La Capital - Logo

× El País El Mundo Cultura Tecnología Gastronomía Salud Interés General La Ciudad Deportes Arte y Espectáculos Policiales Cartelera Fotos de Familia Clasificados Fúnebres
Policiales 12 de agosto de 2019

Comienza el juicio por jurados por el femicidio de Nancy Segura

Un jurado popular será el encargado de definir si Pedro Rafael Inglera (27) es el culpable de haber asesinado de una apuñalada a su novia en 2017. Es la primera vez en Mar del Plata que un caso de femicidio se define de esta manera.

Un hombre acusado de haber asesinado a su novia de una puñalada en el tórax hace dos años será juzgado desde hoy por un jurado popular, en el primer caso de femicidio consumado que se resolverá a través de esta modalidad en la ciudad.

Se trata de Pedro Rafael Inglera (27), quien llega al debate detenido en la Unidad 44 de Batán e imputado del “homicidio agravado por el vínculo y por ser de una mujer cometido por un hombre mediando violencia de género” de Nancy Segura (27).

Inglera será juzgado entre el lunes y el jueves de esta semana y, en caso de ser encontrado culpable de ese delito, recibirá una pena de prisión perpetua.

El jurado estará conformado por doce ciudadanos, y por otros seis suplentes, en un proceso que será conducido por la jueza Mariana Iriani, integrante del Tribunal Oral en lo Criminal (TOC) 3 marplatense.

La composición del tribunal popular se definirá el lunes a primera hora por el fiscal Fernando Castro y el abogado defensor de Inglera. A partir del mediodía comenzarán a declarar los primeros testigos, entre ellos el personal policial que intervino en la investigación desde el día del crimen.

Será el primer proceso bajo esta modalidad por jurados para un femicidio consumado cometido en la ciudad -los únicos dos antecedentes similares fueron para casos en grado de tentativa-.

Por su parte, la hermana de la víctima, Yésica Segura, aseguró que “después de dos años, toda la familia tiene confianza en la gente que compondrá el jurado”.

“Tenemos la esperanza de que condenen a este asesino que maltrató durante años a mi hermana. Después de tanto dolor, nuestra única esperanza es que se haga justicia”, dijo la mujer que tras el asesinato de Nancy Seguro se quedó a cargo de la custodia de su hija y de un hermano de 14 años de la niña.

El caso

La relación de Segura e Inglera estaba sumida en la violencia. Vecinos y familiares cuentan que era común escuchar fuertes discusiones desde la casa que la pareja compartía en el barrio Playa Serena, en calle 18 entre 443 y 441.

Según los testigos, Nancy ya había sido atacada en más de una ocasión, según expresaron en la causa Inglera la había pateado, golpeado con los puños y lastimado tantas veces que la situación era “insostenible”.

Esa situación “insostenible” llegó a su punto máximo de violencia en la medianoche del 19 de junio de 2017. Inglera y Segura discutieron como tantas veces. Ella le gritó y lo echó de su casa. El se negó a irse y se acercó a la mujer y la ahorcó.

Desde este punto, las versiones se enfrentan.

Según declararía Inglera, Segura tomó un cuchillo con mango de plata y una hoja de 35 centímetros y se lo clavó en el pecho, ocasionándole la muerte a las tres horas.

Según el resultado de todas las pericias, esa auto lesión es imposible y la única explicación posible es que Inglera, después de haberla ahorcado, tomó el cuchillo y la apuñaló, con tal violencia que le introdujo la hoja 18 centímetros en el cuerpo de Segura.

La joven debió ser trasladada de urgencia a una sala de salud del barrio y luego al Hospital Interzonal General de Agudos, donde murió por una hemorragia masiva que causó un shock hipovolémico.

La autopsia al cuerpo de la víctima estableció que la joven presentaba además lesiones en el cuello producto de “compresión externa”, lo que indicó que hubo “una presión ejercida momentos antes del deceso de Segura en su cuello, lo cual resulta compatible con la hipótesis fiscal de que Inglera la tomó de allí para luego propinarle la puñalada mortal”.