11 de septiembre de 2018
Comentarios

En esta nota

El intendente no entiende que Mourelle de tan pesado resulta caro

Por Gerardo Gómez Muñoz
El secretario de Hacienda sigue haciendo de las suyas, creído que es el “fighter” del barrio protegido por el jefe.
El colega Ramiro Melucci, enumeraba todos los desaguisados cometidos sin solución de continuidad y hablaba de los costos políticos que ellos cargan sobre el obnubilado “lord mayor”. Basta repasar “LA CAPITAL” del domingo para no redundar la sucesión de episodios vergonzantes protagonizados por Hernán Mourelle, que hoy aparece como el preferido de Carlos Arroyo.
Muy pocos sectores de la ciudad no fueron afrentados a través de sus representantes, por las prepotencias del personaje. Había versiones acerca de su trato al menos descomedido, en ocasiones, hacia mujeres. Pero hoy ya existe una denuncia concreta en la Justicia, por un caso de ofensa grave a la la dignidad de una mujer, potenciada por la condición de empleada pública en situación de dependiente frente al jefe.
El increíble Arroyo, como en otros episodios de no tanta gravedad como éste ha optado por el silencio vergonzante, lejano de sus obligaciones. Tal como dicen en la calle “volvió a hacerse el otario” y en incalificable rango ascendente. Hernán Mourelle, creyendo que el campo “se le hacía orégano”, se lanzó a la esperada impunidad explicando que se trataba de una mentira “de una mujer de descontrolada emotividad”. Tal vez en “el entorno pirincho”, donde el forastero goza de amplias simpatías -tal vez por su compañía en tenidas de quinchos nocturnos-, hubo sonrisas por la presunta muestra de ingenio del denunciado.
Reclaman investigación
Muy significativa fue la apreciación de la fiscal Andrea Gómez que indicó la presencia de indicios de una coacción y más allá fue la concejal Rodríguez que se manifestó sobre la necesidad de que Arroyo, tome medidas respecto al alejamiento de Mourelle hasta que se realicen las diligencias judiciales de estilo.
También se expresó en ese sentido, la radical Vilma Baragiola. Se puso a disposición de los reclamos y del bloque de Unidad Ciudadana surgió la voz de honda preocupación y la exigencia de que el intendente actúe como lo exigen las normas. Más peso tuvo la posición de las mujeres actuales concejales, de todos los bloques, que recibieron a la denunciante escuchando sus argumentaciones y detalles del suceso, presentándose luego ante el presidente del Concejo Deliberante reclamando una declaración del cuerpo deliberativo.
Finalmente dirigentes de la Multisectorial de la Mujer presentaron una enérgica declaración ante el Concejo Deliberante e hicieron notar que en su presunta desmentida periodística Mourelle vuelve a ofender cuando en “gesto machista” atribuye todo a un “desequilibrio emocional de la empleada municipal”.
El corolario es aún más peligroso, habida cuenta de la indiferencia del jefe político de la ciudad, con antecedentes al respecto, frente a un hecho de tanta gravedad, como, por ejemplo, cuando una banda neonazi atacaba consuetudinariamente a jóvenes de ambos sexos por diferencias ideológicas o estilos de vida.
¿Y ésta quién la pagará?
La culposa indiferencia de Arroyo que, posiblemente, le resultará muy costosa de cara a sus ensoñaciones reeleccionistas de acuerdo a las unánimes encuestas. Pero el admirado apoyo a Mourelle le va a costar, va en camino directo a ello, una buena suma del efectivo contante y sonante.
Casi olvidado debe estar, por el tiempo transcurrido, el desplante que Mourelle y Arroyo -el dúo “virtuoso”- ejecutaron para hacer caso omiso a la ley que indica la obligación de presentar el presupuesto municipal con “la complementaria”. La ordenanza debió sortear muchas peripecias hasta ser aprobada, pero “la complementaria”, tramo en el que a veces se pactan ajustes a la parte fiscal, no logró su tratamiento. Mourelle que en ocasión se coronó campeón de la resistencia a las normas que deben ser consensuadas democráticamente, se opuso con el beneplácito del ex “Zorro Uno”.
