La Capital - Logo

× El País El Mundo Cultura Tecnología Gastronomía Salud Interés General La Ciudad Deportes Arte y Espectáculos Policiales Cartelera Fotos de Familia Clasificados Fúnebres
La Ciudad 10 de agosto de 2018

Controlar de cerca a los conductores parece ser la clave para evitar los accidentes

Desde que se implementó el sistema de sanciones fotográficas se producen menos siniestros viales en las esquinas monitoreadas. La precaución para evitar la sanción parece causar efecto.

Mediante un sondeo realizado en Mar del Plata durante julio por la Cámara que nuclea a las Empresas Productoras de Software Vial se indagó sobre que cuáles son para los marplatenses los motivos de los siniestros viales. Como respuesta se obtuvo que la mayoría de los conductores eligió responsabilizar a los que manejan.

Ante la pregunta “¿Cuál cree que es el principal motivo de los accidentes viales?”, 8 de cada 10 optaron por respuestas que responsabilizaban al conductor: el 37.8% dijo que es la transgresión a las normas de tránsito; el 20.5% los conductores alcoholizados y el 17% la falta de atención al conducir. El no cumplimiento de las normas de tránsito ocupa el primer lugar, es decir que los conductores reconocen el peligro que significa infringirlas.

Días atrás vimos en Internet y en televisión, cómo un joven que circulaba a 170 km/h por la avenida General Paz en Capital Federal cruzó “volando” la avenida del Libertador. El hecho instaló en las charlas entre amigos, en las oficinas, en los negocios y en los medios, la importancia de ser prudentes a la hora de manejar.

Con este hecho en redes y medios de comunicación, la Cecaitra consultó si se considera a la Argentina entre los países con mayores o menores accidentes viales. Para más de la mitad (58%) nuestro país se ubica entre los países en los que ocurren más siniestros de tránsito; para el 31% sucede la misma cantidad y para el 3% en Argentina hay menos accidentes que en el resto.

A partir del caso de este joven, que aún se encuentra internado, la Asociación Civil Luchemos por la Vida, emitió un comunicado titulado “Es imprescindible legislar los delitos contra la Seguridad vial” en el que expresan que “conductas tan temerarias y graves como ésta ponen de manifiesto la urgente necesidad de legislar los delitos contra la seguridad vial, en particular el de la conducción con exceso notable de velocidad, antes de que otros potenciales homicidas del tránsito, como estos, lleguen a matar”.

La organización promueve una ley que penalice los excesos de velocidad (se corran picadas o no) “implica un peligro tan grande para la vida de los terceros, que debe ser sancionado con la máxima expresión de la repulsa social, convirtiéndolo en un delito”, y pide una ley que contemple una “pena con prisión e inhabilitación especial para conducir automotores a quien condujere cualquier tipo de vehículo automotor a una velocidad superior en 40 km por hora a la máxima establecida para dicha autopista, semiautopista, ruta, avenida o calle”.

Es importante aclarar que los accidentes no son una problemática sólo en nuestro país, si no una verdadera epidemia mundial, ya que más de 1,25 millones de personas mueren cada año como consecuencia de siniestros viales en todo el mundo. Siendo los peatones, ciclistas y motociclistas los más vulnerables. Lo más preocupante es que se pronostica que para el año 2030 los accidentes de tránsito serán la séptima causa de defunción de la humanidad.

Desde Cecaitra expresaron que “no podemos ignorar que en cada siniestro vial hay un responsable que no sólo puso en riesgo su vida sino la de los demás. Mejorar el tránsito y llegar a tener cero víctimas es un trabajo de todo el conjunto de la sociedad. Es evidente que la mayoría de los conductores y los peatones son conscientes de lo necesario que es respetar las normas de tránsito y ese es un puntapié muy importante”.