La Capital - Logo

× El País El Mundo Cultura Tecnología Gastronomía Salud Interés General La Ciudad Deportes Arte y Espectáculos Policiales Cartelera Fotos de Familia Clasificados Fúnebres
Policiales 15 de agosto de 2018

Médicas dudan que Yazmín haya sido violada y asesinada

Se trata de un grupo de profesionales de la Asesoría Pericial de La Plata que explicó la junta médica realizada durante la investigación. Se oponen a la hipótesis de la fiscalía basada en el médico que realizó la autopsia.

Héctor Picart y Lucía Sosa, la pareja absuelta.

Tres médicas integrantes de la Asesoría Pericial de La Plata pusieron en duda la versión de la fiscalía que indica que la menor de 11 meses Yazmín Picart Sosa haya sufrido abuso sexual y que su muerte se produjera de manera violenta o traumática.

En la segunda jornada del debate oral y público que se le sigue a los padres de la menor, Héctor Picart (54) y Lucía Sosa (35), una videoconferencia fue el eje principal de la controversia. Aunque las médicas Gabriela Pinto, Silvina Cabrera y María Florencia Piccone ya habían confeccionado su informe durante la investigación, ayer lo explicaron ante los jueces Juan Manuel Sueyro, Mariana Iriani y Fabián Riquert.

Las tres profesionales rechazaron los dichos del médico que efectuó la autopsia en octubre de 2016 y que sostuvo, al igual que en su reporte de entonces, que Yazmín había sufrido “injuria anal” y un “hematoma” era la muestra más evidente. Para las tres médicas, que usaron un sistema de videoconferencia, no se pudieron advertir lesiones traumáticas y que, aunque la causa de la muerte no está a la vista, probablemente sucedió por una falla sistémica, además de una comprobada bronconeumonía.

“Más allá de la apreciación de las médicas, creemos que es muy importante la diferencia entre los profesionales que trataron a la víctima y quien realizó la autopsia respecto de aquellas, que evaluaron en base a informes y fotografías”, dijo ayer el fiscal Fernando Berlingeri a LA CAPITAL.

Vale recordar que el 8 de octubre de 2016 la niña ingresó al Hospital Interzonal con mínimos signos vitales y de inmediato fue trasladada al Materno Infantil, donde el 10 a las 8.15 de la mañana se produjo su muerte.
La entonces fiscal María Isabel Sánchez tomó el caso a regañadientes e intentó pasarlo al turno anterior. Tenía dos motivos: estaba a fondo con la causa de la muerte de Lucía Pérez y ya había intervenido en el fallecimiento de otro menor de la pareja Picart-Sosa.

Sin embargo, Sánchez asumió la imputación y pidió la detención de los dos por entender que la bebé había muerto a causa de violencia y que había señales de violencia sexual.

Durante algunos días Picart y Sosa estuvieron prófugos hasta que finalmente fueron detenidos y desde entonces permanecen en esa condición.

Con dos hijas fallecidas en un contexto de destrato y otros tres hijos judicializados, la pareja se manifestó como un par de padres en apariencia incapaces de la crianza. Ahora para los jueces lo importante radica en determinar si la muerte de Yazmín, al margen de ese historial, se les puede atribuir con algún grado de responsabilidad penal.

En la jornada de este miércoles desfilarán ante los jueces testigos de concepto (en la mayoría de los casos negativos) aportados por el fiscal, quienes eran vecinos del matrimonio imputado de abuso sexual gravemente ultrajante agravado por el vínculo seguido de muerte.

Luego llegará el turno para peritos psicólogos y otros profesionales y finalmente el viernes comparecerán los testigos de la defensa, entre los que hay psicólogas y funcionarias que trataron el caso de la familia Picart – Sosa.

La próxima semana serán los alegatos para dejar librado ya el camino hacia el veredicto.