La Capital - Logo

× El País El Mundo La Zona Cultura Tecnología Gastronomía Salud Interés General La Ciudad Deportes Arte y Espectáculos Policiales Cartelera Fotos de Familia Clasificados Fúnebres
Deportes 15 de febrero de 2018

El querido “Gordo” Martínez y todos los organizadores del Fútbol de Verano

Romay, Piantoni, Armando en la prehistoria. Y después "El Gato" Mignini, Albini Valentini, Jorge Bosco. En la actualidad Alex Ganly con todo el equipo de Torneos y Roberto Fernández por la Liga.

"El Gordo" Martínez, el primer experto en torneos de verano, en charla fervorosa de fútbol. Atrás, el querido Luis Carlos Secuelo, de LA CAPITAL.

Por Vito Amalfitano

Los orígenes de los Torneos de Verano más allá de la visión de Alejandro Romay, “Pepe” Piantoni y Alberto J. Armando, tuvieron un precursor en la organización, Oscar “Gordo” Martínez, querido por todos.

Al principio de la historia él mismo se encargaba de la contratación de los equipos junto con el Club Boca Juniors, que era el anfitrión. Tanto es así que en un reportaje a LA CAPITAL de 1969, Martínez destaca que “Di Stéfano es un hombre muy conocedor en Europa y él fue quien aconsejó la contratación de estos equipos (Slova Bratislava de Checoslovaquia, Rapid de Viena, MTK de Hungría), y yo estuve con él y les puedo asegurar que Di Stéfano sabe mucho y no se va a equivocar”. Alfredo Di Stéfano era el DT de Boca, es decir que el club, con su DT, se encargaba directamente de elegir los rivales para el espectáculo del verano y “El Gordo” Martínez ponía en marcha la maquinaria exitosa de la organización en el estadio San Martín.

Mignini: “Aquellos torneos no se pueden comparar a los de hoy”

El empresario marplatense Jorge Mignini, universalmente conocido como el “Gato”, es una de las palabras más autorizadas sobre el fútbol de verano, sobre todo de la primera mitad de este proceso de cincuenta años. Trabajó estrechamente junto al “Gordo” Oscar Martínez y luego siguió ligado a la organización con la empresa Recova y Constancio Vigil. En total, quince años.
“El primer partido que hice fue el Boca-Cosmos del 16 de noviembre de 1978. Había 32.000 personas en la cancha…y después dicen que en invierno no se puede organizar fútbol en Mar del Plata. Pero aquellos torneos no se pueden comparar a los de hoy. Pertenecen a épocas distintas y las épocas no se juntan”, dijo el “Gato” hace algunas semanas, reflexionando sobre este aniversario, en una entrevista realizada con el programa “Dame Fútbol”, que se emite los miércoles de 20 a 22 por FM Residencias.

El “Gato” Mignini con el “Pato” Fillol y el “Tolo” Gallego. “Los equipos siempre venían a Mar del Plata con todos sus titulares”, recordó.

El “Gato” Mignini con el “Pato” Fillol y el “Tolo” Gallego. “Los equipos siempre venían a Mar del Plata con todos sus titulares”, recordó.

“En aquel entonces cada partido se hacía con ochenta policías. El calendario se distribuía entre enero y febrero. Iba mucha gente. La estática recién se empezó a vender en 1981, 1982, una vez que falleció el Gordo. Pienso que si el período de vacaciones de los jugadores y de los equipos fuera más largo, tal vez el fútbol de verano pueda recuperar el esplendor que tuvo entonces”, analizó.

“Ni miraba los partidos -confiesa el “Gato”-. Estaba pendiente de si las cosas salían bien. De atender al periodismo, a los invitados. Había muchos de estos últimos. Cuando pasé a trabajar con Recova, Vigil me criticaba por la costumbre de regalar entradas. Yo esa la aprendí del Gordo. Siempre me decía: ‘Gato, el tipo que no quiere pagar la entrada en el fútbol, nunca la va a pagar’. Y era verdad. En una cancha podés entrar por cualquier lado. Entonces regalaba mucho. En la época de la dictadura llegó a haber hasta sesenta militares en el palco. En democracia, una vez, intenté resistirme a un mangazo. ‘Ya pasaron los militares’, dije. Y me respondieron: ‘Cuidado Gato que este es un país de ida y vuelta’. Y tuve que darles. Otro al que era imposible resistirse era a Pipo Rossi. Siempre venía sin entrada y había que darle un lugar en el palco. Cuando se cruzaba con los porteros, ante su insistencia para ingresar, más de uno le dijo: ‘Pipo, yo no estoy jugando’. Y él les respondía: ‘Ya sé que no estás jugando, el que jugó fui yo’. Era un personaje”.

