La Capital - Logo

× El País El Mundo Cultura Tecnología Gastronomía Salud Interés General La Ciudad Deportes Arte y Espectáculos Policiales Cartelera Fotos de Familia Clasificados Fúnebres
Pibxs 11 de enero de 2020

Frozen II: una secuela con altos y bajos

Son variadas las opiniones sobre la segunda parte de uno de los éxitos más grandes que Disney ha desarrollado en los últimos años. Empero, es oportuno analizar con lupa esta obra para entender sus múltiples fallas y celebrar los elementos acertados.

Frozen II

La semana pasada se estrenó en los cines de la ciudad una de las películas animadas más esperadas del año, hablamos de Frozen II, la secuela de la historia de las hermanas Elsa y Anna que encantó a grandes y chicos. En poco tiempo este film de Disney se convirtió en la película animada más taquillera hasta el momento por haber obtenido más de mil 325 millones de dólares en la taquilla global. Además, alcanzó a posicionarse como la tercer película más taquillera de 2019, estrenándose el 22 de noviembre, y siendo superada solamente por `Avengers: Endgame´ y `The lion king´.

Esta entrega sigue a las hermanas y a sus amigos en sus aventuras por un bosque encantado, mientras intentan hallar respuestas sobre la extraña voz que Elsa escucha llamándola. La trama busca resolver el misterio de la fuente de los poderes de la peliblanca y la verdad tras la muerte de los padres de las protagonistas. En el intento deberán de enfrentar diferentes desafíos y tomar importantes decisiones que afectarán sus vidas para siempre.

La propuesta resulta interesante y atractiva para disfrutar en familia. Hay un considerable uso del tiempo de cinta dedicado a las canciones, con grandes montajes y un oportuno uso de la paleta de colores otoñales. Sin embargo, el recurso musical para explicar partes centrales del guión puede volverse tedioso y hasta algo confuso para los niños más pequeños. Por suerte, el montaje de las escenas compensa esto en la balanza y hace posible descifrar lo que sucede a través de lo que perciben los ojos.

Frozen II no es una película cómica, salvo por el simpático Olaf, personaje que está para cumplir con el rol de sacarle alguna risilla o sonrisa al público, alivianando la historia. El guión no cuenta con grandes giros argumentales o una construcción sólida y compleja de lo que propone, así logra ser algo comprensible y disfrutable para los más chicos, mientras que deja mucho que desear para el público mayor (13 años en adelante).

Los conflictos parecen solucionarse fácilmente por conveniencias del guión, que actúa como un deus ex machina que hace que a todo se le encuentre rápidamente un modo de resolverse. Este film tampoco entiende de distancias, ya que cuando en una escena nuestras hermanas señalan en un mapa hacia donde deben ir y el camino a recorrer, llegan de una escena para la otra sin ningún impedimento, como por arte de magia o por falta de tiempo e ideas. Esta sencillez que se le da al nudo de la historia hace que lo que se plantea pierda seriedad y se torne simple.

A pesar de ello, la película tiene sus puntos buenos. La calidad de animación es excelente, tanto los movimientos de los personajes como los objetos y ambientes que los rodean llevan la esencia propia de cada uno y dota todo lo que aparece con las características que le corresponden. Uno se ve tentado a aproximar su mano a la pantalla para extraer las cosas gracias al realismo y sinceridad que tienen.

Otro aspecto destacable es la evolución de Elsa como personaje. De ser una joven retraída, estricta con sus deberes y algo temerosa, ahora se la redescubre como una mujer segura de sí misma que no teme dar la cara a lo que se le pone enfrente y que está dispuesta a seguir hacia adelante para explorar el límite de sus capacidades, si es que lo hay. La reina de hielo despierta una fuerte sed de aventura junto con el deseo de conocerse mejor y seguir el camino que ella misma decida, independientemente de lo que las otras personas le reclamen.

Y a vos, ¿qué te pareció?

Por Julia Sartora para Pibxs