Después de varias alternativas el Tribunal de Cuentas de la Provincia alertó al gobierno municipal de esa falta y ya previno que habrá sanción punitiva traducida según la ley en pago efectivo aportado por el funcionario infractor. El peso pesado y su “promotor” deben preparar las billeteras, pero atención que la multa no recaiga mediante nuevos impuestos sobre los contribuyentes.
¿Denuncian fraude “en marcha”?
Esta vez el dúo a imputar no alcanza al secretario de Hacienda sino al propio intendente y a la subsecretaria de Asuntos de la Comunidad, Stella Maris Marinier, de acuerdo a manifestaciones periodísticas de Daniel Barragán y del actual defensor del Pueblo Walter  Rodríguez, entre otros muchos que reclaman por presuntas maniobras, tal vez delictivas, ante las inminentes elecciones de las tres defensorías del pueblo. Rodríguez, que va por la reelección, llega a pedir que se postergue la votación. Atribuye eventual participación en el intríngulis al Colegio de Escribanos y al presidente del Concejo Deliberante. Daniel Barragán, dirigente que aspira a uno de los cargos, fue más incisivo y subraya que Carolina Aguinaga, agente municipal ligada al partido de Arroyo y candidateada por su militancia política, es quien abre la posibilidad de incorporar ONG al padrón sin la habilitación correspondiente. Agrega que en el lapso de los varios días en que los archivos municipales sufrían “la caída del sistema”, se registraron incorporaciones carentes de los requisitos más elementales. Consecuentemente y, de acuerdo, a las probanzas de Barragán se habría producido una avalancha de nuevas y presuntas entidades para reforzar al “arroyismo”.
La UCR hacia la unidad
Hasta para el radicalismo, a la sazón oficialista, la mano viene brava de acuerdo a lo vivido hace poco en Olivos y a lo que pinta en el plano local, que es lo que interesa a esta página.
En las mediciones, la línea que sigue y el elenco que lo acompaña, Arroyo no puede ni soñar en la reelección más allá de sus habituales alharacas. Pero la postulación con el evidente madrinazgo de María Eugenia Vidal del diputado nacional Guillermo Montenegro, le suena a la UCR como un virtual ninguneo. La alevosía del engendro también a la vista unánime de las consultas que mes a mes indican, crecientemente, que el propósito no cuaja en la opinión pública, mueve a la inquietud molesta de los radicales de toda edad y procedencia. Por eso ya se advierte que se está construyendo el consenso hacia la unidad que se expresa en una sola dirección “unidos y con candidato propio será la salida posible ante la desmesurada invasión”.
Por eso, si bien en octubre debe renovarse la conducción del comité, ya no se habla de elección interna y el mismo presidente, jugado al rechazo del macrismo de la mano de Ricardo Alfonsín, no aspiraría a renovar mandato. No parece casual que una reunión que se desvaneció dos veces por dificultades casuales de los convocados, se vuelve a  mencionar como inminente. Se verían allí jóvenes veteranos el “Ruso” Katz, Suso Porrúa -ambos por separado, todavía- muy cercanos a Vilma Baragiola, Oscar Pagni, Cristina Coria, más otros de la generación anterior y por supuesto Baragiola, Nico Maiorano más otros afines del actual comité y obviamente los que se están tragando, por cercanía el acíbar más agudo que pretende servirle el “Cambiemos” provincial o sea Maxi Abad, Tato Serebrinsky, Martínez Bordaísco, etc.
Ni por asomo ruptura, simple y firme unidad para no ser avasallados en los derechos adquiridos, algo que en la tapa dice “unidad” y en la contratapa muchos afirman leer “Vilma candidata”, mientras la barra brava susurra “con o sin alianza”.
Terminaron los aprestos socialistas
Está constituido de oficio, pero con el visto bueno tanto partidario como legal como para que el socialismo marplatense tenga entidad pública, un núcleo serio y firme que, con Juan Anastasía  y muchos que vuelven con entusiasmo rejuvenecido en muchos casos a asumir el desafío político y electoral .
