La Capital - Logo

× El País El Mundo La Zona Cultura Tecnología Gastronomía Salud Interés General La Ciudad Deportes Arte y Espectáculos Policiales Cartelera Fotos de Familia Clasificados Fúnebres
La Ciudad 6 de julio de 2020

Comercios: la venta en Mar del Plata cayó un 42% y el 16% está “en estado crítico”

La cifra fue relevada por la UCIP en el primer mes de reapertura de los negocios. El derrumbe de las operaciones en Mar del Plata supera la media nacional: la CAME registró una caída del 34,8%. El 90% de los comerciantes reclama una baja de los impuestos.

Las ventas registradas en los comercios de Mar del Plata en junio, el primer mes de reapertura de los locales en medio de la pandemia de Covid-19, son un 42% más bajas que en el mismo período del año pasado, según un relevamiento realizado por el Departamento de Estudios Sociales y Económicos (DESE) de la Unión del Comercio, la Industria y la Producción (UCIP).

Luego de que el 26 de mayo reabrieran los comercios minoristas de la ciudad, los negocios cosecharon las primeras ventas presenciales luego de permanecer dos meses cerrados, pero el movimiento dista considerablemente del que se registraba antes del inicio de la cuarentena.

El derrumbe de las operaciones a lo largo del sexto mes del año en la ciudad es incluso más estrepitoso que la media nacional: la Confederación Argentina de la Mediana Empresa (CAME) relevó en junio una caída interanual del 34,8%.

El informe difundido por la UCIP indica que en el mes de junio, “todos los rubros relevados finalizaron con un porcentaje de baja” y al ahondar en las causas de esta caída, señalaron que hay un “menor consumo generalizado” provocado por “la menor circulación de la gente en las calles, la reducción en el poder de compra, el declive de los ingresos, y por sobre todo una gran incertidumbre”.

El relevamiento incluye solamente los rubros considerados no esenciales, entre los que se encuentran artículos deportivos y recreación; bazar y regalos; bijouterie y accesorios; calzado y marroquinería; electrodomésticos, indumentaria y lencería; joyerías y relojerías; jugueterías; perfumerías y cosmético; textil blanco y ropa de cama; y mueblerías.

El presidente de la UCIP, Raúl Lamacchia, explicó “si bien el número refleja una considerable caída, es importante recordar que en el mes de mayo la contracción en materia de ventas fue del 76% interanual”.

En ese sentido, al comparar mayo con junio, habló de un “repunte” que obedece primordialmente al hecho de que “en mayo los comercios pudieron abrir sus locales al público solamente siete días, mientras que en junio la actividad fue exceptuada y pudieron trabajar el mes completo”.

Cumpliendo el cuarto mes de cuarentena, los resultados del informe reflejan que solo un 9% de los comercios relevados pudo escapar a las consecuencias de la pandemia y finalizar en alza. El resto, tuvieron derrumbes de hasta el 80%.

Consultados por una proyección de evolución de ventas para los próximos tres meses, el 44,6% dijo que se mantendrán sin cambios, el 33,9% que bajarán y el 21,4% evalúa que aumentarán.

Por otro lado, respecto a la situación en la que se encuentran los comercio marplatenses actualmente, el 48,2% la definió como regular, el 16,9% como mala, el 16,1% dijo estar en estado crítico, el 14,3% como buena, y solo un 4,5% manifestó que es muy buena.

“Frente a este panorama comercial, el 90% de los encuestados coincidió en la urgente necesidad de la baja en los impuestos por parte del gobierno como una medida para asegurar la permanencia de los comercios pymes” explicó Lamacchia.

En el marco de este relevamiento, los comerciantes destacaron como herramientas que serían útiles la posibilidad de obtener créditos a tasa o muy blandos para la compra de mercadería; la extensión del programa ATP para la ayuda en el pago de los sueldos; brindar moratorias para las deudas con el fisco; y la regulación de alquileres.

Por último y respecto al pago de los alquileres, el 52,3% expresó haber podido llegar a un acuerdo razonable con su locatario; el 20.7% dijo no haber logrado ningún descuento; 22,7% expresó en líneas generales que aún están negociando; y el restante 4,5% manifestó haber logrado una rebaja pero no estar conforme.