La Capital - Logo

× El País El Mundo Cultura Tecnología Gastronomía Salud Interés General La Ciudad Deportes Arte y Espectáculos Policiales Cartelera Fotos de Familia Clasificados Fúnebres
La Ciudad 4 de octubre de 2018

La empleada que denunció a Mourelle aseguró que se siente “amenazada”

Daiana Siano (37) habló por primera vez y contó lo que sucedió tras decidir denunciar al funcionario por acoso. Se mostró con miedo de sufrir represalias y cuestionó la actitud del intendente Arroyo. "Él sabe que es verdad", señaló.

Daiana Siano (37), la empleada municipal que denunció por acoso laboral al secretario de Hacienda, Hernán Mourelle, llegó a la comisión de Derechos Humanos del Concejo Deliberante del brazo de su madre. Detrás de ellas acompañaban de cerca la secretaria de género del Sindicato de Trabajadores Municipales (STM), María de los Ángeles Irazabal, y la secretaria adjunta de la CGT, Adriana Donzelli. A unos pasos, delegadas de la Dirección de la Mujer se disponían a oficiar de apoyo en una jornada que sabían que no iba a ser fácil.

Por primera vez desde conocida la denuncia penal que realizó en la Fiscalía N°4, el pasado 27 de agosto, Daiana juntó fuerzas para mostrarse en público y contar las razones que, asegura, la llevaron a no sólo sufrir situaciones de estrés por “acoso laboral”, sino también a ser trasladada “de manera arbitraria” a la Dirección de la Mujer, relevándola así de su puesto en el área de Protocolo y Ceremonial, donde se desempeñaba desde 2017 tras trabajar siete años en áreas sociales de la comuna.

Clara y precisa, Daiana señaló, una a una, las razones por las que decidía exponerse públicamente. Se quebró solo en una oportunidad, cuando hacía mención a sus dos hijos varones, de 18 y 20 años, y a su madre.

“Decidí denunciar primero por mi misma y, segundo, por cualquier otra persona que puede estar pasando por lo mismo”, señaló al iniciar. También agregó, decepcionada, que la ausencia de acciones a nivel administrativo por parte del intendente Carlos Arroyo, sumado a la decisión de trasladarla de área, terminaron por empujarla a llevar la denuncia al ámbito que había estado evitando: el ámbito mediático.

“Quería ver cuáles eran las actuaciones que se tomaban, pero ni siquiera un sumario administrativo tiene esta persona. Ni siquiera para ver qué pasó con el pedido que el intendente firmó dos veces y esta persona pasó por alto”, señaló, a modo de reproche.

Vale destacar que Mourelle fue denunciado por Daiana en la Justicia por haberle dirigido durante meses “comentarios fuera de lugar, siempre relacionados con un interés sexual” en un contexto en el cual ella venía reclamando el cobro de una bonificación por disponibilidad, cuyo pago debía ser autorizado por el propio funcionario. En su intervención en la comisión del Concejo ella misma aclaró que dicho pago había sido incluso firmado en dos oportunidades por el propio intendente Arroyo.

DECLARACIONHCD01

“No sé hasta donde puede llegar”

Pese a encontrarse rodeada de dirigentes y concejales que manifestaban su rotundo apoyo, Daiana reconoció que existen momento en los que se siente “desprotegida”, sobre todo por la falta de herramientas con las que se encontró a la hora de hacer la denuncia y al enfrentar las decisiones que el Ejecutivo tomó después.

“Me cambiaron de área arbitrariamente; me enteré por los medios, yo no recibí la notificación, tuve que venir a notificarme yo porque supuestamente me notificaron a mi domicilio, pero no sé quién firmó porque yo no la recibí. Nadie me llamó, nadie me preguntó nada”, indicó y aseguró que la medida es una muestra más de la “impunidad” del secretario.

También aclaró que siente “miedo” y contó que se vio obligada a cerrar su cuenta de Facebook tras recibir tres notificaciones por intentos de ingreso desde direcciones IP que ella desconocía.

“La verdad es que se siente uno bastante amenazado y en peligro. Más allá de lo laboral, ¿no?, porque si nos estamos manejando con esta impunidad, no lo sé hasta dónde puede llegar”, señaló.

En varias oportunidades, y ante el silencio con el que los presentes en la sala de comisiones la escuchaban, invitó a hacerles preguntas. “Pueden preguntarme lo que quieran porque lo que estoy diciendo es la verdad”, dijo y agregó: “Mi denuncia es genuina y con la verdad voy a llegar hasta donde sea necesario”.

El fantasma del poder

El fantasma del “poder” estuvo presente en casi la totalidad del discurso de Daiana, quien incluso aseguró que fue advertida por empleados cercanos al funcionario para que no hiciera la denuncia.

“Me cuestioné mucho antes de hacer la denuncia, no porque no fuera verdad sino porque sabía que me enfrentaba a lago que nunca me había pasado antes en mi vida. Sobre todo por la persona a la que estaba denunciando. Una persona, que trabaja en secretaria privada, me dijo que él era una persona de mucho poder”, señaló y agregó, contundente: “Pero el poder sobre mí lo tiene hasta donde yo se lo dé”.

Hernán Mourelle.

Hernán Mourelle.

Además recordó una situación que se dio cuando, a mediados de año y antes de realizar la denuncia en la fiscalía, se presentó en Defensoría del Pueblo municipal y presentó lo que venía sucediendo.

“La Defensoría le envió una nota al secretario de Hacienda. A los  pocos días me dijeron que, si seguía molestando, me iban a mandar a (las delegaciones de) Batán o al Puerto”, dijo, prefiriendo no dar nombres.

Sobre la respuesta que decidió dar el intendente Arroyo, trasladar a Daiana a otra secretaría, la mujer se mostró decepcionada. “El intendente sabe que es verdad y me pone triste (su postura)”, señaló.

Ya en diálogo con LA CAPITAL, Daiana ratificó lo mencionado en su denuncia. “Nunca se dirigía hacia mi persona hablándome de trabajo, siempre diciéndome alguna cuestión respecto a mi supuesta belleza, o que dejara a mi novio y me vaya con él”, señaló.

“Ante el reclamo laboral me decía: ‘esas cosas las prometo fuera de acá o que en otro ámbito él me daba lo que quería'”, afirmó la mujer, quien también sostuvo que en alguna ocasión el Secretario se acercó a su oficina para “hablarme mal de mi pareja y para pedirme que esté con él de manera muy babosa”.

Tras ocho años de trabajo en la comuna, Daiana no puede creer lo que está viviendo. “Es una situación que nadie quiere pasar. Hay días que estoy bien, otros que estoy angustiada y otros en los que estoy muy estresada y con miedo”, señaló.