Se ve allí a gente joven y otra no tanto, pero con experiencia y fuerza como el titular partidario Pablo Zelaya, como los ex legisladores -concejal uno y diputado el otro- Daniel Medina (también ex rector de la UNMdP), Carlos  Nivio. La incansable Betty Vázquez, Amador Grande, Andrés Cordeu, Carlos Gabín, Elvis José Tono, Montanelli, Fallacara, Parissi, etc. Menudearon los encuentros, intercambio de opiniones, contactos, debates desde hace varios meses. La intención común está consolidada y el ex concejal Anastasía cuenta ya con un detallado estudio de la actual Mar del Plata, su población, sus demandas y aspiraciones. A partir de ese panorama ya terminaron los aprestos y comenzará el trabajo y la militancia de un socialismo actualizado con el esfuerzo de los nuevos y el aporte de los veteranos, “todos herederos de una historia que es imborrable para Mar del Plata”, se enfervoriza Anastasía. Si bien no se logró confirmación de los que han iniciado la patriada se descuenta que en los próximos días habrá algún tipo de presentación formal ante la prensa que a la vez sirva como convocatoria a todos los marplatenses.
En el más alto nivel
La presencia ante el papa Francisco y en el Vaticano del senador marplatense Lucas Fiorini, tuvo mínima trascendencia periodística por exigencia papal. Pero a través de publicaciones italianas se filtraron algunos datos significativos: fueron 41 legisladores de varios países -unos 20- provenientes de diversos continentes los convocados por el Pontífice. Hubo varias reuniones llevadas a cabo en la pintoresca Frascati, población en una de las siete colinas romanas, ubicada a unos 30 km del centro romano. Uno de los detalles filtrados fue la complacencia de los dignatarios vaticanos de que el Senado argentino había votado en contra del aborto legalizado y en ese sentido, también, se conoció que el papa habló ante los legisladores, militantes católicos todos, de la responsabilidad que les cabe como tales, en su función política.
Diputada sin descanso
La diputada nacional Fernanda Raverta, se sabe, quiere ser candidata a intendente de Mar del Plata y no se agota expresándolo ante la prensa ni en estampar en los muros -sin agredir- posibles de las grandes avenidas. No ceja en su reconocida actividad en los barrios y en la asistencia posible a los sectores más necesitados. Va al encuentro de sectores de otro nivel, pero igualmente agredidos por las  previsibles consecuencias dolorosas de la política económica del gobierno. Esta vez democráticamente se reunió en un café céntrico con empresarios gastronómicos, miembros de la Cámara de Kiosqueros e industriales. Tema, los tarifazos, el costo de los insumos y la baja del consumo, preocupación que se sabe no le quita el sueño a los gobernantes. Asimismo y como solidaridad por las agresiones de Hernán Mourelle, secretario estrella de Arroyo, visitó el Club Once Unidos y dialogó con su presidente Horacio Taccone, cohacedor de una institución que es un canto al trabajo de idealistas en favor de la educación, la cultura, al deporte y de la comunidad toda y a la que, el poderoso asistente del jefe político de la ciudad insultó grave e impunemente.
Se la vio también festejando con unas multitud de niños en Parque Palermo y el domingo congregó, en un teatro céntrico a más de mil doscientos de ellos, provenientes de 27 barriadas prolongando la fiesta para los chicos.
Un dúo dinámico
Acá ya fue destacado el esfuerzo de Mercedes Morro y Ariel Ciano, los dos integrantes del bloque de concejales del Frente Renovador, también alejados de los avatares que les deparan las conducciones políticas centrales. La dirigente gastronómica tuvo que padecer y asistir con sus compañeros gastronómicos al recordatorio del comienzo -ya lleva 100 días- del cierre de las confiterías Boston, sin que surja el mínimo gesto de asistencia de parte de las autoridades, a los despedidos.
El múltiple Ciano, también vicepresidente del Club Kimberley, se hizo un tiempo para encontrarse con sus pares de los clubes, atacados por el intolerable agresor Mourelle.
Cabe señalar que, a diferencia de la pasividad de muchos dirigentes, Morro y Ciano, en estos días coincidieron en duros calificativos a la insensibilidad de los mensajes del presidente Macri, respecto a la gravedad de la situación social y de los trabajadores en particular.
Subir