La Capital - Logo

× El País El Mundo Cultura Tecnología Gastronomía Salud Interés General La Ciudad Deportes Arte y Espectáculos Policiales Cartelera Fotos de Familia Clasificados Fúnebres
Interés general 27 de febrero de 2020

Llegó de China, nadie lo controló y decidió aislarse por precaución: “Ni siquiera nos preguntaron”

Un abogado graduado en Mar del Plata arribó al país el lunes y contó que no le preguntaron nada en el aeropuerto. "No queremos generar pánico pero sí que se tome conciencia", pidió.

Leonardo Crespo, un abogado graduado en la Facultad de Derecho de la Universidad Nacional de Mar del Plata, está radicado desde algunos años en China y como todos los habitantes del país asiático, vivió en primera persona el avance del Coronavirus. Tuvo que encerrarse en su casa y extremar las medidas de precaución para evitar el contagio.

Si bien por razones de trabajo tenía previsto venir a la Argentina, el virus adelantó los planes. Y al aterrizar en Ezeiza, el lunes a la noche, la sorpresa fue grande: no había ningún tipo de control. “Llegamos acá y fue simplemente pasar. No hubo ningún tipo de preguntas ni nada”, le contó a LA CAPITAL.

Crespo relató que “había un cartel que decía Coronavirus y recién a partir de hoy pusieron una persona, sin guantes ni ningún tipo de protección”. “Es una verguenza”, consideró. A pesar de la falta de controles, Leonardo y su hermana, decidieron tomar precauciones: se alquilaron un departamento en Capital Federal y allí están aislados por decisión propia.

“Nosotros vivimos en Mar del Tuyú, pero decidimos quedarnos unos días en Capital por precaución, para en el caso que tuviéramos algo, que las posibilidades son muy bajas, no exponer a las demás personas”, relató.  Y siguió: “Tratamos de aislarnos y sólo hemos salido una vez a comprar comida. Tenemos barbijos porque compramos allá. Acá no hay”.

Más allá de las precauciones, el abogado aclaró que no tiene ningún síntoma. “No queremos generar pánico pero sí que se tome conciencia de la magnitud. Hay cosas que se pueden hacer. Nos sorprendió que acá no haya ningún tipo de control mientras en el resto del mundo, hay controles hace tiempo”, puntualizó.

Leonardo Crespo, oriundo de Mar del Tuyú, hizo una maestría en comercio internacional en la universidad de Nankaid. Actualmente trabaja para una empresa en Foshan y los días de aislamiento los pasó en Tianjin donde viajó para pasar el Año Nuevo junto a su hermana y el novio.

“Todo empezó para la época del Año Nuevo Chino que es la época de viajes más masivos. Unos días antes se comentó que había un virus nuevo”, contó sobre el inicio de la epidemia.

Con el correr del días, el virus se multiplicó y se empezaron a tomar las medidas de precaución. “Se tomaron medidas drásticas como suspender todas las actividades públicas, cerrar los parques. La recomendación era que la gente esté en las casas y sólo salga cuando sea necesario, Por supuesto, el uso de máscaras era obligatorio”, señaló.

En referencia a esos días, Crespo contó que se quedaron  encerrados. “Sólo salíamos para comprar y nos turnábamos para comprar comida. La incertidumbre de no saber hasta cuando iba a durar, fue complicado. Pero dentro de todo, la pasamos bien en comparación a otra gente”, contó y agregó que “no estuvimos asustados pero si muy alerta de lo que pasaba”.