La Capital - Logo

× El País El Mundo La Zona Cultura Tecnología Gastronomía Salud Interés General La Ciudad Deportes Arte y Espectáculos Policiales Cartelera Fotos de Familia Clasificados Fúnebres
Policiales 18 de octubre de 2020

Crimen del barrio Las Américas: entre la legítima defensa y un conflicto por drogas

El detenido por haber matado a Juan Carlos Caffaratti (28) reconoció que disparó en defensa de su hijastro. Además aseguró que su familia "vivía" amenazada. Por su parte, el hermano de la víctima dijo que había ido a comprar drogas a lo del imputado y que en ese contexto se produjeron los disparos.

El crimen de Juan Carlos Caffaratti (28), ocurrido el sábado a la tarde en el barrio Las Américas, está claro: lo mató su vecino de 67 años de un disparo en el pecho. Sin embargo, con el correr de las horas, el fiscal Juan Pablo Lódola escuchó dos versiones contrapuestas que deberá investigar para definir la responsabilidad penal del imputado: si actuó en legítima defensa o si se trató de un violento conflicto por compra venta de drogas.

Este domingo por la mañana, el fiscal Lódola le tomó declaración al detenido, quien reconoció que tenía una condena vigente por infracción a la ley de drogas. Según dijo, había sido condenado a 4 años 6 meses de prisión y, de ese tiempo, pasó 4 meses en la cárcel, 3 años con prisión domiciliaria y actualmente se encontraba con libertad condicional.

El hombre dijo que los hermanos Caffaratti lo tenían amenazado a él y a su familia, y que habían presentado dos denuncias: una a fines del año pasado y otra este año. Según su declaración, sus vecinos le pedían constantemente plata y alcohol y el sábado no había sido la excepción.

El hombre contó que el sábado su hijastro salió al encuentro del menor de los Caffaratti y, tras una discusión, se originó una pelea de la que luego participó también el mayor de los hermanos, Juan Carlos.

El imputado de “homicidio y lesiones” dijo que escuchó la pelea y vio que entre los dos Caffaratti estaban golpeando a su hijastro, por lo que salió en su defensa y disparó “al bulto”. Luego, al llegar la policía él mismo se entregó y también entregó el arma, una pistola calibre 22 de la que no tenía ningún tipo de permiso.

Con su declaración, la defensa del imputado busca que el caso quede enmarcado en un hecho de legítima defensa o de exceso en la legítima defensa, ya que el hombre dijo que no vio que los hermanos Caffaratti portaran armas de fuego o cuchillos.

Por otra parte, dieron testimonios el hermano menor de Caffaratti, que fue baleado en un brazo, y la hermana, que dijo haber visto toda la secuencia.

Según explicaron como testigos al fiscal Lódola, el imputado sería un conocido vendedor de drogas desde su casa de Ayolas al 9300 y que se dedicaría a esa actividad ilegal desde hace años, lo que tendría cierto asidero con los antecedentes revelados por el detenido en su declaración indagatoria.

El menor de los hermanos Caffaratti dijo que el sábado a la tarde él mismo había ido a comprar drogas a la casa del imputado y en ese contexto tuvo una discusión con el hijastro del hombre. De la discusión pasaron a los golpes de puño y a la pelea se sumó Juan Carlos. Según este relato, en ese contexto es que el detenido salió de la casa armado y comenzó a dispararles: una bala impactó en el pecho del mayor de los hermanos, y le provocó la muerte, y la otra en el brazo del testigo.

El fiscal Lódola investigará ambas versiones: si se trató de una suerte de ajuste vinculado a drogas o si fue una legítima defensa amparada en un contexto de violencia y amenaza constante. Mientras la causa avanza, el imputado permanecerá detenido en la Unidad Penal 44 de Batán.