La Capital - Logo

× El País El Mundo Cultura Tecnología Gastronomía Salud Interés General La Ciudad Deportes Arte y Espectáculos Policiales Cartelera Fotos de Familia Clasificados Fúnebres
La Ciudad 20 de agosto de 2019

La batalla política por la ciudad, las carcajadas de dos operadores y la nueva estrategia tras la paliza

Todos los entretelones de lo que es noticia en Mar del Plata.

Mar del Plata será la madre de todas las batallas electorales en la provincia de Buenos Aires. La ciudad es la tercera en cantidad de electores detrás de la Matanza y La Plata y eso la convierte en un distrito clave. Pero el 27 de octubre se le sumará un atractivo especial: los cuarteles nacionales del macrismo y el kirchnerismo están obsesionados con una victoria en el principal destino turístico del país. Y los dos están convencidos de que pueden hacerlo.

Juntos por el Cambio porque, ante la casi imposible remontada de Mauricio Macri y María Eugenia Vidal, espera convertir a la ciudad en uno de los bastiones del resurgimiento del PRO dentro de cuatro años. El Frente de Todos porque está ante la oportunidad histórica de llevar al peronismo al triunfo, algo inédito en estas tierras hostiles para el Partido Justicialista. Si lo logra tendrá un plus: Fernanda Raverta se convertiría en la primera intendenta mujer de la ciudad.

 

En Mar del Plata también se da una situación especial en diferencia con otras ciudades donde la grieta es la única protagonista: si bien obtuvo menos votos que Raverta y Montenegro en las PASO, Gustavo Pulti está confiado en lograr que su 17% crezca hasta ubicarlo por tercera vez en la intendencia, otro hito que aún no pudo ser alcanzado en General Pueyrredon desde el retorno de la democracia. En medio de este escenario, los cuarteles electorales de los tres principales candidatos analizan estrategias y fijan el camino que recorrerán hasta el 27 de octubre.

Raverta junto a Alberto Fernández.

Raverta junto a Alberto Fernández.

En las filas de Fernanda Raverta están entusiasmados. El 27% que la convirtió en la candidata más votada es considerado como un piso. Ahora, la camporista aspira a traccionar los sufragios de Alberto Fernández y Axel Kicillof y así reducir el corte de boleta que tuvo en las primarias. Uno de los primeros objetivos para lograrlo ya se cumplió la semana pasada: con solo un día de diferencia, Raverta fue recibida por los dos grandes ganadores del Frente de Todos. Además de las fotos con Alberto Fernández y Kicillof, la candidata también profundizará su presencia en los medios de comunicación. Es que desde su laboratorio electoral detectaron que una buena parte del voto que faltó en las primarias fue porque su imagen aún tenía un 25% de desconocimiento. “Eso se sintió en los barrios pero en octubre no va a pasar. Su imagen va a haber crecido y no quedarán dudas de que es la intendenta que Alberto y Axel quieren para la ciudad”, reflexionan desde su entorno. En ese sentido, se espera que durante el camino a octubre las principales figuras del Frente de Todos tengan una fuerte presencia en la ciudad. “Van a venir todos. Ganar Mar del Plata es uno de los objetivos”, cuentan.

Además de mimetizar la imagen de Raverta con Fernández y Kicillof, en el laboratorio electoral analizan de dónde saldrán los votos que podrán llevarla a la intendencia. Allí no hay misterio: la búsqueda se concentrará en los votantes de Acción Marplatense y del radicalismo. “Vamos por el voto útil. El intendente va a salir de Fernanda o Montenegro. El que no quiera que sea uno va a votar por el otro”, confían desde el cuartel ravertista.

Ese voto útil, confían, hará que muchos de los que eligieron a Gustavo Pulti cambien en octubre a su candidato. “Tenemos que recuperar a los nuestros”, repiten cerca de la candidata. Los nuestros son los que votaron a Alberto Fernández y a Kicillof pero cortaron boleta. En las filas de Raverta también confían en que la pesca en los mares del radicalismo será exitosa. “Parte de ese voto no quiere elegir a Montenegro y nos va a elegir a nosotros”, repiten los armadores del Frente de Todos.

Montenegro durante el Día del Niño.

