La Capital - Logo

× El País El Mundo Cultura Tecnología Gastronomía Salud Interés General La Ciudad Deportes Arte y Espectáculos Policiales Cartelera Fotos de Familia Clasificados Fúnebres
Policiales 12 de junio de 2019

Le roban el celular con las fotos de su hijo muerto y ofrece recompensa

Mónica Jenkins tenía en su Iphone las últimas fotos y los audios de Francisco Murcia, el joven que falleció en un accidente de moto el 13 de octubre de 2018. También aseguró tener "documentación importante".

A Mónica Jenkins, la madre de Francisco Murcia, un joven que falleció en un brutal accidente vial el 31 de octubre de 2018, le robaron el celular con las últimas fotos y audios de su hijo, por lo que ofreció una recompensa para poder recuperarlo.

“Si a alguien le ofrecen vender un Iphone 7 dorado por favor comprenlo que yo les pago el doble de lo que sale, tengo documentación muy importante para mi, y todas las fotos de mi hijo muerto y sus últimos audios. Ya nunca mas voy a poder escuchar su voz“, escribió la mujer y agregó un número al que pueden comunicarse aquellos que tengan información sobre el aparato: “153023703 llamen a este numero por favor si lo encuentran”. 

monica

De acuerdo a la reconstrucción del caso, el accidente que terminó con la vida de Murcia (33) y su acompañante Pablo Augusto Pereira (38) ocurrió en horas de la madrugada del miércoles 31 de octubre pasado en el cruce de Constitución y Roldán.

La motocicleta en la que iban Murcia y Pereira bajaba la velocidad al llegar al semáforo cuando una camioneta marca Chevrolet Spin la impacto a toda velocidad desde atrás.

Los dos ocupantes del rodado menor murieron: Murcia al instante y Pereira horas después, en el HIGA. En tanto, el conductor del vehículo de mayor tamaño continuó su marcha casi dos cuadras y cuando logró detenerla salió corriendo hacia una estación de servicio ubicada en el cruce de las avenidas Constitución y Carlos Tejedor, donde se refugió.

Hasta ese lugar llegó la policía en busca de identificarlo. En medio de una visible crisis de nervios, el hombre se tomó a golpes con los uniformados y hasta quiso robarle el arma reglamentaria a uno de ellos. Finalmente, lo redujeron y supieron que era Santiago Aquino, cuya madre había llamado momentos antes al 911 para denunciar su violenta salida de la casa en la que vivían ambos.