“El caché de los equipos extranjeros era otro. En esa época se les daba veinte mil dólares. El ‘Gordo’ nunca aumentaba. Ni a los extranjeros, ni a los nuestros. ‘Si les das más por una vez, después no los bajás más’, argumentaba. Vino Polonia, Hungría, Checoslovaquia, Peñarol, el Inter de Porto Alegre, Gremio…Eran accesibles. Hoy no creo que un equipo de Brasil venga a jugar un torneo de verano por menos de cien mil dólares”, continuó marcando las diferencias.

“Ahora los técnicos siempre tienen presiones. Antes era impensado que un entrenador corriera riesgos en un certamen amistoso. Los técnicos duraban más, pero tampoco había tantos”, reflexionó.

Por último, sobre los problemas recientes para utilizar el “José María Minella”, el “Gato” recordó: “Con los políticos se arreglaba todo rápido. Yo me ponía a charlar en septiembre u octubre por la utilización del estadio. Nunca hubo problema. Los dramas entonces eran por el porcentaje de la Liga”.

Albino Valentini, el de “la mitad más uno” de los torneos

Albino Valentini fue el hombre que tomó la posta y que estuvo al frente de nada menos que “la mitad más uno”´de los torneos de Fútbol de Verano en Mar del Plata, el organizador con más permanencia.

El, como hombre de Torneos, “profesionalizó” la competencia de los cinco grandes, a partir de las contrataciones de Carlos Avila. Y después supo darle al Fútbol de Verano su impronta, por el profundo conocimiento de Mar del Plata, y por darle trabajo a cientos de vecinos de nuestra ciudad.

“En 26 años cambió todo, hay otra policía, otros hinchas. Antes un Boca – River lo hacíamos con 400, 500 policías y era una barbaridad. Ahora con 1100 no alcanza. Y yo siempre intenté desde mi lado que esto no sea un show, que sean partidos semioficiales; a mi particularmente me parece que estos partidos se juegan en serio, vale mucho la entrada como para que solo sea un show”, dice Valentini en diálogo con LA CAPITAL.

 En todos los detalles. Albino Valentini al borde del campo de juego siempre, pero con el control de todo en el estadio y en cada torneo. Además, un marplatense más.


En todos los detalles. Albino Valentini al borde del campo de juego siempre, pero con el control de todo en el estadio y en cada torneo. Además, un marplatense más.

“Siento que dejo los torneos con el afecto de todo Mar del Plata, pero también hay que reconocer y darse cuenta que así como yo reemplacé a otros, y la gente decía ‘se va el Gato Mignini, se va Mariani, y no sabemos lo que va a pasar sin ellos…’, y nosotros con esfuerzo y aprendizaje tratamos de disimular sus ausencias, ahora cuando me toque irme a mí, va a venir otra gente de Torneos con otro estilo, seguramente, pero que es gente muy capaz, nadie lo duda, y que seguramente lo hará igual o mejor que yo”, dice Valentini quien igual avisa: “Con el tiempo Mar del Plata se encariñará con esas personas; Acá lo principal es mantener lo que logramos entre todos, que haya once partidos en Mar del Plata…”. Esa fue la cantidad de encuentros de Fútbol de Verano que hubo con la última gestión de Albino Valentini al frente de los torneos. Este año 2018, igualmente, con un calendario particularmente apretado por el Mundial, se pudo llegar a la buena cifra de ocho encuentros.

Jorge Bosco, fundamental para el Fútbol de Verano

Albino Valentini fue el hombre que supo revertir la “orden” de la empresa de no volver más a Mar del Plata después del episodio del 94 (ver aparte), pero para ello contó con un “socio” fundamental. “Lo supimos y lo pudimos revertir, y no me quiero olvidar, en este momento, de mi amigo Jorge Bosco; mi amigo, mi hermano, mi socio. Hace 26 años cuando vine acá para organizar esto lo conocí y nació esta amistad. El también me enseñó mucho como es Mar del Plata y su gente y él defendió mucho también el Torneo de Verano”, remarca Albino.

Jorge Bosco, 25 años al frente de la Liga Marplatense, y con algunos años más de directivo importante en la “Casa mayor del fútbol”, fue un hombre fundamental para más de la mitad de los torneos de verano en la ciudad, para defender la plaza y también el porcentaje que le corresponde a la Liga por la jurisdicción de la competencia, lo que se transforma en un beneficio para los clubes, algo que también sostuvo este año el nuevo presidente, el doctor Jorge Roberto Fernández, cuando peligraba la realización por un pedido sorpresivo de la Secretaría de Hacienda de la Municipalidad.

La amistad de Bosco con Julio Grondona también fue clave para esta continuidad.

Defendió la plaza. Jorge Bosco defendió por más de un cuarto de siglo la plaza de Mar del Plata para el Fútbol de Verano. Junto con Albino Valentini revirtió el momento más difícil.

