La Capital - Logo

× El País El Mundo Cultura Tecnología Gastronomía Salud Interés General La Ciudad Deportes Arte y Espectáculos Policiales Cartelera Fotos de Familia Clasificados Fúnebres
Policiales 6 de julio de 2020

Abogado pidió que detengan a un hombre por creer que mató a Fernando Lario

El abogado Julio Razona pidió que la Justicia detenga a un hombre por creer que mató al arquitecto Fernando Lario. También que se impute al testigo que dio datos del pozo en el que se buscaron sin éxito los restos la semana pasada. La fiscal no acompañará esta pretensión con la escasa prueba que existe en la causa.

Fernando Lario.

El abogado de la familia de Fernando Lario solicitó a través de un escrito que se libre la detención de un hombre por considerarlo autor del asesinato del arquitecto desaparecido en 2012.

Al mismo tiempo exigió que se le inicie una causa por falso testimonio o encubrimiento al testigo que aportó datos sobre el pozo molinero en el que la semana pasada se buscaron, sin éxito, los restos de Lario.

Julio Razona, representante legal de la familia del arquitecto, ingresó por mesa de entradas de la fiscalía N°4 a cargo de Andrea Gómez la solicitud al entender que hay pruebas que respaldan la hipótesis del homicidio en ocasión de robo y posterior desaparición del cuerpo.

“La verdad es que no sé qué pudo haber presentado Razona porque yo no firmé nada y tengo entendido que para hacerlo tiene que estar mi firma”, dijo Laura Lario a LA CAPITAL.

La hermana del arquitecto desaparecido el 7 de julio de 2012 al salir de la facultad tras un acto eleccionario indicó que para seguir adelante “primero tenemos que hablarlo y después decir sí o no”.

De acuerdo a algunas averiguaciones realizadas por este medio, la fiscal Gómez elevará próximamente el escrito al juez de garantías Gabriel Bombini. De todas formas, lo más probable es que Gómez rechace esa solicitud de Razona porque, más allá de la escasez probatoria que expondría (testimonios de terceros y conjeturas), se trata de una decisión de la fiscalía el rol acusatorio. Si bien un particular damnificado puede aportar prueba nueva que una fiscalía tenga en cuenta para pedir una detención, en este caso la prueba ya existe en la causa y no sería relevante.

Según Razona una joven privado de su libertad que participaba de una sesión terapéutica para recuperarse del consumo de drogas escuchó que otro aseguraba haber matado a Lario. A partir de ese dato se avanzó en una hipótesis que no fue muy lejos desde lo probatorio pero sí en lo jurídico, ya que por decisión del procurador Julio Conte Grand (tras la gestión de Razona y la familia Lario) se logró el cambio de carátula. Entonces el fiscal era Fernando Castro.

El impulso que suponía iba a tener la investigación nunca lo tuvo y Razona acusó de ello al fiscal Castro, al que recusó. Finalmente la causa fue a parar a la fiscalía de Andrea Gómez, quien tomó en cuenta el relato de un testigo sobre la presencia de los restos de Lario en un pozo de Valle Hermoso.

Ese testigo es conocido de aquel hombre que dijo haber matado a Lario. La fiscal Gómez siempre se mostró escéptica a la hipótesis del homicidio en ocasión de robo por, justamente, la falta de prueba. Sin embargo, no quiso descartar los dichos del testigo y buscó en el pozo molinero sin éxito. La magnitud del operativo, con excavaciones sin precedentes en la ciudad, fue una consecuencia más de las circunstancias especiales halladas por los rescatistas que por algún grado de certeza. Es que en la primera bajada por el pozo encontraron un obstáculo para llegar al fondo y se decidió excavarlo con maquinaria pesada.

Ahora Razona quiere que se le impute desde un falso testimonio hasta un posible encubrimiento al testigo, porque cree que  mintió deliberadamente.

El escenario de un homicidio en ocasión de robo es complejo ya que involucraría una planificación sofisticada que debió incluir no solo la interceptación de Lario, el robo de algo de valor que tuviera consigo (no acreditado), el asesinato, la desaparición del cuerpo y el montaje de una escena suicida en un acantilado, todo esto en un lapso de 2 horas.