8 de marzo de 2018
Comentarios

En esta nota

Restauran el “Cristo de la Hermandad” en el acceso al vivero de Miramar

Se realizan trabajos de pintura en la imponente escultura de 9 metros, realizada por el artesano chileno, Luis Sassara en 2006.

MIRAMAR (Corresponsal)

Mediante un trabajo conjunto de la Dirección Forestal con la Cooperadora del vivero “Florentino Ameghino”, bomberos forestales y la Asociación Amigos de Miramar, se están realizando tareas de restauración y mantenimiento del “Cristo de la Hermandad” de Miramar.

Los trabajos que llevan adelante operarios de la comuna con el apoyo de un camión elevador, están relacionados principalmente a una pintura general de la estructura que se convirtió en un verdadero atractivo turístico en el acceso al tradicional bosque dunícola.

El propio intendente municipal, Germán Di Cesare, supervisó los avances de estas obras que pretenden darle una presencia renovada a la escultura tallada por el artista chileno Luis Javín Sissara en pleno centro de Miramar y que se integra actualmente el “Vía Crucis del Bosque”.

Esta escultura fue donada a la comunidad y erigida el 15 de abril de 2006 en el ingreso al vivero con la presencia del entonces Obispo de la Diócesis de Mar del Plata, Presbítero, Juan Alberto Puiggari.

El Cristo de la Hermandad cuenta con 22 metros de altura – sumando la cruz como base de apoyo, – y fue confeccionado dentro una carpa montada sobre la avenida 26 entre 21 y 23, en pleno centro de la ciudad y a la vista de todo el público. Allí, Sissara talló este inmenso Cristo de 9 metros de alto sobre un ejemplar de “Eucaliptus Globulus” proveniente del vivero municipal, concretando su obra en 30 días.

“Mi misión es dejar un Cristo en cada pueblo”, fue el mensaje que dejó ya hace casi 12 años en Miramar, cuando realizó su obra número 33 de estas características.

Otras obras

Concordia y Chajarí (Entre Ríos), Tunuyán (Mendoza), Jesús María, Colonia Caroya y Morrison (Córdoba), San Luis Capital (San Luis), Santiago del Estero Capital (Santiago del Estero), Clorinda y San Lorenzo (Santa Fe). Itá Ibaté (Corrientes), Jardín América (Misiones), Charata (Chaco), La Rioja Capital (La Rioja), San Antonio, Libertador y San Salvador de Jujuy (Jujuy), La Merced (Salta), Río Grande (Tierra del Fuego), Balcón del Valle (Neuquén), son algunas de las ciudades que recibieron al artista trasandino, y donde éste dejó testimonio concreto de su fe en tallas monumentales, alcanzando el mayor de ellos los 12 metros de altura.

En cuanto al anexo circuito religioso, las imágenes efectuadas por trabajadores artesanales de esta ciudad, Buenos Aires y Córdoba, se refieren a las diferentes etapas o momentos vividos por Jesucristo desde el momento en que fue aprehendido hasta su crucifixión y sepultura.

El trayecto medanoso entre la vegetación le da un marco especial a la celebración de Semana Santa, no sólo por sus características sino también su ubicación a pocos metros del mar.

Subir