Montenegro durante el Día del Niño.

Después del fuerte golpe electoral recibido por el oficialismo en la Provincia y la Nación, Guillermo Montenegro encara el camino a octubre con una certeza: Mar del Plata puede ser uno de los fuertes desde donde el PRO podría rearmarse en caso de que, como todo indica, se consumaran las derrotas de Mauricio Macri y María Eugenia Vidal. El otro sería la Ciudad Autónoma de Buenos Aires con Horacio Rodríguez Larreta.

Con el objetivo de llegar a la intendencia, el laboratorio electoral de Montenegro ya diseñó la primera etapa del camino octubre. Esta finalizará el 7 de septiembre, día en que comenzará oficialmente la campaña electoral. “Hasta ese día estaremos en baja intensidad”, confió una de las mentes que diseña los movimientos del diputado nacional. Por eso, esta primera semana Montenegro se dedicó a recorrer los barrios con bajo perfil y, sobre todo, motivar a su tropa después de su victoria pero también de las derrotas de los líderes del espacio. “Nos sorprendimos, estaban con muchas ganas”, confiaron desde el círculo del candidato.

En ese contexto, un dato les llamó la atención: en medio de las denuncias de fraude que se motorizaron -el propio Gobierno las desmintió- el comando electoral de Juntos por el Cambio ya recibió en las redes sociales 700 mensajes de interesados en fiscalizar el comicio en octubre. De todas maneras, no es una preocupación: cuando se revisaron los telegramas de las escuelas, sólo hallaron uno en los que no se habían registrado los votos de Macri. La fiscalización fue impecable.

Antes del 7 de septiembre, el laboratorio del PRO también espera avanzar en el acercamiento con Vilma Baragiola, la derrotada de las PASO. “Esta semana ya se integrarán las listas y de a poco nos iremos acercando”, confió el armador. Cerca de Montenegro están convencidos de que la mayor parte de los votos que obtuvo la concejal en las PASO se quedarán en Juntos por el Cambio. “La matemática nos da casi perfecta. Los votos que sacaron Mauricio y María Eugenia en la ciudad son casi los mismos que sacaron sumados Guillermo y Vilma. Los que faltan fueron a Arroyo”, analizaba el jueves al mediodía otro de los colaboradores cercanos de Montenegro. Y profundizaba: “Los radicales van a votar a Guillermo; es un voto muy alejado de Raverta”.

 

Mientras tanto, en la UCR aún cicatrizan las heridas de la derrota con Montenegro y evitan las frases de apoyo al candidato del PRO. Es que todavía perdura el malestar por las declaraciones del círculo cercano del diputado nacional hacia el centenario partido. El ninguneo hacia la UCR y, sobre todo, el contundente resultado de las primarias en la Nación y la Provincia hacen que “los boinas blancas” analicen qué harán en octubre.

Montenegro durante el Día del Niño.

Pulti en contacto con los vecinos.

En Acción Marplatense están convencidos de que el resultado de las PASO incrementó las posibilidades de Gustavo Pulti. Confían en que la contundente victoria del Frente de Todos provocará una enorme fuga de votos en Juntos por el Cambio. “Que los marplatenses elijan un gobierno que no va a estar alineado con la Provincia y la Nación sería ir a contramano de la ciudad”, analizan los armadores del ex intendente. Por eso están convencidos de que en Mar del Plata no habrá grieta. “La pelea electoral será con Raverta, Juntos por el Cambio es una alianza en descomposición, los radicales ya no se sienten identificados con el PRO”, reflexionan en el círculo cercano de Pulti.

Con esa hipótesis electoral, en Acción Marplatense creen que en octubre pelearán por volver a gobernar la ciudad. Por eso, en el búnker pultista se dedicaron en estos días a analizar los resultados circuito por circuito. “Perdimos 6.500 votos porque fueron nulos. La gente ponía la boleta completa y después le sumaba la nuestra. Eso ya no va a pasar en octubre, así que arrancamos con 20 puntos”, dice uno de los hombres de confianza del ex intendente.