Defendió la plaza. Jorge Bosco defendió por más de un cuarto de siglo la plaza de Mar del Plata para el Fútbol de Verano. Junto con Albino Valentini revirtió el momento más difícil.

La nueva etapa y el reconocimiento a la Liga

En la continuidad de la organización del Fútbol de Verano quedó a cargo Alex Ganly, pero al frente de un “un equipo”, como Director de Eventos de Torneos. En esa condición celebró hace pocos días, durante el Boca – River que cerró esta temporada, que “el Torneo de Verano fue un éxito en Mar del Plata, otra vez con un Superclásico a pleno, con las dos hinchadas, después de todas las dificultades que se presentaron”.

Ganly, en la presentación del Torneo, le entregó una plaqueta de reconocimiento a la Liga Marplatense de Fútbol, que recibió su presidente, el doctor Jorge Roberto Fernández, por “estos 50 años de acompañamiento”.

“Ustedes saben la importancia que tiene para los clubes de la ciudad que esta actividad no se detenga”, expresó Fernández en esa presentación. “Durante todos los años de fútbol de verano, pasaron muchos presidentes por la Liga, y afortunadamente me toca a mi estar en esta 50° edición, y en nombre de todo el futbol marplatense, quiero agradecer por tenernos siempre presente y yo siempre digo que quienes estan 50 años, es porque no se quieren ir mas”, manifestó también Fernández, hoy también reintegrándose al seno de la organizacipon del fútbol del interior.

Alex Ganly, la posta en la organización del Fútbol de Verano, le entrega plaqueta al presidente Jorge Roberto Fernández, en reconocimiento a la Liga Marplatense de Fútbol por el acompañamiento al Fútbol de Verano durante 50 años.

Alex Ganly, la posta en la organización del Fútbol de Verano, le entrega plaqueta al presidente Jorge Roberto Fernández, en reconocimiento a la Liga Marplatense de Fútbol por el acompañamiento al Fútbol de Verano durante 50 años.

Nombres y anónimos, parte y “alma” de los torneos

En la organización del Fútbol de Verano hubo, a lo largo de 50 años, caras visibles y emblemáticas al frente, como “el Gordo” Oscar Martínez; “El Gato” Jorge Mignini junto a Miguel Gorrisen y Carlos Mariani; “Costi” Vigil; Albino Valentini; ahora Alex Ganly con su equipo de “Eventos de Torneos”… Junto a los diferentes presidentes de la Liga, como Mauro Spina, Oscar De Noia, fundamentalmente Jorge Bosco para darle impulso y continuidad, y ahora el doctor Jorge Roberto Fernández para la permanencia.

Pero también se destacaron nombres con menos marquesina pero con mucho trabajo, marplatenses y “foráneos” que vinieron a trabajar por Mar del Plata.

Al frente del departamento de prensa se destacaron históricamente Raúl Steinberg, Daniel Galoto, “Beto” Etchezuri… Luego Hernán Vitelli, quien hoy también está a cargo de lo operativo.

La colaboración invalorable de Gabino Sosa, Diego Ballester, entre otros. Y en esta nueva etapa los colegas Leandro Viviani, Leo Gallego, y Alejandro Patané, quienes rápidamente se adaptaron a la mecánica de los torneos, con mucho oficio. Todos, aquellos y estos, con profundo conocimiento de los medios y de Mar del Plata.

Además de Valentini, 26 años al frente de la organización, lo acompañaron a él y Bosco, quien hoy aún trabaja en programación y gerencia operativa, Jorge Antico; el propio Steinberg, un puntal acompañando más allá de la prensa; siempre atentos a necesidades de marplatenses y organización Emilio Vázquez (otro histórico del fútbol de verano), Juan Angel Daniel, Emilio Taylor, Sandra Vázquez, Valentino, “Quico” Cardone, Alfredo Giovinazzo, Norberto Rodríguez, Héctor Loureiro, Antonio Vázquez, Oscar Argento, el querido Carlos Filippone, quien ya no está entre nosotros, Héctor Edreira, todo el personal del estadio y de Utedyc.

Con todos ellos y con muchos más nos cruzamos muchas veces en gran parte de estos 50 años, confraternizamos y discutimos, pero siempre los sentimos como parte y “alma” del torneo de verano. Como también al ex secretario de Deportes de la provincia de Buenos Aires, Alejandro Rodríguez; o a los empleados del Emder, de antes y de ahora, entre ellos el ingeniero González, siempre en una tarea titánica para el cuidado del campo de juego o el inefable Juan Castillo en cabinas, el intendente del estadio Carotenuto, entre tantos otros anónimos, que tanto han hecho y siguen haciendo por los torneos, la mayoría marplatenses.