La Capital - Logo

× El País El Mundo Cultura Tecnología Gastronomía Salud Interés General La Ciudad Deportes Arte y Espectáculos Policiales Cartelera Fotos de Familia Clasificados Fúnebres
Deportes 12 de junio de 2016

Aldosivi, ante la posibilidad de realizar la venta más importante de su historia

El ofrecimiento del Benfica -insuficiente por el momento para el club marplatense- ya superaría el monto si se sumaran todas las ventas previas que hizo la entidad portuense.

Aldosivi está cerca de concretar la venta más importante de su historia. La “joya” en cuestión es nada menos que Santiago Rosales, el pibe marplatense que con un puñado de partidos en Primera División se convirtió en figura del equipo de Fernando Quiroz y quedó en la mira de varios clubes importantes. En su momento se dijo que Independiente y Racing querían llevarse a este jugador de 21 años que tiene todo: maneja con naturalidad los dos perfiles, tienen buen cabezazo, altura, potencia, velocidad y habilidad.
Sin embargo, sus cualidades pasaron las fronteras del país y el dato cruzó el Atlántico. Es que el Benfica portugués y el Palermo italiano -cada uno a su manera- mostraron interés en el joven marplatense.
Más allá del hermetismo con que se maneja la dirigencia de Aldosivi en cada mercado de pases, trascendió que la oferta más concreta, de club a club, es la de la tradicional institución lusa. Dos millones de euros ofrecieron los portugueses. No obstante, José Moscuzza, presidente aldovisista pretende mucho más por el jugador (dicen que el doble).
En todo caso, aún si las negociaciones se cerraran en torno al primer ofrecimiento del Benfica, la venta de Santiago Rosales se convertiría en la más importante en la historia de Aldosivi. Un dato todavía más significativo, todas las ventas anteriores juntas no alcanzarían la cifra que ingresaría al club por la salida del pibe del barrio Libertad que hace tres años casi deja el fútbol tras un par de pruebas fallidas en Boca y Lanús.

Las últimas ventas

 

Aldosivi no se caracteriza por ser un club vendedor. Al menos no en los últimos veinte años. Es que para encontrar jugadores cuyas salidas dejaron dinero en las arcas del club portuense hay que remontarse a la etapa de Oscar Salerno.
Desde entonces, primero bajo la tutela de Alberto Valastro y luego cuando tomó la posta José Moscuzza, Aldosivi prácticamente no vendió jugadores. Durante los últimos años, apenas surge a la hora del repaso un monto (pequeño) como resarcimiento por la salida de Ignacio Malcorra a Unión de Santa Fe. Porque el jugador tenía contrato vigente con Aldosivi pero manifestó si intención de no jugar más aquí y llevó la cuestión al límite para poder irse al “tatengue”.
En realidad, el último jugador por el que ingresó una buena suma de dinero a Aldosivi, es el también marplatense Matías Vicente Vuoso. Lo curioso es que el delantero surgido en Banfield de esta ciudad apenas tiene un par de minutos jugados con la camiseta de Aldosivi. Rápidamente se fue a Independiente de Avellaneda, luego al Manchester City y desde hace años milita en el fútbol mexicano, donde inclusive fue nacionalizado y llegó a jugar con la selección azteca. Por Vuoso, aseguraron en las últimas horas dos dirigentes de aquella época (2001), ingresaron 100 mil dólares.

La venta de Santiago Rosales se convertiría en la más importante en la historia de Aldosivi. Un dato todavía más significativo, todas las ventas anteriores juntas no alcanzarían la cifra que ingresaría al club por la salida del pibe del barrio Libertad.

Los ingresos más suculentos se dieron a mediados de la década del 90. Por Mauro Camoranesi, el Santos Laguna mexicano pagó 350 mil dólares a Aldosivi en 1995. Mauro luego hizo una carrera impresionante. Al punto que terminó siendo nacionalizado italiano y fue campeón mundial con la “azzurra” en 2006.
El Santos Laguna también erogó una importante suma de dinero en 1998 para llevarse a Marcelo “Luli” Ríos y Daniel Valdés. Por los dos, los mexicanos le entregaron a Aldosivi unos 700 mil dólares según las fuentes consultadas por LA CAPITAL.
Previamente, a principios de los 90, Gabriel Omar Amato se fue a Gimnasia y Esgrima La Plata. Allí los datos se contraponen. Hay quienes dicen que se fue libre a Grupo Universitario de Tandil y de allí pasó al “tripero”. Otros sostienen que en definitiva a Aldosivi ingresaron cerca de 90 mil dólares.
También, durante los 90, se fueron Pablo Corti (45 mil dólares a Instituto de Córdoba en 1999), Gustavo Giustozzi (una cifra similar a Gimnasia de Jujuy) y Pablo Piro (25 mil dólares también al “lobo” jujeño en 1997).
Ahora, Aldosivi está ante la oportunidad de realizar la venta más importante de su historia. La cotización de Santiago Rosales -o lo que ofreció Benfica por el marplatense- así lo indica. Todavía no hay nada concreto y el jugador sigue perteneciendo al club portuense. Aunque su destino parece estar cada vez más lejos del Tatore Vuoso.