La Capital - Logo

× El País El Mundo Cultura Tecnología Gastronomía Salud Interés General La Ciudad Deportes Arte y Espectáculos Policiales Cartelera Fotos de Familia Clasificados Fúnebres
La Ciudad 14 de enero de 2020

La construcción espera gestos del Gobierno para repuntar la actividad

El Centro de Constructores, el Colegio de Técnicos y la Uocra advierten que la actividad "continúa parada" pero mantienen buenas expectativas para el 2020. Demandan una política de créditos y exenciones impositivas para alentar a la industria y el trabajo.

Los sectores que conforman a la industria de la construcción en Mar del Plata y la zona iniciaron el 2020 con casi la misma incertidumbre y preocupación con la que cerraron el 2019, luego de un año “muy difícil” para la actividad, con una abrupta caída de las inversiones y por ende del trabajo generado alrededor.

El impulso de una política de créditos, tanto para la clase media como para grandes inversores, constituye uno de los grandes reclamos del rubro no solo desde ahora, sino hace tiempo.  Y es en ese sentido, junto a la especulación por el desarrollo de la obra pública que tendrá la nueva gestión local, provincial y nacional de gobierno, que la industria marplatense de la construcción se mantiene expectante, a la espera de que terminen de definirse los presupuestos para el 2020.

“Seguimos en la incertidumbre”, indicó a LA CAPITAL el presidente del Centro de Constructores y Anexos de la ciudad, Leonardo Tamburini. La entidad viene sosteniendo hace tiempo que la construcción “está muy parada”, pero el cambio de gobierno trajo cierto optimismo en este sentido y hoy “las expectativas son levemente mejores”.

Tamburini planteó que la incertidumbre política y económica del año pasado mermó, pero al mismo tiempo se mantiene porque “no está del todo claro qué es lo que va a pasar y para dónde vamos”, aunque advirtió que si al igual que en el blanqueo de capitales dispuesto en 2016, se tomara una medida similar que permita restituir fondos al país, estos podrían volcarse a la construcción y a la industria que rodea a la actividad, considerado la capacidad del sector de resguardar el capital: el ladrillo sigue siendo un gran ahorro.

“Hay que reconquistar al sector de clase media que podría invertir para volver a poner en marcha la actividad”, planteó el presidente del Centro de Constructores y remarcó en ese sentido que resulta central establecer una política de créditos a través del Estado nacional y provincial, como así también “no agregar más impuestos” sino promover exenciones impositivas que den impulso.

Su expectativa personal y la de la entidad que representa, es que las mejoras empiecen a verse a partir de la segunda mitad del 2020, con la política del nuevo gobierno “más asentada”, aunque advirtió que “va a llevar tiempo recuperar” al sector.

“Hay un poco más de demanda”

En el Colegio de Técnicos Distrito 5 comparten la mirada. Persiste cierta preocupación y la baja en la cantidad de visados de obra, pero “las expectativas son buenas para lo que viene”, aventuró el presidente Martín Carrasco.
El Colegio detecta algunas “señales positivas” desde fines del 2019, pero todavía no hablan de una reactivación ni mucho menos.

La institución, que visa las pequeñas y medianas obras que se realizan -en conjunto con la Municipalidad de General Pueyrredon y EDEA, Camuzzi y Obras Sanitarias según el caso-, sintió “un aumento en la demanda de visados” recién a fines del año pasado. En verano esa tendencia baja, pero la expectativa es que “crezca a partir de marzo”.

“En 2019 visamos un 20% menos que en el 2018. No hubo ni un solo mes mejor que el 2018. Si bien sólo pasaron unos pocos días del 2020, haciendo la proyección tendríamos un enero mejor que el del 2018”, auguró Carrasco en función de los datos extraídos de los relevamientos más recientes hechos en las delegaciones más grandes del distrito, como Mar del Plata, Tandil y el Partido de la Costa.

“Sentimos más demanda, pero nosotros trabajamos fundamentalmente con el sector medio y hay que esperar para ver qué sucede, cómo se va dando el año y si la gente se decide a hacer algunas reformas y ampliaciones”, indicó el presidente del Colegio.

“No hay obra pública”

La caída de la inversión en la construcción repercutió sin dudas en los puestos de trabajo que se generan alrededor de la industria. En ese sentido, desde la Unión Obrera de la Construcción de la República Argentina (Uocra) son menos optimistas e incluso más críticos del presente.

“Estamos preocupados, esperanzados pero preocupados a la vez. No tenemos novedades de ningún plan de obras. Estuvimos reunidos con Jorge González (secretario de Obras del Municipio) y vemos que el presupuesto 2020 para obra pública es ínfimo, no mueve el amperímetro; no hay obra pública y tampoco están definidos los presupuestos de Nación ni de Provincia”, indicó el secretario general del gremio, César Trujillo.

En la región, la mayoría de las obras públicas están “paralizadas” aunque con promesas de poder concluirlas a mediano plazo. “Vemos buenas intenciones en la gestión, están trabajando, pero hay mucho bacheo pendiente, alumbrado, trabajos en escuelas municipales y más obras que se podrían encarar para generar trabajo, pero hay que ver el presupuesto”, comentó el dirigente.

También está prevista en la región la continuidad de la obra del cableado de alta tensión entre Bahía Blanca y Villa Gesell, que genera 400 puestos de trabajo.

Mientras tanto, sin embargo, la falta de trabajo sigue golpeando a la industria. “En verano muchos compañeros se las rebuscan haciendo otras cosas; trabajando como mozos o donde pueden, pero en marzo se nos viene encima el problema otra vez”, anticipó Trujillo, quien en los próximos días mantendrá una reunión con las autoridades del Ministerio de Obras Públicas de la Provincia de Buenos Aires y además aspira a tener un encuentro con la ministra de Trabajo bonaerense, Mara Ruiz Malec, para plantearle las dificultades del sector.

“Estamos viviendo gracias a la poca inversión privada, pero también en los nuevos edificios en vez de tener a 20 compañeros como haría falta tienen 10 o menos. Es importante hablar del hambre y tomar medidas que beneficien a las organizaciones sociales, pero nosotros también somos laburantes, tenemos muchos desocupados y algo hay que hacer; seguimos preocupados y con incertidumbre”, agregó Trujillo.

“La obra del Gasoducto
está totalmente parada”

A la altura de Las Armas, la “mega obra” del Gasoducto de la Costa, que venía avanzando a buen ritmo hasta el año pasado, “se paralizó a fines del 2019” y desde ahí no volvió a ponerse en marcha, advirtió la Uocra.

“Estamos en contacto todos los días y está totalmente parada la obra. Les deben cinco ajustes a la empresa y no hay novedades de un equipamiento muy costoso (cerca de 700.000 dólares) que falta para continuar, lo que hace que 75 compañeros de Maipú y Las Armas se queden sin trabajo”, explicó el secretario general de la Uocra, César Trujillo.

El dirigente reconoció que “no hay certezas” en torno a la continuación de esta obra que “es fundamental para la energía que falta”, no sólo para Mar del Plata sino para toda la costa atlántica bonaerense.