La Capital - Logo

× El País El Mundo Cultura Tecnología Gastronomía Salud Interés General La Ciudad Deportes Arte y Espectáculos Policiales Cartelera Fotos de Familia Clasificados Fúnebres
Policiales 13 de agosto de 2018

Comenzó el juicio a la pareja acusada de violar y matar a su hija de 11 meses

Héctor Picart y Lucía Sosa están detenidos desde hace casi dos años. En la primera audiencia declararon médicos ofrecidos por las partes.

Héctor Javier Picart (54) y Lucía Sosa (35) comenzaron a ser juzgados en el Tribunal Oral N°3, acusados de haber abusado sexualmente y matado a su hija de 11 meses en octubre de 2016.

El fiscal Fernando Berlingeri, quien tomó la causa que instruyó en su momento su par María Isabel Sánchez, entiende que la muerte de Yazmín se da en un “cuadro de maltrato de la menor por parte de los padres y que, dentro de ese maltrato se produjo la introducción de un objeto duro, romo y rugoso dentro del ano de la niña que le produjo reflejo vasovagal que le produjeron paro respiratorio, hipoxia, muerte cerebral y fallecimiento”.

Para el fiscal, la conducta fue desplegada por el padre y la madre de la nena, por lo que imputó a ambos por “abuso sexual con acceso carnal agravado por el vínculo con la participación de dos personas y con resultado muerte”.

“En caso de condena debería ser perpetua”, remarcó Berlingeri y aclaró que, al no contar con testigos presenciales del hecho, “la prueba fundamental es el cuerpo de la nena”.

“Expondrán médicos que entienden que la víctima fue injuriada analmente y hay otro grupo de médicos, aportados por la defensa, que sostienen que las lesiones que presentó la nena no son de origen traumático, si no que serían la consecuencia de la labor médica durante la internación y las lesiones exteriores serían la consecuencia de una dermatitis severa”.

En 2013, a Picart y Sosa se les murió otra hija, de 5 meses. Luego de ese episodio la Justicia le quitó la tenencia de sus otros tres hijos.

Para el fiscal, esos hechos del pasado “sirven a nivel conceptual, para saber con qué tipo de imputados estamos”. “Es un patrón de conducta, pero para probar el hecho no sirve”, aclaró.

padres - caso

Cuestionamiento absoluto de la defensa

Picart y Sosa están representados por la defensora oficial Laura Solari, quien adelantó a LA CAPITAL que en el transcurso del debate cuestionará “la materialidad delictiva” del hecho. “No se va a poder probar siquiera que haya existido un delito”, expresó.

Solari explicó que, como prueba, existe una instrucción suplementaria con peritos oficiales de La Plata, en los que se analizó la autopsia, la declaración de los médicos que atendieron a Yazmín y otros informes.

Esta suerte de junta médica llegó a una conclusión diferente. “La niña habría fallecido por una bronqueolitis aguda, nada que ver con la autopsia desarrollada”, remarcó a la defensora oficial.

Para Solari, el pasado de la pareja Picart Sosa influyó para que llegaran a juicio por la muerte de su hija. “Creo que estamos acá exclusivamente por esa situación. Si esa misma beba hubiese sido llevada por otro matrimonio, esto jamás hubiera sucedido. Esta causa es un prejuicio total”.

Los hechos

El 8 de octubre de 2016 Yazmín sufrió una descomensación, no respiraba y fue llevada al Hospital Interzonal por su padre, Picart. Los médicos de la guardia se encontraron con un cuadro clínico muy delicado. La bebé estaba grave, con señales externas que evidenciarían lesiones por haber sido abusada sexualmente. De allí fue derivada al Materno Infantil, donde en menos de 48 falleció. A los médicos del HIEMI les había llamado la atención la forma de reaccionar de la pareja ante la noticia de la muerte de Yazmín. “Bueno… ya estaba muerta”, les habría contestado Picart a los profesionales.

Ese 10 de octubre la fiscal María Isabel Sánchez debió intervenir, ante la posibilidad de que la muerte de Yazmín hubiese sido provocada por sus padres.

A Picart y a Sosa los buscaron por varios días porque habían desaparecido, hasta que una semana después del fallecimiento de la nena fueron detenidos y desde entonces están presos.