuarto (lo terminó ganando 24-10).

Impuso condiciones en defensa, le agregó dinámica a su juego, encontró el tiro a distancia y con un parcial de 14-2 logró pasar al frente a los 5 minutos (49-47), merced a un triple de Enzo Ruiz.

La titánica tarea de Basualdo (finalizó el juego con 16 puntos y 17 rebotes, esta última máxima marca histórica personal en Liga Nacional) le permitió a los marplatenses equilibrar la lucha aérea, y aunque nunca lograron despegarse en las cifras, siempre dieron una impresión de solidez que los hacía dominadores. El triple de Emiliano Basabe sobre el epílogo del tercer cuarto auguraba un buen destino para Quilmes.

Y fue así. Porque Boca estuvo siempre obligado a correr de atrás, pero el “tricolor” parecía una liebre inalcanzable. El local se ponía a tiro y nunca lograba darle caza a la presa. Y comenzó a frustarse. Perdió a Pinkney por faltas personales mientras Quilmes ganaba en aplomo y el reloj se convertía en su aliado.

A menos de un minuto del final, no obstante, Eduardo Gamboa acertó desde afuera de los 6,75 metros y acortó a 70-71. Del otro lado, falló Nicolás Ferreyra y llegó a tiempo Basualdo para corregir (70-73). Boca se jugó con un tiro lejano (fallado por Lucas Pérez), y cuando fueron hacia el otro lado, Flor también falló. Pero el base boquense perdió el balón y con ello, las últimas esperanzas del local. El recupero derivó en Basualdo, el dueño de la noche, quien rubricó su actuación sublime con una volcada.

La síntesis

Boca Juniors 70

L. Pérez 4, E. Gamboa 13, A. Boccia 6, F. Lampropoulos 10 y K. Pinkney 7 (x) (FI). M. Osimani 15, L. Gargallo 0, E. Vassirani 6, M. Fierro 9. DT: Guillermo Narvarte.

Quilmes 75

N. Ferreyra 17, E. Flor 18, E. Ruiz 9, R. Sánchez 7 e I. Basualdo 16 (FI). B. Sansimoni 0, E. Basabe 3, O. Cantón 3, J.E. De la Fuente 0, M. Maciel 2. DT: Javier Bianchelli.

Estadio: “Luis Conde”, de Boca.
Arbitros: Roberto Smith, Leandro Lezcano y Leonardo Barotto.
Parciales: 23-20, 45-35 y 55-59.

Subir