La Capital - Logo

× El País El Mundo La Zona Cultura Tecnología Gastronomía Salud Interés General La Ciudad Deportes Arte y Espectáculos Policiales Cartelera Fotos de Familia Clasificados Fúnebres
Opinión 11 de octubre de 2020

Las personas mayores y el aislamiento social

por Silvana Pianciola (*)

 

Durante estos 7 meses de aislamiento las personas mayores son el grupo que presenta mayor vulnerabilidad. Observamos que ya sea que estén en sus propios hogares o institucionalizados en este tiempo han tenido que atravesar diferentes dificultades.

Las personas mayores institucionalizadas están con la amenaza constante de los contagios y los que viven en sus hogares han estado conviviendo con el fantasma de la soledad.

Las personas mayores en sus hogares buscan diferentes recursos para afrontar esta situación: contacto con familiares, cursos y hasta consultas médicas bajo modalidad virtual. Esta ha sido la forma de adaptarse a la nueva realidad que les toca vivir.

También vemos como las personas mayores siguen realizando su vida cotidiana con actividades o hobbies que sean significativos para ellos y de esta manera tratar de atravesar estos meses de la mejor manera posible sin caer en la enfermedad ya sea física o mental. En estos tiempos, en todas las personas aparecen diferentes manifestaciones o síntomas que nos demuestran que estamos atravesando momentos difíciles y que no es la normalidad en la que vivíamos antes de la pandemia, algo ha cambiado y se ha modificado en nuestras rutinas diarias.

Es importante que las personas mayores tengan el sostén de sus familiares, amigos,vecinos… Que sigan manteniendo los vínculos afectivos para que tengan presente que ante cualquier dificultad cuentan con el apoyo de estos. Una buena estrategia para conectarse con los otros es el “hacer por los otros”. Esto nos mantiene activos y nos permite relacionarnos desde otro lugar, desde la empatía. Un ejemplo de esto es que en la actualidad escuchamos cómo los abuelos se conectan con sus nietos, les preparan comidas, les tejen ropa, los ayudan con las tareas escolares… Esto hace que aunque no los puedan ver personalmente puedan estar presentes en la vida de sus nietos de una manera positiva y significativa, fortaleciendo los vínculos desde los afectos.

 

(*) Licenciada. MP 47408. Presidente AGYG MDP.