La Capital - Logo

× El País El Mundo Cultura Tecnología Gastronomía Salud Interés General La Ciudad Deportes Arte y Espectáculos Policiales Cartelera Fotos de Familia Clasificados Fúnebres
La Ciudad 1 de agosto de 2019

El intendente vetó la ordenanza por la que decidió echar a Magnoler

El decreto se conoció este jueves, un día después de que el intendente decidiera desplazar de su gabinete a la presidenta del Ente de Turismo. "Donde manda capitán, no manda marinero", dijo.

Gabriela Magnoler en la comisión de Turismo del Concejo (foto archivo).

El intendente Carlos Arroyo vetó este jueves la ordenanza por la que discutió a los gritos y echó a la presidenta del Ente Municipal de Turismo (Emtur), Gabriela Magnoler.

Se trata de la norma que prorrogó por un año el uso del espacio público de las áreas exteriores controladas del Paseo Playa Grande de aquellos locales donde se desarrollan actividades gastronómicas con shows y bailes.

La norma establecía que el corredor del paseo inferior quedaba para uso público de 22 a 6 y debía estar perfectamente señalizado mediante cartelería. A su vez, no podían instalarse elementos tales como mesas, sillas y barras.

El jefe comunal le había solicitado a la presidenta del ente que confeccionara un informe técnico que avalara su decisión de vetar la ordenanza, pero Magnoler se negó. En consecuencia, el intendente la despidió. “Donde manda capitán, no manda marinero”, dijo en declaraciones periodísticas tras la inauguración del “Logos Hope”, la biblioteca flotante más grande del mundo.

El veto de la ordenanza fue refrendado por el vicepresidente a cargo de la presidencia del Emtur, Jorge Zanier. El intendente sostuvo entre sus argumentos que la naturaleza de la propuesta “pone en evidencia una apropiación del espacio público por parte del sector privado”. También señaló que la modalidad de las prestaciones “se asocia al concepto de confitería bailable, uso únicamente autorizado para la Unidad Turística Fiscal Edificio Normandie”.

La discusión tiene un trasfondo: la polémica por la concesión del estacionamiento de Playa Grande. El Emtur había avanzado en decisiones administrativas tendientes a la caducidad del contrato de concesión con la firma Playa Azul SA, pero el intendente firmó con la empresa un acta transaccional para autorizar el desembarco de un nuevo local bailable.

Antes de esta controversia, Magnoler también había tenido que dar explicaciones por el escándalo de Rancho Móvil, una unidad turística del sur donde se construyeron irregularmente lujosas cabañas.

El presidente de la comisión de Turismo del Concejo Deliberante, Marcos Gutiérrez (Unidad Ciudadana), manifestó que “la salida de Magnoler de la presidencia de Turismo demuestra las fisuras que hay desde el primer día en la gestión de Cambiemos”.