3 de enero de 2019
Comentarios

La hora de definir “el modelo argentino”

Gustavo Alvarez acepta que éste es el momento. El entrenador de Aldosivi dice que es fundamental "la coherencia" entre el trabajo de los clubes y las selecciones. "Así se refundó el fútbol alemán", apunta.

"El argentino tiene que ser un modelo de juego de un equipo que debe tener la pelota y atacar", asegura Gustavo Alvarez en la charla con LA CAPITAL. La tenencia, más allá de los pizarrones y la tácticas, que valora mucho.

Por Vito Amalfitano

Ya hoy arranca la vorágine del trabajo día a día, metido al 100% con Aldosivi. Ya igual Gustavo Alvarez diseña esa tarea en su oficina en el predio del club junto a la Reserva Forestal. Pero en la tranquilidad de la charla con LA CAPITAL se permite soltar para hablar del futuro del fútbol argentino. A partir de su respuesta sobre el buen nivel que percibe en la Superliga…

-Hablaste de una mejora en el fútbol argentino… ¿Es esta la oportunidad para que de una vez por todas haya una escuela integral, que baje de la Selección a los clubes y viceversa? Que se imponga un estilo, una idea…
-Estás hablando de coherencia… Lo podemos sintetizar en una palabra, ¿verdad?

-Exactamente.
-Así se refundó el fútbol alemán…

-Y el español…
-Así Islandia llegó a un Mundial… Es sentido común. A nivel club vos tenés que desarrollar un modelo institucional. El entrenador del primer equipo y el coordinador de inferiores son simples ejecutores. Acá en Aldosivi lo estamos consiguiendo. Pero sacá a Aldosivi… Se debe diseñar un modelo de juego. “Nosotros para el fútbol argentino queremos esto”. Para jugar de esta forma necesitamos tal y tal característica en los defensores, tal y tal característica en los volantes, en los delanteros. Después viene el sistema. La forma en que se pare el equipo. Lo más importante es tener claro el modelo de juego, ejecutarlo, y formar a los futbolistas en función de ese modelo. Un país tan futbolero, con tanta tradición e historia como este, se tiene que hacer respetar con su idiosincrasia. No podés instalar en Argentina un modelo de juego que no coincida con su historia. Condiciéndose con su historia y adaptado a la modernidad, tenemos que definir qué tipo de jugadores vamos a formar en cada puesto. Desde las selecciones juveniles. Pero esos jugadores van a llegar desde los clubes. Los coordinadores de inferiores de los clubes deben saber el modelo institucional de la Asociación del Fútbol Argentino. Estamos hablando de coherencia y de objetivos comunes por encima de los individuales. Y en Argentina eso históricamente fue difícil. Es un sueño. Sería muy bueno que se concrete. Nosotros, todos quienes estamos en el fútbol, deberíamos aportar para no seguir deambulando en la evaluación de 44 proyectos presentados a una Comisión Normalizadora, por ejemplo. Se debe hacer al revés. Los proyectos tienen que ser institucionales y los 44 candidatos a entrenadores deben ser ejecutores de ese proyecto, con un perfil coincidente.

-Tiene que haber cabezas sabias para diseñar ese proyecto institucional…
-Sí, como en los clubes está el director deportivo o manager. Todo lo que se haga en el campo debe responder a una cabeza.

-¿Cómo definirías ese modelo argentino?
-Tiene que ser un modelo de juego de un equipo que debe tener la pelota y atacar. Que debe ser protagonista. Claro que con un equilibrio entre recuperadores y hábiles. Argentina tiene todo el bagaje de futbolistas para elegir. Tiene que haber una coincidencia en los clubes entre las categorías formativas y competitivas y que respondan a ese modelo. Y con paciencia para sostener ese proyecto en el tiempo. Así lo hizo Alemania, y así le fue…

Subir