La Capital - Logo

× El País El Mundo La Zona Cultura Tecnología Gastronomía Salud Interés General La Ciudad Deportes Arte y Espectáculos Policiales Cartelera Fotos de Familia Clasificados Fúnebres
Deportes 6 de mayo de 2020

La pesca deportiva ya tiene vía libre oficial en Pinamar

Luego de la decisión adoptada en Bahía San Blas, localidad que hizo punta en la provincia de Buenos Aires, ahora Pinamar también permitió oficialmente la práctica de la pesca deportiva. En efecto, a través de un decreto firmado por el intendente Martín Yeza, desde el lunes los pescadores deportivos pudieron volcarse “legalmente” a la costa, registrándose buenas capturas de corvinas rubias.

Obviamente que, teniendo en cuenta que se atraviesan por situaciones excepciones a raíz de la pandemia por el coronavirus, el decreto municipal permite la actividad aunque con algunas limitaciones.

Por caso, solamente se permite la pesca artesanal de costa (no embarcado), en el horario de 7 a 17, y en ciertos sectores expresamente delimitados: en Valeria del Mar, el espacio de costa comprendido entre avenida Espora y el puesto de Bajada Náutica (Corbeta Halcón); y en Pinamar, el espacio de costa comprendido entre avenida Bunge y el balneario La Rambla.

La información fue divulgada a través del programa radial Info Pesca MDQ, que se emite los sábado, a las 13, por FM 105.5 Inolvidable, de Mar del Plata. El envío es conducido por Diego Fernández, Christian Pescando y Francisco Ackermann.

La decisión adoptada por el intendente Yeza previamente debió superar la aprobación del gobierno provincial, por lo cual se presentó un protocolo sanitario que tendrá que ser respetado por cada uno de los pescadores que desee situarse en los sectores mencionados.

Entre otros puntos a tener en cuenta, el protocolo menciona que los pescadores deben utilizar barbijos a tapabocas durante la actividad y en el trayecto de ida y vuelta, en el cual no se permitirán escalas intermedias. Además, se deberá respetar la distancia social de al menos 1,5 metros entre personas, al mismo tiempo que no se permitirá la práctica a pescadores que integren el denominado grupo de riesgo.

Esta decisión adoptada en Pinamar lógicamente hace abrigar esperanzas para los marplatenses que se dedican a la pesca artesanal, aunque es cierto que ese permiso otorgado estará condicionado al comportamiento de los pescadores y al cumplimiento del protocolo. De lo contrario, el gobierno municipal tiene la facultad de dar marcha atrás y volver a impedir la actividad.

Más allá de que en Mar del Plata todavía parece muy lejana la posibilidad de que se habilite la pesca deportiva, en otras ciudades del extenso litoral costero bonaerense las perspectivas son más alentadoras en cuanto al eventual retorno del permiso para los pescadores artesanales.

Una de ellas es Miramar y otras localidades del partido de General Alvarado, dado que la elaboración del protocolo y la elevación a consideración del gobierno provincial ya está en agenda.

De todas maneras, en otros partidos del amplio territorio provincial, la situación es más compleja: en Mar Chiquita se habían otorgado permisos puntuales para una pesca “solidaria”, pero llegaron reclamos de varios sectores relacionados a la actividad y todo volvió a fojas cero; en el Partido de la Costa se abrió un registro municipal únicamente para pescadores que con la actividad dan sustento a su familia, o bien, para quienes hacen uso comercial.

Todavía no se brindó una respuesta, aunque hubo avances y las autoridades trabajan sobre el particular; en Villa Gesell, se criticó la inacción del gobierno local, sobre todo a partir de la decisión adoptada por Pinamar; y en Tres Arroyos estaba prevista una prueba piloto para los balnearios Claromecó, Reta y Orense. Sin embargo, una autorización específica para controlar propiedades en la zona se tradujo en una “invasión” de las localidades costeras, por lo cual las autoridades sanitarias de la zona retrocedieron en su intención de permitir salidas para caminatas o pesca deportiva.