La Capital - Logo

× El País El Mundo Cultura Tecnología Gastronomía Salud Interés General La Ciudad Deportes Arte y Espectáculos Policiales Cartelera Fotos de Familia Clasificados Fúnebres
Arte y Espectáculos 10 de noviembre de 2019

Graciela Borges: “Este festival se tiene que llamar José”

La actriz fue premiada por su trayectoria en el cine nacional. Además, la hija de José Martínez Suárez recibió un Astor de Oro póstumo. La figura y el recuerdo del presidente del Festival de Cine recientemente fallecido acompaño toda la inauguración.

Borges, junto a Romina Ricci, Leonora Balcarce y Alan Pauls.

“Este festival se tiene que llamar José y este festival se tiene que llamar ¡Viva el cine!”. Emocionada, así terminó su discurso la actriz Graciela Borges, quien fue distinguida por su extenso recorrido en el cine nacional.

El Premio a la Trayectoria lo recibió durante la ceremonia de inauguración del 34° Festival Internacional de Cine de Mar del Plata, que se realizó el sábado en la sala Astor Piazzolla del Teatro Auditorium.

El nombre de José Martínez Suárez, cineasta recientemente fallecido y presidente de esta muestra durante once ediciones, sobrevoló durante toda la inauguración.

“No era alguien que uno viera frecuentemente, pero había un trabajo por hacer y uno le decía ‘Maestro’. ‘No, maestro, no’ respondía y ahí estaba su palabra, su delicadeza, para no herir al otro”, contextualizó Borges, rodeada en el escenario por las actrices Leonora Balcarce y Romina Ricci y por el actor Gastón Pauls.

Además de quedar expuesta una muestra de fotos de Martínez Suárez en el foyer del Auditorium, la organización de este festival decidió crear un premio que llevará su nombre y que será para el mejor cineasta de la competencia argentina.

A su vez, también se le entregó a su hija Fernanda un premio Astor de Oro póstumo, un gesto que selló el cariño hacia un artista comprometido con la muestra marplatense.

“Trabajó incansablemente para este Festival”, resumió, también emocionada, su hija. La mujer coincidió con la definición que el mismo Martínez Suárez hacía de sí mismo: “Estoy hecho de cine”, se lo escuchó decir en el audiovisual que abrió el acto inaugural.

Además de Fernanda, nietos y bisnietos del director de “Dar la cara” y “El crack” subieron al escenario para acompañar el homenaje en la noche de apertura, que finalizó con la proyección de la película “Los muchachos de antes no usaban arsénico”. La cinta de 1976 llegó restaurada a esta nueva edición.

Martinez Suarez homenaje

“Fue un pilar de este Festival y del cine argentino”, así lo definió Cecilia Barrionuevo, directora artística de la muestra. “Su trabajo y su generosidad van a permanecer siempre en nuestros corazones”, agregó.

Barrionuevo señaló que esta nueva edición tuvo un récord de inscripciones de películas y confirmó que serán trescientas las cintas que integran la grilla de proyecciones de estos diez días de la muestra, que se extenderá hasta el 18 de noviembre próximo en diversas salas de Mar del Plata, con entradas accesibles para el público general y para estudiantes y jubilados.

Para Barrionuevo, esta nueva edición confirma “la línea ética y estética” en la que se viene trabajando, es decir, apostar por un cine que tenga “una mirada de análisis crítico de la realidad”. En ese sentido, habló del Festival como “un espacio de resistencia” y volvió a señalar su compromiso por alcanzar la paridad de género en la industria audiovisual argentina.

Entre las autoridades presentes, estuvo el titular del Instituto Nacional de Cine y Artes Audiovisuales, Ralph Haiek, y secretarios de cultura de diversas provincias, entre otros funcionarios, productores y cineastas.

“Viejas utopías”

“No sé si va a seguir para adelante mi historia en el cine, creo que no”, dijo Graciela Borges durante las palabras de agradecimiento tras recibir el Premio a la Trayectoria en el Festival de Cine. Comprometida con las nuevas generaciones de cineastas, pidió “que los chicos nuevos” no solo se interesen por la cantidad de público que elige sus películas. “Todos queremos que las salas se llenen, pero eso no es lo que sentimos en el corazón cuando empezamos una obra, pensamos qué quiero contar. Cuando me dicen ‘se les da dinero y cuentan mal las cosas’… ¿quién quiere contar mal las cosas? Que los chicos sigan filmando”, defendió la actriz, quien llamó a desplegar las “viejas utopías” y a cuidar el trabajo artesanal de toda película.