La Capital - Logo

× El País El Mundo Cultura Tecnología Gastronomía Salud Interés General La Ciudad Deportes Arte y Espectáculos Policiales Cartelera Fotos de Familia Clasificados Fúnebres
La Ciudad 26 de marzo de 2020

Fuerte crecimiento de la demanda alimentaria en barrios periféricos

Organizaciones sociales suspendieron comedores y merenderos y hacen entregas domiciliarias. Aseguran que la necesidad "hasta se triplicó" en algunos sectores. Preocupa que la situación social "se desmadre".

Las organizaciones sociales de la ciudad no dan abasto. Mientras miles de marplatenses cumplen las recomendación de permanecer en su viviendas para evitar la mayor propagación del coronavirus, algunos referentes barriales recorren las calles para dar respuesta a la demanda alimentaria que, en los últimos días, aseguran que tuvo un fuerte aumento en los barrios periféricos.

Espacios como Barrios de Pie y el Frente Barrial de la CTA advierten un panorama “complicado”. Con la economía local paralizada ante las medidas preventivas para controlar la propagación del coronavirus, muchas son las familias que se quedaron sin su ingreso diario para vivir. Desde pequeños comerciantes hasta empleados varios, pasando por los “changarines”, cuidacoches y trabajadores informales. Todas personas que subsistían del ingreso diario al que hoy no pueden acceder y deben recurrir a las organizaciones.

Desde el Polo Productivo que Barrios de Pie tiene en Fortunato de la Plaza al 8000, donde preparan las entregas de comida, Rodrigo Hernández, dirigente local, explicó que, ante el cierre de comedores, merenderos y demás centros comunitarios para evitar la aglomeración de personas, decidieron llevar los alimentos a domicilio.

Dia10 comida5

“Lo que estamos haciendo es cambiar el formato de trabajo. Ya no estamos haciendo comedores y merenderos en los lugares sino entregando viandas casa por casa a la gente y bolsones de emergencia para las personas más necesitadas de nuestra organizaciones y la sociedad en general”, señaló.

En este sentido, aseguró que “aumentó terriblemente la demanda”. “Se duplicó, se triplicó. Nosotros abrimos nuestro Polo Productivo y avisamos a nuestros coordinadores barriales, para que le avisen a la gente que puede venir, pero nos pasa que hay personas que pasan, nos ven y nos piden por favor una bolsa de mercadería”, agregó.

Es que para Hernández es claro que el aislamiento social obligatorio no impacta de igual manera en toda la población. “Cuando para algunos la cuarentena puede parecer vacaciones en casa, en los barrios más humildes eso no sucede. Se está sufriendo mucho porque la persona que vive el día a día, que no solo es el monotributista sino el changarín, la persona que se inventa el trabajo todos los días, hoy la está pasando realmente muy mal y está sufriendo los avatares de esta crisis económica que es internacional pero que en concreto en nuestros barrios está golpeando muchísimo y muy fuerte“, señaló.

Y agregó: “Lamentablemente, no hay relación entre lo que aumentó la demanda y la respuesta que nosotros podemos dar”.

Dia10 comida1

“Que no se desmadre”

Desde Barrios de Pie también advirtieron cierta lentitud en la entrega de alimentos que reciben de Nación y Provincia, al tiempo que señalaron que desde el Municipio no recibieron colaboración alguna.

“Lo que estamos repartiendo es lo que se nos ha entregado de provincia de Buenos aires y Nación, pero a veces está difícil. La entrega de leche que tuvimos la semana pasada fue totalmente insuficiente, porque incluso fue menos de lo último que habíamos recibido. Recibíamos 1.500 litros y este mes nos dieron solo 600 litros, y nos dijeron que esta semana se iba a entregar de nuevo”, señaló Hernández.

Así y todo, reclamó que “la entrega viene siendo muy lenta”. “Nosotros entendemos que son muchas las urgencias que se están dando en la Provincia de Buenos Aires, que es lógico, pero lamentablemente la lógica acá no responde a las necesidades concretas que está teniendo la gente. Necesitamos que haya más celeridad y que, por ejemplo, el municipio también ayude porque hasta el momento no ha comprado alimentos”. apuntó.

Ante el complicado panorama social, y la sensación de que el aislamiento obligatorio podría extender más allá del 31 de marzo, Hernández insistió en la importancia de no desantender la asistencia alimentaria.

“Esperamos eso porque nosotros podemos reinventarnos, apelar a la solidaridad del vecino, ser creativos en las entregas, pero después, si no tenemos alimentos para dar, lamentablemente las consecuencias las paga la gente y nosotros lo que estamos haciendo acá no es sólo dar una respuesta, sino también generando contención social para que la situación no se desmadre porque estamos a pocos días de arrancada la cuarentena y sabemos que esto va a durar mucho más, y que la gente que no tenga para comer va a empezar a ganarle la desesperación y se van a dar situaciones que no queremos que sucedan, como posibles saqueos o demás situaciones propias de la desesperación”, indicó.

Dia10 comida3

Reclamo al municipio

Al igual que Hernández, Agustín Calamante, del Frente Barrial de la CTA, criticó la falta de acción por parte del Gobierno actual. “Más allá de los esfuerzos nacionales y provinciales, consideramos que el municipio también tendría que hacer su aporte, pero hasta el momento es el gran ausente en la resolución del conflicto“, indicó.

Además, destacó que “la realidad es muy compleja”. “Si bien las ayudas económicas anunciadas por Nación tranquilizaron el panorama, en muchos barrios se percibieron aumentos de precios, lo que dificulta aún más la situación”, señaló, al tiempo que destacó que las organizaciones se encuentran a la espera de una nueva entrega de mercadería esta semana.

Por otra parte, Calamante hizo hincapié en la dificultad que tienen algunos sectores de cumplir con el aislamiento obligatorio. “No se termina cumpliendo la cuarentena como corresponde porque en los barrios ya hoy viven en una situación de hacinamiento que obviamente dificulta el que se queden en sus casas”, señaló.

Exceptuados de cumplir el aislamiento por el labor de su trabajo, los colaboradores de las organizaciones cumplen con las recomendaciones sanitarias al momento de preparar las viandas y llevar adelante la entrega. Con guantes y una higiene estricta, preparan las entregas y se aseguran que tanto en sus locales como al momento de acercarse a los barrios el metro de distancia social se mantenga. “Es para cuidar a todos”, indicaron.