La Capital - Logo

× El País El Mundo La Zona Cultura Tecnología Gastronomía Salud Interés General La Ciudad Deportes Arte y Espectáculos Policiales Cartelera Fotos de Familia Clasificados Fúnebres
Deportes 10 de febrero de 2018

“Esa noche no pude dormir”

Jozef Wandzik, el arquero de la selección polaca en el famoso partido de la chilena de Francescoli.

Por Juan Miguel Alvarez
@jmalvarezmdq

Jozef Wandzik es uno de los grandes arqueros que tuvo Polonia. Figura entre los cinco futbolistas con más presencias en ese puesto en el seleccionado (52) y fue quien dejó más veces la valla invicta (25). Pero le tocó vivir una experiencia que lo marcó para siempre, ser protagonista en la derrota 5-4 ante River, con cuatro goles recibidos en 45 minutos, el más famoso de chilena de Enzo Francescoli. “Esa noche no pude dormir”, admitió 32 años después consultado especialmente por LA CAPITAL.

En 1986 Wandzik ya era una promesa, sobre todo por la muy buena actuación en el Mundial Sub 20 tres años antes. Pero con apenas un partido oficial disputado con la selección de Polonia un par de meses antes y con dos arqueros encima suyo en la consideración del entrenador, llegó a Argentina con la ilusión de sumar minutos y ganarse el pasaporte para el Mundial de México.

El habitual titular, Jozef Mlynarczyk, no viajó a la gira por impedimento de su club, Porto de Portugal. Entonces, Jacek Kazimierski salió a la cancha con el “1”. Claro que en la primera mitad no respondió bien en el gol de Norberto Alonso y en el complemento se quedó en el banco de suplentes.

Wandzik, de 22 años, estaba feliz por la oportunidad ante semejante marco en el estadio Ciudad de Mar del Plata. Desconocía entonces, que ese flaco delantero rival de andar armonioso, Enzo Francescoli, estaba a punto de “frotar la lámpara”.

En una de las primeras acciones, ya se encontró frente al “Príncipe”. Estuvo cerca de taparlo abajo, pero perdió el primer duelo por muy poco. Después, Enzo lo ajustició, también desde la izquierda, con un zurdazo potente que ingresó junto al ángulo, en el primer palo.

La mayor responsabilidad de Wandzik fue en el gol del 4-4, el de Centurión, quien lo anticipó con un cabezazo dentro del área chica, tras un tiro de esquina. Pero nada pudo hacer con el magnífico Francescoli, sólo ser testigo de su mejor obra, una impresionante chilena. “Enzo Francescoli, el mejor”, describió el arquero cuando se le consultó por el ídolo riverplatense.

Sobre aquel partido, Wandzik recordó: “Esa noche no pude dormir. Sin embargo, hay que decir que Enzo (Francescoli) demostró toda su clase en ese gol“. Y, más allá del sufrimiento de entonces, hoy tiene “grandes recuerdos de ese torneo, porque todavía era un arquero muy joven”, según confesó ante este medio.

Finalmente Wandzik viajó a México y, como Uruguay con Enzo, Polonia quedó en el camino en octavos de final. Si bien no pudo jugar la competencia ecuménica, después se hizo dueño del arco de Polonia durante casi una década. Además, es considerado por muchos como el mejor arquero extranjero en la historia de la liga de Grecia, donde brilló para Panathinaikos. Pero, en su extensa carrera, jamás olvidó ese gol que le hizo Francescoli, quien le despertó una gran admiración.

* Para leer nota principal de la chilena de Enzo Francescoli ingresar aquí:

Testigos de una chilena inmortal