La Capital - Logo

× El País El Mundo Cultura Tecnología Gastronomía Salud Interés General La Ciudad Deportes Arte y Espectáculos Policiales Cartelera Fotos de Familia Clasificados Fúnebres
Deportes 18 de enero de 2018

“El objetivo son once partidos, vamos por el premio mayor”

El DT de Alvarado, Mauricio Giganti, tiene el ascenso en la cabeza. "La ilusión no me la saca nadie", expresó tras el amistoso ante Instituto de Córdoba.

Mauricio Giganti.

Por Juan Miguel Alvarez

Mauricio Giganti habla de once partidos. El deseo del ascenso no le permite ser cauteloso. Y, evidentemente, más allá de los resultados de pretemporada y la ausencia del refuerzo esperado, está convencido de que su equipo está capacitado para lograr el objetivo.

La cuenta es clara. Alvarado primero tiene que sortear los siete partidos del Octagonal. Si clasifica (pasan primero, segundo y el mejor tercero de las dos zonas) disputará el Pentagonal por el primer ascenso. Allí completaría los once encuentros que hoy lo separan de la gloria. Pero, lógicamente, no será nada sencillo.

– ¿Cómo está el equipo a horas del primer partido oficial, por Copa Argentina?
– Bien. Fuimos evolucionando partido a partido. La intención era volver a agarrar andamiaje y en ese sentido estoy contento. Los resultados quedan al margen.

– ¿Le das mucha importancia a lo que sucede en estos partidos previos?
– Lo primero y principal fue que las mediciones que se tomaron cuando volvieron los jugadores a los entrenamientos fueron bárbaras. Entonces la adaptación fue mucho más rápida. Por eso queremos seguir intensificando la idea. Los amistosos sirven para equivocarse. La idea es corregir los errores acá para llegar óptimos. Y creo que vamos a llegar bien.

– ¿El principal déficit fue la falta de profundidad?
– Contra Instituto el equipo tuvo más profundidad que los otros partidos. Lo más importante es afianzarnos de atrás para adelante. Nos costaron un poco los últimos 35 metros, sobre todos en los primeros partidos. Pero es lógico a esta altura. Contra Instituto tuvimos cinco situaciones claras de gol y pudimos convertir.

– A nivel individual, ¿lo más positivo hasta el momento fue el rendimiento de Saucedo?
– Estamos contentos por todos los chicos que volvieron. Molina está óptimo, Saucedo está en un nivel fantástico y quedó demostrado en los amistosos. Sabíamos que sumando esos cuatro o cinco jugadores que perdimos durante el año, contando también a Cocchi y Ceballos, que tuvieron lesiones prolongadas, íbamos a potenciar el equipo. Seguimos buscando la puesta a punto para lo más importante, que empieza el primer fin de semana de febrero con el reinicio del Federal A.

– Ya se dijo varias veces que tienen un plantel muy parejo. ¿Falta un refuerzo de jerarquía para dar el salto de calidad?
– El discurso y análisis siempre fue el mismo. Nosotros dejamos una lista de posibles refuerzos. Esa es la búsqueda. Necesitamos un delantero centro, que pueda atacar los espacios y aportar más goles al equipo. Sabemos que es complicado, sobre todo por los montos que se están manejando. Pero, en definitiva, el que llegue se tiene que acoplar al andamiaje que hasta aquí funcionó. No es como el inicio de temporada que hay que hacer 10, 12 cambios de jugadores. Acá hay que ser selectivo y lo estamos terminando de definir.

– Analizando el mercado de pases en general y en base a lo que sucedió en la fase inicial, parece que Gimnasia de Mendoza está un escalón arriba y los otros equipos están a la misma altura…

– Estudiantes de Río Cuarto también se reforzó bien, con (Julio César) Cáceres. Desamparados llevó a (Carlos) Fondacaro. Juventud Unida Universitario a (José) Michelena. Todos están similares. Yo siempre digo lo mismo. En mi caso no pretendo que un jugador me salve, quiero que haya un juego colectivo y que en definitiva utilicemos a todos, como quedó demostrado en los seis meses anteriores. Que haya una identidad, que es lo más difícil de lograr, que sea un equipo intenso. Y que el que llegue sea verdaderamente un refuerzo que viene a aportar. En general creo que va a ser una zona pareja.

– En un “torneo corto”, con seguidillas de partidos, siempre se necesitan variantes y, hasta acá, ustedes las tuvieron…
– Tal cual. El objetivo nuestro son once partidos. Siete en el Octogonal y cuatro más en el Pentagonal. Ese es el sueño y vamos a ir por eso. La institución amerita que estemos siempre en puestos de vanguardia.

– ¿Será fundamental el arranque del Octogonal, con dos partidos como local?
– Sí. Los dos primeros en Mar del Plata y después enfrentamos de visitante a rivales que van a estar peleando por la clasificación. A esa altura ya tendremos varios partidos encima, contando los de pretemporada.

– ¿Hay ansiedad por empezar estas instancias, las más lindas para jugar?
– Estamos tranquilos. Hay que tratar de bajar la ansiedad porque somos un equipo más que trata de competir con sus armas. Tenemos un plantel parejo y necesitamos que todos estén preparados para lo que viene.

– En tres meses se define mucho. ¿El ascenso está en tu cabeza?

– Sin duda. Al mencionar que tenemos once partidos por delante es porque estoy pensando en clasificar al Pentagonal. Vamos por el premio mayor, la ilusión no me la saca nadie. En este tipo de campeonatos el que se equivoca se queda sin nada. Esperamos tener un inicio certero y después ir paso a paso.