La Capital - Logo

× El País El Mundo Cultura Tecnología Gastronomía Salud Interés General La Ciudad Deportes Arte y Espectáculos Policiales Cartelera Fotos de Familia Clasificados Fúnebres
La Ciudad 8 de agosto de 2019

De Lázzari evitó dar declaraciones tras su cruce con Vidal

Fue en el II Congreso de Magistrados y XVII Congreso de Funcionarios judiciales, que tiene lugar en la ciudad. El magistrado había señalado que en la Justicia bonaerense había "causas armadas artificialmente" y la gobernadora instó a que lo denunciara.

El presidente de la Suprema Corte bonaerense, Eduardo De Lázzari.

En el marco del acto inaugural del II Congreso de Magistrados y el XVII Congreso de Funcionarios judiciales, que desde hoy y hasta mañana tendrán lugar en el Centro Cultural Estación Terminal Sur del Paseo Aldrey y el NH Provincial, el presidente de la Suprema Corte bonaerense, Eduardo De Lázzari, prefirió no hablar con la prensa, evitando así pronunciarse a cerca de la polémica que despertaron sus dichos en torno al presunto armado de causas judiciales en la órbita de la provincia de Buenos Aires.

En principio, funcionarios del área de protocolo del Colegio de Magistrados bonaerense argumentaron problemas de “agenda”, pero minutos más tarde fue el propio funcionario que, al llegar al establecimiento ubicado en Sarmiento 2685, se disculpó con los medios y aseguró no querer que se “pierda” el sentido del evento, abocado al debate por mejorar las herramientas del sistema y trabajar en torno a la capacitación de los agentes judiciales en perspectiva de género.

De hecho, su intervención en la conferencia de apertura programada para hoy a las 11 fue muy breve (duró sólo 2 minutos), en comparación al desarrollo que tuvieron los magistrados que lo acompañaron, como el presidente del Colegio de Magistrados de Mar del Plata y la provincia de Buenos Aires, Rodrigo Cataldo; el presidente de la Federación Argentina de la Magistratura y la Función Judicial, Ariel Ariza; el presidente de la Comisión Provincial de Secretarios y Funcionarios, Walter Pierrestegui; y la integrante de la Suprema Corte de Justicia bonaerense, Hilda Kogan.

“Me siento muy honrado de asistir a esta reunión. Usted saben, por experiencias propias, que la labor que tenemos los jueces y los funcionarios es en general individual y solitaria. Piensen un instante en el momento culminante de un proceso, cuando luego de escuchadas todas las posiciones, después de rendidas todas las pruebas, oídos los alegados, recibidas las pericias, el juez está solo, sola su alma, teniendo que tomar la decisión. Podrá consultar jurisprudencia, estudiar doctrina, pero es su conciencia la que tiene que decir ésta es la solución que la Constitución  y las leyes establecen para este caso. Y eso es el momento más individual, más solitario y con menos resonancia hacia afuera, que puede concebirse”, señaló.

“Esta reunión -siguió- no es solitaria no es solitaria ni individual, todo lo contrario, esta reunión es para mirarse a los ojos, estar de frente y compartir las experiencias, con un sentido que es el que yo entiendo tiene la colegiación, que no es concentrarse en sí mismo con sentido corporativo, sino con sentido de servicio a quienes son los destinatarios del servicio de justicia, en un orgullo sentido de provincia, también”. Y cerró: “Me congratulo que me hayan invitado, que me hayan permitido decir estas brevísimas palabras individuales y les deseo el mejor de los éxitos”.

En las últimas semanas, la relación entre De Lázzari y la gobernadora María Eugenia Vidal había llegado a su máximo nivel de tensión, luego de que se conociera que el magistrado había advertido sobre “causas armadas artificialmente” así como episodios de “abuso de arrepentidos” y “fallos mediáticos”, en el marco de un panel de la Red de Jueces Penales de la Provincia en Campana, el pasado 11 de julio.

“Estoy hablando de causas armadas artificialmente, estoy hablando de abusos de testigos de identidad reservada, de arrepentidos, de factores de presión que inducen, fomentados y fogoneados por ciertos medios de prensa, a dictar condenas mediáticas y que llevan a un panorama sinceramente deplorable, en donde influyentes de todo tipo, espías, traficantes de escuchas telefónicas, con ciertas complicidades de algunos magistrados y miembros del Ministerio Público, terminan por generar un panorama que es absolutamente preocupante”, fueron las declaraciones concretas, que días después se difundieron.

En respuesta, Vidal subió el tono e instó al funcionario a realizar las denuncias correspondientes. “Cuando uno es responsable de un poder y sabe que hay un delito -persecución o armado de causas son delitos- está obligado a denunciarlo. Si no uno es cómplice y es un delito”, dijo, . Y añadió: “Si el presidente de la Suprema Corte cree que hay causas armadas o persecuciones está obligado a denunciarlo. Uno tiene que ser consecuente con lo que dice en la acción judicial”.