28 de noviembre de 2018
Comentarios

En esta nota

Esta final no la juega

Gimnasia se impuso a Riveren la definición por 5 a 4, tras un empate 2 a 2 en el tiempo reglamentario, e irá por el título de la Copa Argentina ante Rosario Central. Ahora a los de Gallardo solo les queda que se dispute el segundo choque ante Boca y ganar la Libertadores para estar en el certamen continental en 2019.

Por Vito Amalfitano

@vitomundial

Esta final no la juega. En una noche y en una jornada llena de tensión en Mar del Plata, River perdió la posibilidad de jugar por el título de la Copa Argentina de fútbol al caer ante Gimnasia, en definición con tiros desde el punto del penal por 5 a 4, después de empatar 2 a 2 en el tiempo reglamentario,ante unos 20.000 espectadores en el estadio del Mundial José María Minella.

Así el equipo de Gallardo se quedó sin una de sus dos chances para disputar la Copa Libertadores de 2019. Ahora deberá esperar la resolución de la Unidad Disciplinaria de la Conmebol, que se juegue la segunda Súperfinal trunca ante Boca, en Doha o dónde sea, y ganarla, para poder estar el año que viene en el máximo certamen del fútbol continental.

La tensión por las horas vividas tras el triste fin de semana en el que no se pudo disputar la segunda final ante Boca en el Monumental, los hinchas de River pudieron descargarla al armar una fiesta previa en el Minella, pero no la pudieron canalizar en una alegría los jugadores, porque el equipo mostró dos caras, la del ataque y la de sus problemas defensivos y después sucumbió en los penales.

Gimnasia, con temple y mucha dinámica y combatividad en la mitad de la cancha, se sobrepuso a dos derrotas parciales ante River y logró empatar, también al aprovechar las ventajas defensivas que dio en esta oportunidad el equipo de Gallardo.

“Vení a jugarlo…”, cantó el público de River toda la noche, en desafío a Boca y como eco de lo que el presidente Rodolfo D’Onofrio dijo para abrir la jornada en Mar del Plata, en horas de incertidumbre sobre la definición de la Copa Libertadores tras los graves incidentes en las adyacencias del Monumental.
En un Minella con un clima de final y con la gente cantando todo lo que tuvo contenido desde el fin de semana en el cuál quedó trunca la Súperfinal.

Y River se soltó acá, en el Minella. Salió a jugar, a sacarse con los nervios con la pelota. Y lo hizo con un formato como el que Marcelo Gallardo tiene pensado para la final con Boca, si es que se juega finalmente (todo parece indicar en Doha, ver aparte). Con Lucas Pratto con ariete, con presencia fuerte en el medio y mucho volumen de juego, sobretodo desde “Pity” Martínez y Exequiel Palacios.

Y así como se soltó a jugar en función ofensiva, quedó al desnudo en algunas dificultades defensivas. River hizo el gasto desde el vamos, generó las mejores situaciones a partir de la conducción de Gonzalo Martínez, quien abrió la cuenta de tiro libre a los 29’. Su remate le picó antes al arquero Alexis Arias. La falta, dudosa, que cobró el árbitro Facundo Tello, fue en perjuicio de “Nacho” Fernández, justamente tras pase de “Pity”. Al 10 le cometió una fuerte falta de segunda amarilla el marplatense Ezequiel Bonifacio, quien se fue expulsado entonces a los 31’.

Pero en la primera situación que tuvo Gimnasia encontró a un River demasiado abierto y Faravelli llegó a empujar para convertir el tanto del empate tras un cabezazo franco y libre de Víctor Ayala.

En el comienzo del segundo tiempo, por una entrada en cortada y buen pase de “Nacho” Fernández, con Guiffrey a mitad de camino, Lucas Pratto quedó cara a cara con el arquero para definir muy bien y poner a River 2 a 1 arriba.

Gimnasia reaccionó rápido y volvió a exponer grietas defensivas de River al empatar con un cabezazo pleno de Santiago Silva que se generó después de la expulsión de Javier Pinola. Tello le mostró la roja al zaguero por una falta en el área y debió haber sido penal también, pero el árbitro creía, erróneamente, que ya no se había puesto en juego el balón con el envio del tiro de esquina de Ayala, quien cuando repitió le puso la pelota en la cabeza a Silva, con reacción tardia de la defensa y de Armani.

La tensión entre su potencial ofensivo, con la conducción de “Pity” Martínez y sus errores defensivos, fue la constante en River. Y Gimnasia siempre fue combate en el medio y capacidad para aprovechar esas fallas.

Llegaron los penales y Lucas Pratto y Jonatan Maidana desviaron sus remates y a River no le alcanzó que Armani atajara el envio de Víctor Ayala. El equipo de Gallardo se fue sin perder en la Copa Argentina. Sucumbió en la definición con tiros desde el punto del penal. En Mar del Plata se quedó con las manos vacías. Esta final no la jugará. Espera sí poder jugar la otra, contra Boca.

La síntesis

River 2 (4)
Armani (5); Gonzalo Montiel (5), Jonatan Maidana (5), Pinola (5) y Casco (5); Enzo Pérez (5 ) y Ponzio (5); Ignacio Fernández (6), Gonzalo Martínez (7) y Exequiel Palacios (5); Pratto (6). DT: Marcelo Gallardo.

Gimnasia (LP) 2 (5)
Alexis Martín Arias (6); Bonifacio (5), Maximiliano Coronel (5), Guiffrey (6) y Melluso (4); Víctor Ayala (6), Rinaudo (6), Lorenzo Faravelli (6) y Maximiliano Comba (6); Tijanovich (6) y Santiago Silva (6). DT: Pedro Troglio.

Goles: en el primer tiempo, 29’ Gonzalo Martínez y 33’ Lorenzo Faravelli; en el segundo tiempo, 3’ Lucas Pratto y 15’ Santiago Silva.

Cambios: en el segundo tiempo, 18’ Guanini por Maximiliano Coronel, 20’ Santos Borré por Ignacio Fernández, 35’ Lucas Licht por Faravelli, 46’ Julián Alvarez por Exequiel Palacios, 47’ Iván Hurtado por Tijanovich.

Incidencias: en el primer tiempo, 31’ expulsado Ezequiel Bonifacio; en el segundo tiempo, 6’ expulsado Javier Pinola.

Definición con tiros desde el punto del penal: para Gimnasia convirtieron Santiago Silva, Lucas Licht, Iván Hurtado, Guanini y Guiffrey; Para River marcaron Leonardo Ponzio, Gonzalo Martínez, Santos Borré, Julián Alvarez ; Lucas Pratto y Jonatan Maidana desviaron sus remates; Armani atajó el envio de Víctor Ayala.

Cancha: estadio José María Minella (buena).
Arbitro: Facundo Tello (5).

Subir