 

Con el paso de los días, Pulti reforzará sus propuestas para la ciudad, incrementará su recorrida por los barrios e intensificará las reuniones con la industria y el comercio. “La elección nacional y provincial ya está definida. Ahora los marplatenses van a votar por un intendente y ya saben que pueden confiar en Gustavo”, repite uno de sus armadores. Y cuenta: “El 99% de la campaña será resaltar el proyecto marplatense, las propuestas concretas para la ciudad y la experiencia del equipo de trabajo”.

Arroyo sufrió un fuerte revés en las urnas.

Arroyo sufrió un fuerte revés en las urnas.

En una mesa de un café céntrico, dos armadores de diferentes espacios políticos se reían a carcajadas. ¿El motivo? Los pronósticos electorales que hacían desde el arroyismo sobre las PASO. Es que los dos interlocutores se habían cruzado el día anterior con dos funcionarios del gabinete del intendente por vías separadas. Como un mantra, les repitieron: “Estamos en los 19 puntos y en octubre vamos a seguir creciendo”. “Estaban convencidos, eso es lo peor”, razonaban, atónitos, los dos interlocutores que no podían creer el alejamiento con la realidad del oficialismo local. El 5% conseguido en las urnas ya los debe haber notificado de la opinión de los marplatenses.

La primera reacción del jefe comunal fue decir que él iba a diseñar la estrategia de cara a octubre. “Que salgan los funcionarios a decir lo que hicimos”, pidió. Pero se encontró con un problema que no es nuevo: medio gabinete ya no le responde porque está bajo el comando de campaña de Montenegro.

 

La nueva estrategia estaría orientada a que las redes sociales sepan canalizar las tareas de las distintas dependencias municipales. Es que no habría una comunicación muy fluida entre las secretarías y el área de prensa municipal, por lo que la nueva subsecretaria de Comunicación, Alicia Lungarzo, tendrá la misión de transmitir las buenas noticias del gobierno de Arroyo.

 

Las fallas no son nuevas y siguen ocurriendo. La semana pasada trascendió un proyecto para crear una “guardia urbana”. “Es inentendible, están a cuatro meses de irse y vienen con esto”, se sorprendía un concejal radical. La cierto es que poco se explicó oficialmente sobre el objetivo de esa guardia. Por eso el bloque radical presentó un pedido de informes para que el Ejecutivo indique con precisión cuántos agentes ingresaron para el programa, bajo qué modalidad están siendo capacitados y si se compraron vehículos.

 

Lo que sigue sin resolverse es lo que ocurrirá con Germán Stirnemann, el director de Haberes trasladado por el intendente al Emder. Un fallo de un juez de Necochea obligó a Arroyo a restituirlo, pero no habría convencido ni siquiera al beneficiado, porque dispone reincorporarlo como jefe de división, dos categorías por debajo de la de director. Por el momento, Stirnemann sigue en el Emder y el Concejo Deliberante le solicitó a Arroyo que “proceda en forma inmediata a reponer en el cargo de director de Liquidación y Control de Haberes al contador Germán Stirnemann, revirtiendo el acto administrativo mediante el cual se produjo el infundado desplazamiento”.

 

Volponi

Cortitas y al pie: El concejal Guillermo Volponi (PRO) tomó notoriedad en las últimas horas en Twitter. Es porque anunció que jugadores de rugby de todo el país fiscalizarán para el Gobierno las elecciones generales del 27 de octubre // El edil definió a la convocatoria como una “cruzada nacional del rugby contra el fraude // La imagen que ilustra el insólito anuncio es una caricatura de dos hombres fornidos con vestimenta rugbier observando cómo una señora mayor de edad coloca, sonriente, un voto en la urna // Las repercusiones no tardaron en llegar. “Me dicen que jugadores de rugby de todo el país armaron una cruzada para cuidar las urnas en octubre y evitar el fraude en las elecciones nacionales. Lo único que espero es que no fajen a ningún pibito en la fila ni quieran manosear a nadie en el cuarto oscuro”, lanzó un usuario. “Ahora los rugbiers tienen el poder de Gendarmería”, deslizó otra // El que salió fuerte al cruce fue el presidente de Acción Marplatense, Martín Aiello. “Qué bueno hubiera sido convocar la fuerza del talento para defender a Mar del Plata de la improvisación y el atraso”, disparó.