La Capital - Logo

× El País El Mundo Cultura Tecnología Gastronomía Salud Interés General La Ciudad Deportes Arte y Espectáculos Policiales Cartelera Fotos de Familia Clasificados Fúnebres
Policiales 8 de mayo de 2017

La historia detrás de la madrugada de terror: droga, un acribillado y una venganza mortal

El asesinato de Matías Moyano, ocurrido el 30 de abril, fue el disparador de la brutal batalla ocurrida en la madrugada de este lunes.

Foto: Pablo Funes (@dronmardelplata) para LA CAPITAL.

La historia detrás de la sangrienta batalla ocurrida este lunes en el límite entre los barrios General Pueyrredon y El Martillo está escrita con droga, sangre y muerte.

Hasta ahora, tres de sus protagonistas están muertos.  Nelson Alderete (25) fue acribillado, quemado y decapitado. Antes de ser asesinado mató a Francisco Cháves (15) y  Brian Falcato (17). No sólo eso: también hirió de gravedad a Lautaro Olivera (pelea por su vida en el Hospital Interzonal de Agudos). La lista de heridos también la integra José Heredia, quien fue apuñalado cuando se encontraba junto a Alderete.

Francisco Chávez, el adolescente de 15 años fallecido en el HIGA.

Francisco Chávez, el adolescente de 15 años fallecido en el HIGA.

Detrás de ellos se esconde una historia de violencia, rumores y venganzas mortales.

La batalla ocurrida en los barrios General Pueyrredon y El Martillo comenzó a gestarse  el 30 de abril cuando fue asesinado Matías Moyano (31). Ese día, Moyano salió como todos los domingos de la cárcel de Batán para gozar de su régimen de salidas transitorias. Iba en moto junto a su novia. En esas circunstancias, fue acribillado de cuatro balazos. “Un hombre que iba en otra moto se puso al lado y lo fusiló”, comentó un investigador. Su crimen estaría vinculado a la venta de droga.

La casa donde encontraron a Alderete.

La casa donde encontraron a Alderete.

El asesinato de Moyano generó una ola de versiones en los barrios General Pueyrredon y El Martillo sobre el autor de su ejecución . Su muerte afectó a Alderete: los dos habían nacido en Termas de Río Hondo y habían llegado juntos a Mar del Plata. Era su mejor amigo.

Conocedor de los rumores del barrio y de las internas que mantenía Moyano, Alderete planeó una venganza sobre los que creía autores del crimen de su amigo. El domingo a la noche esperó paciente en la esquina de Sicilia y Vidal. En un momento, Mariano Lescano (18) – uno de los apuntados por el asesinato- pasó manejando en su Volskwagen Gol Trend Negro. Cháves iba como acompañante.  Al verlo, no dudó: disparó contra el auto en varias oportunidades. Una de las balas hirió en la cabeza al adolescente de 15 años. Luego de cometer el ataque, Alderete escapó.

Lescano al ver a Cháves gravemente herido lo llevó de urgencia al Hospital Interzonal de Agudos, donde lo dejó en la guardia.  A partir de ahí se puso en marcha otra venganza que se desarrolló la madrugada de este lunes.

Foto: Pablo Funes (@dronmardelplata) para LA CAPITAL.

Foto: Pablo Funes (@dronmardelplata) para LA CAPITAL.

Falcato y Olivera quisieron vengar el ataque del adolescente y fueron a buscar a Alderete a su vivienda. Ahí se produjo otro feroz tiroteo que terminó con los dos jóvenes baleados e internados. Poco después, Chaves y Falcato murieron. Olivera aún pelea por su vida.

Enterados de las nuevas víctimas, amigos de Chaves, Falcato y Olivera decidieron volver a buscar a Alderete. Fueron en camionetas y cercaron el barrio. Lo encontraron en una casa ubicada en Sicilia al 7200. Estaba junto a su novia. Allí se produjo otro enfrentamiento y Alderete pudo escaparse y esconderse en una casa cercana. Pero lo encontraron y lo ejecutaron. Las versiones preliminares de los vecinos indican que fue decapitado y prendido fuego. Luego lo tiraron en el medio de la calle. “Hubo que taparlo con chapas porque los perros se lo comían. Fueron siete horas de un tiroteo infernal”, comentó la vecina. Los resultados de la autopsia develarán la forma en que lo mataron. Además en esa vivienda fue apuñalado Heredia.

En el medio de los enfrentamientos para cercar a Alderete, los amigos de las otras víctimas cercaron las calles con autos. Los usaron como barricadas para que la policía no pudiera pasar. Un patrullero que intentó acercarse fue baleado. “Nadie podía entrar. Nosotros tuvimos que apagar la casa que había sido prendida fuego”, relató la vecina.

Horas después, finalmente la policía pudo ingresar a la zona y la fiscal María Isabel Sánchez tomó intervención en el caso. En principio, los crímenes de Falcato y Cháves no serán  investigados ya que su autor, Alderete, está muerto por lo que la acción penal quedó extinguida. En cambio, los acusados de haberlo decapitado y prender fuego su cuerpo aún están prófugos. Según pudo confirmar LA CAPITAL  están siendo intensamente buscados por la Policía y en las próximas horas podrían efectuarse algunas detenciones.