La Capital - Logo

× El País El Mundo Cultura Tecnología Gastronomía Salud Interés General La Ciudad Deportes Arte y Espectáculos Policiales Cartelera Fotos de Familia Clasificados Fúnebres
Deportes 11 de junio de 2019

Liberar a Messi

por Vito Amalfitano

El fútbol siempre da revancha. Una frase concluyente que no siempre tiene su correlato en la realidad. Brasil buscará revancha en su propia casa tras la afrenta sufrida en su Mundial. Pero, en realidad, más que desquite suena a consuelo. Nada podrá borrar el 1-7 ante Alemania de Belo Horizonte.

No obstante, por aquella circunstancia, Brasil es supuestamente el equipo con más obligaciones en esta Copa América. Pero la de Argentina es la única Selección con una estrella excluyente. La presencia de Lionel Messi contrasta con la gran ausencia de Neymar. Eso le genera responsabilidades extras.

El desafío, esta vez, para no repetir errores del pasado, es que la Selección encuentre la idea y la estructura para liberar de esas presiones a Messi. Que el funcionamiento y la generación de juego le quiten algunas de esas obligaciones implícitas por su presencia y lo que significa para esta Copa.

Argentina debe ser protagonista porque tiene a Messi. Está claro. Pero a su vez Argentina debe liberar de presiones a Lío. No es conductor, no es líder, ya está visto. Creerlo y hacérselo creer fue nocivo para la Selección. Su ubicación, por lo que parece, como media punta detrás de Agüero y por delante de una línea de cuatro volantes, apunta a darle más vuelo. Nadie, de todos modos, podrá encasillar a Messi. Pero sí prepararle una red de contención y generación de juego para que no tenga que cargar con todas las mochilas.

El formato que ahora ensayó Scaloni, con Lo Celso como un primer generador de juego por derecha, más cerca de Messi, y con Leandro Paredes como volante interno pero más suelto y más adelantado que Guido Rodríguez para enlazar en al salida, apuntan a esa liberación de Lío.

En Salvador, ante Colombia, se verá el primer indicio de esa idea. Si finalmente se concreta en la práctica.

La llegada de Menotti como el sabio que pueden escuchar el entrenador y los jugadores es un plus que debe ser aprovechado con visión de futuro.

Es cierto que estamos esperando con ansiedad la foto de Lío levantando una Copa, y que la vuelta olímpica en el Maracaná que se negó por poco en 2014 es la imagen ideal que todos esperamos. Pero no debemos dejar de pensar que Brasil debe tomarse como un punto de partida y no de llegada.