CERRAR

La Capital - Logo

× El País El Mundo La Zona Cultura Tecnología Gastronomía Salud Interés General La Ciudad Deportes Arte y Espectáculos Policiales Cartelera Fotos de Familia Clasificados Fúnebres
Policiales 27 de julio de 2022

El juez Saúl Errandonea definirá si se dicta prisión preventiva a Pinna

En el mediodía de este jueves se desarrollará una audiencia ante el juez Saúl Errandonea en el que se presentarán los fundamentos de la defensa de Piero Pinna para oponerse al pedido de la fiscal.

Maximiliano Rihl, la víctima, y Juan Jesús Piero Pinna, el ex rugbier tucumano prófugo por el crimen.

El juez de garantías Sául Errandonea será quien tenga que resolver el pedido de prisión preventiva que la fiscal María Florencia Salas interpuso respecto de Piero Pinna, acusado del asesinato de Maximiliano Rihl en el balneario Horizonte.

Pese a no ser el juez natural de la causa, Errandonea intervendrá por estar en turno durante la feria y reemplazará de esa manera a Rosa Frende. Este jueves, a las 12, se llevará a cabo la audiencia en la que la defensa de Pinna se opondrá al pedido de la fiscal.

La decisión de Errandonea será de vital importancia porque definirá el futuro inmediato de Pinna (34), el exrugbier tucumano que se encuentra detenido en la cárcel de Batán por el delito de homicidio agravado por el uso de arma.

A Pinna se lo acusa de haber asesinado de cuatro disparos a Rihl tras una pelea en la fiesta de Mauricio Ríos, un controvertido empresario marplatense que celebraba ese día su cumpleaños 51. Los hechos no pueden ser refutados en ese nivel fáctico, ya que el propio Pinna reconoció haber accionado su arma calibre 9 milímetros contra Rihl.

Sin embargo, el imputado y su novia Romina Ulloa (lo acompañaba en el momento del desenlace) argumentaron que solo se defendieron de un ataque armado por parte de Rihl. “Está claro cómo fue la secuencia y lo que dijeron Pinna y su novia se ve reflejado en las pericias. De hecho, un dermotest indica que había restos de deflagración en la mano de Rihl, por lo tanto no quedan muchas dudas”, dijo Wenceslao Méndez, abogado defensor de Pinna.

Lo que está en discusión en este proceso es si la versión de Pinna está respaldada en pruebas o si Rihl fue víctima de un ataque irracional, desproporcionado e injustificado.

Para la fiscal Salas el dermotest positivo en la mano derecha de Rihl no da certeza de que haya disparado un arma. “Como explicaron los expertos en el tema, tales residuos resultan ser volátiles y existen diversas formas de que los mismos lleguen a la mano de la víctima y no necesariamente por haber efectuado disparos”, dijo Salas en el requerimiento de prisión preventiva. Ese criterio, sumado a que no quedaron en la escena del crimen registros de un segundo arma, construyeron convicción en la fiscal para desacreditar el ataque previo.

También es sugestivo que la versión de disparos efectuados por Rihl haya aparecido en la causa mucho antes del resultado del dermotest, lo que le brinda algún tipo de credibilidad al imputado.

Vale decir que no es un tema menor que Rihl haya disparado un arma, ya que eso podría conferirle a Pinna la posibilidad de sostener el justificativo de la defensa legítima.