La Capital - Logo

× El País El Mundo Cultura Tecnología Gastronomía Salud Interés General La Ciudad Deportes Arte y Espectáculos Policiales Cartelera Fotos de Familia Clasificados Fúnebres
La Ciudad 5 de noviembre de 2019

“Arroyo está desesperado por meter su gente en el Estado antes de irse”

La concejal Angélica González, autora del proyecto para prohibir la designación de familiares y el engrosamiento de la planta política, cuestionó la conducta “inadecuada” del intendente ante el masivo traspaso de la planta política a OSSE.

Angélica González, de la Coalición Cívica.

A raíz de la polémica que dio a conocer LA CAPITAL en torno a los nombramientos, designaciones, y el traspaso del personal político del Ejecutivo a la empresa Obras Sanitarias, la concejal Angélica González (Coalición Cívica) cargó contra el intendente Carlos Arroyo, a quien acusó de estar “desesperado” por “dejar a su gente acomodada en el Estado” antes de irse del gobierno.

La urgencia por crear cargos de último momento, impulsar ascensos sin justificación y complicar las finanzas de la próxima gestión desvela a Carlos Arroyo y a su entorno en los últimos días de gobierno. Desde hace semanas crece una fuerte polémica por múltiples designaciones de última hora y varios traspasos de la órbita del jefe comunal, principalmente a la empresa Obras Sanitarias.

Angélica González, autora del proyecto de antinepotismo para prohibir el nombramiento de familiares de funcionarios en la órbita pública, e impulsora del proyecto para limitar el engrosamiento de la planta política en los últimos seis meses de la gestión, cargó con firmeza contra el accionar “irresponsable” del jefe comunal.

“Gente querida”

“Esto es una medida desesperada de Arroyo para irse y dejar a su gente querida o con quienes mantiene deudas de algún tipo, colocadas en la planta municipal. Es una conducta sumamente inadecuada. Habría que pedir que se retrotraigan estas medidas”, manifestó la concejal en declaraciones a LU6 Radio Atlántica.

González indicó que el proyecto que elevó a principios de año para impedir nombramientos en el último semestre del mandato “está archivado” en el Concejo Deliberante, ya que “no fue acompañado por los otros bloques” y señaló que “indudablemente hay un acuerdo de defender estas prácticas repudiables por si se necesita colocar gente”.

A su entender, este tramo final del mandato de Arroyo “debería ser para entregar el gobierno en condiciones” y “no para ingresar gente desesperadamente”. “Muchos menos para reencuadrar, reencasillar o dar ascensos de último momento sin ningún sentido”, sostuvo.

Para González, el intendente está tomando “medidas desesperadas” y “se asegura de dejar a su gente en puestos de categoría dentro del Estado municipal con elevados sueldos” pero “no le importa si el municipio está abarrotado de gente y mucho menos si está violando algunas ordenanzas”. “Son manotazos desesperados, de ahogado”, lanzó.

Asimismo, remarcó que “está más que comprobado” que Carlos Arroyo nombró a gran parte de su familia en cargos públicos en estos años, “no por ser idóneos, sino por ubicarlos dentro de la Municipalidad”.

Con respecto al masivo traspaso de funcionarios y asesores del Ejecutivo a la planta de Obras Sanitarias que dio a conocer LA CAPITAL, la concejal dijo que se trata de “una presión del intendente sobre el Directorio de Obras Sanitarias para nombrar a gente en cargos jerárquicos, acomodados, sin explicaciones ni justificaciones”.

Dicha medida, apuntó, “atenta contra todos los principios de honestidad, austeridad, transparencia y de conducta ética”, sobre los cuales se jacta el intendente saliente.

“El presupuesto marca el alto porcentaje que está destinado a sus sueldos. No se puede seguir engrosando una planta de esta manera mientras la ciudad sigue estancada”, agregó.

“Es enorme la desproporción entre un sueldo básico y el del intendente”

LA CAPITAL dio a conocer que a raíz del aumento que recientemente otorgó el intendente Carlos Arroyo a los trabajadores municipales, su sueldo ascendió a 426.171 pesos a poco más de un mes de dejar el gobierno.
“Hay una desproporción enorme entre sueldos básicos y lo que gana el intendente. Es ciertamente oneroso”, cuestionó la concejal Angélica González, quien dijo sentir “vergüenza” entre la disparatada diferencia entre lo que cobra un jubilado y el dinero de las arcas públicas que cobra el intendente de Mar del Plata.

González destacó la necesidad de “rever los sueldos de los funcionarios” tema que, a su entender, abordará el intendente electo Guillermo Montenegro cuando asuma.

“No sé si Montenegro se bajará el sueldo, pero sí como ha dicho en la campaña, lo pondrá bajo análisis. Su sueldo y el de los funcionarios, como también el tema de los módulos para los concejales. Estas cosas las siente en cuenta y va a reverlas, porque se necesita dar un ejemplo de ética en la gestión”, completó.