La Capital - Logo

× El País El Mundo Cultura Tecnología Gastronomía Salud Interés General La Ciudad Deportes Arte y Espectáculos Policiales Cartelera Fotos de Familia Clasificados Fúnebres
La Ciudad 3 de abril de 2020

La venta de combustible cayó un 90 por ciento: “La cadena de pago está rota”

Con el inicio de la cuarentena, el sector sufrió un brusco descenso en los ingresos. Pidieron ser incluidos en el paquete de medidas paleativas lanzado por el gobierno nacional. "La situación es extrema", aseguran desde la cámara.

Desde el sector de los expendedores de combustible acompañan la extensión de la cuarentena, pero se mostraron preocupados por “la inacción” del gobierno nacional para “asistir una actividad considerada esencial”. Además, denunciaron que en la actual situación no llegan “ni a cubrir los costos operativos mínimos”. Y aseguraron: “La situación de las estaciones de servicio es extrema”.

La Confederación de Entidades de Hidrocarburos (Cecha), que integra la mesa “Expendedores Unidos” junto a Fecra, Cegnc, AES, y Aoypf, y representan a más de 4800 estaciones de servicio que generan unos 60 mil empleos en todo el país, expresaron su preocupación por la situación “crítica” que atraviesa este sector.
Al ser catalogado como “esencial” para el funcionamiento del país, en el marco de la pandemia por el Coronavirus, opera de manera normal para garantizar el abastecimiento de otros servicios eximidos del aislamiento, pero con caídas calculadas en “un 90 por ciento” en sus ingresos y, además, “sin llegar a cubrir los costos operativos”.

Complicaciones

A esa situación se le suman las versiones del Decreto de Necesidad y Urgencia (DNU) que estaría redactando el Gobierno Nacional, llamado “Emergencia al Trabajo y la Producción” donde se “nos excluye de la posibilidad de percepción de seguros de desempleo y reducción de cargas patronales destinado a los sectores más afectados por la restricción de circulación”, advirtió el presidente de Cecha, Gabriel Bornoroni. Y agregó: “Tenemos un gran sentido de la responsabilidad pero necesitamos un gesto del gobierno. Es necesario entender que sin las estaciones de servicio los camiones, ambulancias y autos del sistema de salud no podrían cumplir con sus servicios esenciales”.
Sin embargo destacó: “al igual que el resto de las pymes, esto nos pone en una situación crítica. Hay muchas estaciones que están en rojo”.

Asimismo, aseveró que en el borrador del proyecto observó “la exclusión del sector de todo beneficio relacionado con las cargas patronales e impositivas al tratarse de actividades y servicios declarados esenciales y que se encuentran exceptuados del cumplimiento del Aislamiento Social, Preventivo y Obligatorio (ASPO)”. También indicó que se excluye del beneficio de “postergación de los vencimientos para el pago de las contribuciones patronales al Sistema Integrado Previsional Argentino y de la percepción del Programa REPRO Asistencia por la Emergencia Sanitaria”.

despacho 01

También enviaron una nota al ministerio de Trabajo de la Nación asegurando que “necesitamos que desde el gobierno entiendan que tenemos que trabajar juntos para luchar contra la pandemia, pero también para garantizar la supervivencia de las estaciones de servicio. No es que estemos ´ganando menos´, sino que ni siquiera vamos a poder sostenernos como actividad”.

 

“Esto es una calamidad, la cadena
de pago está completamente rota”
El integrante de la Cámara de Expendedores de Combustible de Mar del Plata y Zona (Cecomyz), Patricio Delfino, calificó a la caída en las ventas en el sector como “calamitosa” y consideró a la situación como “atípica y nunca vista antes”.

La entidad, que nuclea a 80 estaciones de servicios de la ciudad, consideró que “el derrumbe en las ventas nunca se vio antes” y los volúmenes varían de acuerdo a la zona geográfica en la que está ubicado el comercio, siendo las del centro las más afectadas.

“Cada estación tiene su particularidad, las del centro de la ciudad son las más castigadas porque en esa zona se cumple más rígidamente la cuarentena”, aclaró.

En tanto, en la periferia todavía se registra “un poco más de movimiento por el transporte de carga”. Los descensos, en las estaciones del centro, ronda “el 90 por ciento y en las de la periferia entre el 75 y 80 por ciento”.
“Esto es una calamidad, la cadena de pagos está completamente rota y estamos llenos de cheques rechazados. Lo económico también importa, porque las consecuencias serán mucha pobreza”, contó.

En ese sentido, reclamó “flexibilidad” en el aislamiento obligatorio “obviamente, con gente que sepa, porque tenemos que buscar algún tipo de equilibrio en una situación desvastadora”.