La Capital - Logo

× El País El Mundo Cultura Tecnología Gastronomía Salud Interés General La Ciudad Deportes Arte y Espectáculos Policiales Cartelera Fotos de Familia Clasificados Fúnebres
La Ciudad 2 de mayo de 2020

Los carpinchos coparon la Laguna de los Padres

Decenas de estos animales que se volvieron tendencia en las redes sociales, aprovecharon la quietud en la Laguna ubicada a kilómetros de Mar del Plata para disfrutar al máximo la naturaleza en medio de la cuarentena, sin humanos alrededor.

La Laguna de los Padres, el pulmón natural ubicado a pocos kilómetros de Mar del Plata, se llenó este fin de semana de decenas de carpinchos que, en medio de la cuarentena, aprovechan al máximo de la naturaleza ante la ausencia de personas en el lugar.

Entre el jueves y el viernes los carpinchos se volvieron insólitamente tendencia en las redes sociales. En medio de la irrupción de distintos animales en las ciudades a partir de la cuarentena que sacó a las personas de las calles, estos amistosos roedores pasaron a ser la tendencia más importante del país y una de las primeras en el mundo, acompañados por cientos de memes, chistes y mensajes creados por los usuarios.

Mar del Plata no podía quedar afuera del furor que generan estos animales y así como los lobos marinos se “apropiaron” de las calles del Puerto en la Banquina de los Pescadores, en la Laguna de los Padres, donde la circulación de humanos es prácticamente nula y los accesos están cerrados, los carpinchos salieron a aprovechar las bondades de la naturaleza.

Carpincho3

Si bien resulta habitual verlos en esta zona, junto a la laguna, los carpinchos suelen alejarse de los humanos, preservando su espacio. Ahora, en medio de la cuarentena y sin nadie que los moleste, andan tranquilamente recorriendo esta reserva natural.

Junto a la laguna, en los caminos, entre las plantas, en el muelle náutico y entre los fogones apagados. Por todos lados. En manada o solos. Mayormente en grupo. Caminan, corren, se alimentan, juegan y recorren con absoluta libertad la Laguna de los Padres, su lugar en la zona.

Carpincho4

El carpincho es un animal de la familia de los cávidos. Es el roedor viviente de mayor tamaño y peso del mundo. El jueves, un usuario de Twitter propulsó el momento de gloria de esta especie al publicar un juego para definir “qué tipo de carpincho sos”, que funciona como miles de otros juegos con un nombre de acuerdo al mes y el día de nacimiento.

Tras ello, miles de usuarios publicaron su resultado y el resultado fueron chistes, memes, personas diciendo querer adoptar un carpincho y hasta santafecinos recordando a un personaje de la TV local que representaba a un carpincho, entre muchos otros mensajes.

En Mar del Plata, los carpinchos suelen merodear fundamentalmente en dos zonas: en la Reserva Natural del Puerto y en la Laguna de los Padres, debido al caudal de agua de estos lugares.

Y es que si bien pueden vivir en diferentes tipos de hábitat, los carpinchos muestran preferencia por algunos en concreto, como cerca de lagos, ríos y lagunas, idealmente con una vegetación espesa que les sirve de protección. Se alimentan principalmente de hierba terrestre y algunas plantas acuáticas.

Viven en grupos, que pueden estar constituidos por una pareja y sus crías, o por un grupo más grande de ejemplares adultos. La medida de los grupos varía entre seis y veinte animales.

Los carpinchos son animales principalmente crepusculares. Pasan el calor del día en agujeros en el barro o dentro de las aguas. Para dormir se esconden entre una vegetación espesa; no les hace falta ninguna cueva. En cambio, en las zonas donde son molestados por las actividades humanas, cambian y adoptan un estilo de vida nocturno.

Carpincho2

Esa particularidad cambió sustancialmente desde que entró en vigencia el aislamiento social, preventivo y obligatorio a raíz de la pandemia de Covid-19.

La gente circula mucho menos por las calles. En la Laguna de los Padres, un espacio verde de uso recreativo y turístico principalmente, la ausencia de humanos alentó a los carpinchos a volver a adueñarse de la naturaleza que ahora los rodea sin horarios, limitaciones ni necesidad de esconderse.