La Capital - Logo

× El País El Mundo Cultura Tecnología Gastronomía Salud Interés General La Ciudad Deportes Arte y Espectáculos Policiales Cartelera Fotos de Familia Clasificados Fúnebres
Arte y Espectáculos 16 de enero de 2020

Guillermo Francella sobre “El robo del siglo”: “Estos ladrones generaron empatía”

El actor estuvo en Mar del Plata para presentar la película "El robo del siglo", que se estrena hoy en todo el país. Interpreta al ladrón de origen uruguayo que financió el robo a la sucursal del Banco Río de Acassuso, en 2006. Cómo fue meterse en el cuerpo de "El hombre del traje gris" y cómo fue contar esta historia con un tono que vibra hacia el humor.

“Hermoso, hermoso personaje el de Marito Vittete”. Guillermo Francella está radiante: el rol de Vittete, el uruguayo Luis Mario “Vittete” Sellanes que financió el robo a la sucursal del Banco Río de Acassuso, el 13 de enero de 2006, le calza como anillo al dedo. En Mar del Plata, ciudad a la que llegó para promocionar la película “El robo del siglo”, de Ariel Winograd, el actor cuenta cómo se metió en la piel de este ladrón que se definía “profesional”, que era un encantador mentiroso y que accionó como mediador con la policía del grupo Halcón, cuando se produjo el atraco y lo que parecía, a todas luces, una toma de rehenes.

“Ví muchos reportajes a Vittete que me fueron muy útiles. Ahí vi las respuestas inmediatas que tiene ante cualquier momento adverso, sale muy cómodamente, es muy rico, muy carismático, muy histriónico, interesante para transitar como actor, para lo interpretativo”, dijo sobre quien fue uno de los cinco ladrones que planeó aquel robo y que construyó el túnel por el que lograron escapar con un botín millonario.

“En lo estético -siguió Francella- fue apelar al cabello para atrás, como se peinaba (Vittete), y nada más. Después aparece el vestuario de la época, el famoso traje gris porque lo llamaban ‘El hombre del traje gris’, a tal punto que cuando hablé con él por teléfono me ofreció el traje, yo le dije que no, que ya me lo había hecho vestuario. ‘Si no te lo prestaba’, me dijo, (al personaje) lo fuimos construyendo poco a poco, junto con Peretti también, que fue un gran compañero”.

La película, que recrea aquel épico acontecimiento delictivo, se estrenará hoy en todo el país, con un elenco que completan Diego Peretti, Luis Luque, Pablo Rago, Rafael Ferro, Mariano Argento y Johanna Francella, actriz que debuta en la pantalla grande de la mano de su papá.

Francella  06

Sorprende que aún este robo no haya tenido su filme: efectivamente, los matices del hecho tuvieron, en la vida real, un encanto cinematográfico: Fernando Araujo (que interpreta Peretti) fue el cerebro del grupo. Era un artista plástico que fumaba marihuana y que planeó el robo con exactitud matemática y una inquietud casi anarquista: buscaba “el equilibrio natural” al robarle a las entidades financieras.

Además, el hecho se produjo con armas de juguete y sin que se registraran víctimas fatales. Una frase, encontrada en el boquete realizado en la pared del banco, remarcó las características románticas del atraco: “Sin armas ni rencores, en barrio de ricachones, es solo plata y no amores”.

“Absolutamnte fue el robo del siglo, está reconocido en el mundo entero, copiado por algunos, como en el caso de La casa de papel”, admitió Francella a LA CAPITAL.

“Había que ponerle el cuerpo”

A contrapelo de las clásicas historias de ladrones, el acento del filme de Winograd está puesto no en el drama sino en el humor, aspecto en el que se luce, a sus anchas, Francella.

-No es lo habitual ver en una película sobre un robo a un banco este tono de humor, ¿cómo lo fueron trabajando?

-El tono es el de una tragedia pero hay humor, porque hasta en los momentos más delicados estas cosas ocurren, los momentos que te generan nerviosismo también te generan gracia, ¿te acordás de que en la escuela uno se tentaba y no podías salir de ahí? Creo que ese fue el trabajo más arduo de la película, porque ellos tenían mucho humor para hablar y para responderse. Es una película que genera tensión, que genera humor, es una línea muy delgada y fue importante con el humor no hacernos los graciosos, al contrario tenía que ser como una tragedia pero que hubiera parlamentos que te pudieran aportar risas o situaciones incómodas que generaran algo hilarante. Lo fuimos construyendo de a poquito.

-Y son esos momentos de humor los que te permiten como actor meterte y desplegarte.

-Sí, hay ciertas cosas de golpe, me colocaban palabras en mi boca lindas para decir.

-Y guiños, miradas.

-Sí, Vittete tiene mucho de eso, mucho ángel, es un uruguayo que tiene mucho de eso.

-En la palícula se pone de manifiesto también esa cosa romántica del ladrón que se considera profesional, en detrimento de esta otra forma de robar tan actual y tan violenta…

-Es que la película tiene algo de poesía, es algo romántica, claro, con ese modo de robar de ellos, sin matar a ningún rehén, sin lastimar a nadie, con armas de plástico. Hay un montón de elementos que hicieron que estos ladrones generaran empatía con el espectador, con el oyente de la noticia, con el lector, encima le robaron a los bancos, cuando veníamos del corralito que fue esa estafa argentina.

-¿Entonces te parece que hubo algo de venganza al sistema económico?

-Sí, de algún modo, pero igualmente los robos de antes eran distintos a los robos de ahora. Y acá no hacemos ninguna apología, al contrario, expresamos tal cual lo que ocurrió.
-¿Cómo fue la filmación?

-Divina, pero dura.

-¿Por qué dura?

-Porque todo fue bravo, fue una película en la que hubo que ponerle el cuerpo, nos lastimamos, hubo boquetes, el túnel, el barro, la tierra, el tirarse al vacío, el golpearse, el romper vestuario. Nos pasó de todo un poquito, fue un gran esfuerzo de producción porque no fue todo hecho en un estudio, hubo escenas del desagüe oirignal y hubo escenas del desagüe construido, y por eso te digo que la producción estuvo recontra a la altura. El banco (que aparece en la película) no existía, se lo construyó. En esa esquina había un salón y se necesitaba (que la locación) fuera en la avenida Libertador por los árboles y por la forestación.

-¿Qué relación rara establece tu personaje en la ficción con su hija, que es también es tu hija en la vida real. ¿Cómo fue filmar con ella?

-Es un personaje hermoso el que hace Johanna. Es la hija de un ladrón, ella se crió con su papá ladrón, con su papá mintiéndole toda la vida y sabe lo que hace su papá, sabe positivamente. Tenemos varias escenas fuertes: cuando lo apresan es un momento durísimo, cuando están en la carcel, después hay momentos de comedia en la peluqueria… Fue muy interesante trabajar con ella, me conecté muy bien como actriz, es una actriz que está muy bien formada, que está pidiendo pista y fue muy interesante, me contaron todos la audición que hizo y que estuvo fantástica, por eso la convoco Ariel (Winograd), así que orgulloso de que su primera película la pueda hacer con su padre y que la primera película de Nicolás, que es mi hijo, la hizo con también conmigo que fue Corazón de león.