5 de diciembre de 2018
Comentarios

Fuertes críticas de la mamá de Lucía Pérez al Tribunal y al intendente Arroyo

Marta Montero aseguró que todas las mujeres que repudiaron la sentencia son "la voz de Lucía".

Marta Montero participó de la manifestación realizada en la Ciudad de Buenos Aires.

La mamá de Lucía Pérez dijo este miércoles a las miles de mujeres que marcharon hacia la Plaza de Mayo y a las que pararon en todo el país para repudiar la sentencia que absolvió a los tres imputados que “son la voz de Lucía” y también lanzó críticas para el Tribunal del juicio y el intendente Carlos Arroyo.

En un tramo de su mensaje, Marta Montero le apuntó al Jefe Comunal: “Después del femicidio de Lucía murieron 7 mujeres más en Mar del Plata que es una ciudad de 700 mil habitantes. El señor Arroyo dice que la violencia de género está de moda, es una moda que hemos puesto las locas que salimos a la calle. Ese sí que es un viejo facho”.

En la ciudad de Buenos Aires, las manifestantes marcharon junto a la madre de la joven desde el palacio de Tribunales hasta la Plaza de Mayo, mientras que en varias ciudades del país también se hicieron marchas para acompañar el segundo paro nacional de mujeres que se realiza en el país.

“Este papelón que hicieron estos jueces enaftalinados y retrógrados de culpar a una chica de 16 años por haber tenido sexo, por haber tenido un carácter fuerte, no va a quedar así. No nos van a callar ni amedrentar, porque todos ustedes están con nosotros”, dijo Montero en referencia al fallo del tribunal integrado por los jueces Aldo Carnevale, Facundo Gómez Urso y Pablo Viñas.

La mujer aseguró que “el narcotráfico de Mar del Plata pagó para tapar la muerte de Lucía”. “Ahora hay autos de alta gama vigilando mi casa, pero no lograrán que mi familia abandone la búsqueda de justicia por mi hija”, enfatizó Montero.

Las mujeres marcharon esta tarde encolumnadas detrás de una bandera con la leyenda “Todas somos Lucía. La justicia patriarcal es impunidad”, en un recorrido que incluyó una parada en el Obelisco para hacer una intervención artística en la que unas 20 manifestantes vestidas de verde y negro se acostaron en el piso con la foto de Lucía en el pecho.

Detrás se oían las bocinas de los conductores que pretendían circular por la avenida 9 de Julio, mientras que Valentina, una joven de 17 años que participaba de la protesta, les mostraba un cartel que decía: “Disculpen las molestias, nos están matando”.

No había operativo policial en el recorrido de la marcha de mujeres, sólo algunos agentes de tránsito ayudaron a las organizadoras a cortar las esquinas para que pudieran avanzar las columnas, que dejaron atrás el Obelisco para entrar a Diagonal Norte cantando: “No están perdidas, están desaparecidas para ser prostituidas”.

Con lágrimas en los ojos, con enojo en el rostro o incluso con alegría, en el camino hacia Plaza de Mayo las manifestantes gritaron el nombre de más de 100 mujeres víctimas de femicidio y advirtieron: “¡La justicia patriarcal se va a caer!”.

“No estamos dispuestas a cerrar los ojos frente a una injusticia tan grande. La Justicia, como institución central del Estado, nos ataca responsabilizando a Lucía de su propia muerte”, dijo a Télam Janet Cisneros, de la agrupación Juntas y a la izquierda.

La muerte de Lucía Pérez, que dio origen al primer paro nacional de mujeres el 18 de octubre de 2016, volvió a lograr gran convocatoria este miércoles, señalaron las organizadoras, que destacaron el alto acatamiento en varias ciudades del país.

“Hace dos años el movimiento feminista salió a la calle como reflejo de la bronca que nos da que nos salgan a matar. Diluviaba y no se movía una sola compañera”, recordó Cisneros, dirigente de una de las organizaciones feministas que convocó a la movilización y paro de hoy, junto con agrupaciones gremiales.

Las mujeres exigieron además frente a los tribunales de la calle Talcahuano la “democratización de la justicia”, con “jueces electos por el voto popular que rindan cuentas al pueblo y no al poder económico o al narcotráfico, como en el caso de Lucía”, agregó Cisneros.

“Hace dos años que nos movilizamos en contra del femicidio y el poder político no nos da una respuesta. El presupuesto que se acaba de aprobar destina 11 pesos por día a cada mujer víctima de violencia de género”, cuestionó Cisneros.

Subir