La Capital - Logo

× El País El Mundo Cultura Tecnología Gastronomía Salud Interés General La Ciudad Deportes Arte y Espectáculos Policiales Cartelera Fotos de Familia Clasificados Fúnebres
Arte y Espectáculos 11 de enero de 2019

“Muchos chistes aceptados hace unos años hoy caerían mal”

Carlos López Puccio analiza el fenómeno Les Luthiers. De grupo clásico a marca registrada: se adueñó de un estilo de humor que lleva décadas. Hasta el domingo hacen función en el Radio City.

De grupo clásico a marca registrada, Les Luthiers se adueñó de un estilo de humor que lleva décadas. Uno de sus históricos integrantes habla del rol del público, de lo políticamente correcto y del placer de hacer reír.

“Ruidoso reidor”, o bien “silencioso crítico”. Así define Carlos López Puccio al público, muchas veces seguidores fanáticos de la obra de Les Luthiers y otras tantas un pata tan necesaria para marcar el clima de cada nuevo espectáculo. A fuerza de inteligencia y delicadeza, Les Luthiers viene consolidando su obra genial desde hace décadas.

Espectadores locales y turistas tienen la oportunidad de disfrutarlos: hasta este domingo 13 de enero ofrecerán funciones en el teatro Radio City (San Luis 1750).

Además de López Puccio -histórico dentro del grupo-, lo acompañarán Jorge Maronna, Marcos Mundstock, Tomás Mayer Wolf, Martín O’Connor y Horacio Tato Turano, éstos dos últimos, las nuevas incorporaciones del celebrado conjunto cómico.

A Mar del Plata traen “Gran Reserva”, una antología de lo mejor de su carrera. Se trata del mismo espectáculo que presentaron en el Teatro Gran Rex de Buenos Aires y que llevaron a una extensa gira por España, Argentina, Chile, Colombia, Costa Rica, Uruguay y México durante todo 2018.

Entrevistado por LA CAPITAL, López Puccio analizó el fenómeno que representa Les Luthiers, en medio de los cambios sociales y de los rótulos de clasicismo que tiene el humor que realizan.

-¿Qué lugar siente que ocupa y ocupó el público en la trayectoria artística de Les Luthiers? A medida que iban siendo más exitosos, ¿fue cambiando ese rol?
-Hay un rol fundamental que siempre ocupó nuestro público: el de ruidoso reidor de nuestras buenas ocurrencias o silencioso crítico de nuestras ocurrencias fallidas. El trabajo del humorista en vivo goza de ese privilegio: el público acompaña y marca lo bueno, pero también lo malo. Y como siempre lo escuchamos es claro que no podríamos haber tenido éxito sin su colaboración. En alguna medida fuimos evolucionando con nuestro público.

-¿Considera que el de ustedes es un humor clásico?
-Habría que definir lo “clásico”. Me atengo a una definición restringida pero oportuna: lo clásico puede ser aquello que permanece, que sigue teniendo vigencia aún con el paso del tiempo. Basándonos en este supuesto, hasta hoy somos un clásico de cincuenta años. Otra posible definición de lo clásico podría estar dada por la entrada de un artista en la cultura cotidiana, cuando pasa a conformar el día a día de la gente trascendiendo así su intencionalidad original, que en nuestro caso nunca aspiró a más que la risa en el teatro. Muchos de nuestros chistes se nos han escapado de las manos y pasaron a formar parte del acervo, del lenguaje, de algún alegre brillo de ojos cómplices entre nuestros fanáticos. Hay muchas frases e ideas de Les Luthiers que la gente cita a menudo, casi como si de viejos refranes se tratara.

-¿Considera que el humor de los argentinos cambió desde que ustedes comenzaron como grupo? ¿De qué manera cambió?
-Las sociedades cambian permanentemente de supuestos, de acuerdos, de valores éticos. Es claro que, con la historia actual de lo políticamente correcto, muchos chistes aceptados hace unos años hoy caerían mal. O caerían secretamente bien pero no estaría bien visto reírse.

-¿Qué aspectos de la realidad y de los hábitos sociales nuevos utilizan al momento de armar cada espectáculo?
-Muy pocos. Siempre cultivamos un humor algo distante de la realidad cotidiana. Ese es un fuerte nuestro: desde el comienzo nos gustaron los arquetipos, la parodia, la risa no de una persona en particular sino de todas las personas que son como esa persona. Esta es una de las razones importantes por la cual nuestro humor sigue vigente, las personas pasan: las tipologías no.

-¿Le parece adecuado pensar a Les Luthiers como una marca registrada que seguirá como grupo aunque los actuales miembros se retiren?
-A mí me gustaría, pero no puedo pronosticar que vaya a ser así.

-Muchos terapeutas aseguran que es terapéutico reír, ¿también lo es hacer reír?
-Nos da mucho placer entrar en contacto cómplice con el público, que se divierta con nosotros. Y, como el placer es terapéutico, la respuesta es: sí.

-Gran Reserva es una antología de lo mejor de su historia como grupo ¿qué pasajes contiene el espectáculo?
-Sería algo largo nombrarlos a todos. Los más celebrados, en mi opinión, son la Hora de la nostalgia (la entrevista con el viejo chansonnier José Duval), Quien conociera a María amaría a María (la canción con mimos), Rhapsody in balls (el blues con el instrumento de pelotas de playa), el bolero Perdónala, Ya no te amo Raúl. Los demás son muy buenos también.

-¿Cuál es el sketch top, el número uno en la historia de Les Luthiers, el que más repercusiones tuvo, el infaltable?
-En esto no hay unanimidad. Para mí es el rap Los jóvenes de hoy en día, pero según los gustos de cada uno (y tal vez su edad) podría confeccionarse una larga lista. En ella, por dar algunos ejemplos, podrían estar algunos de los títulos que conforman Gran Reserva, pero también Himnovaciones, la zarzuela Las majas del Bergantín, la Cantata de Don Rodrigo Díaz de Carrera, Cartas de Color, la Payada de la vaca, La gallinita dijo eureka… etc.

Larga trayectoria

“Gran Reserva” contiene una antología que reúne, renovados, grandes éxitos de su historia, con obras memorables como “La Balada del 7º Regimiento”, “San Ictícola de los Peces”, “Entreteniciencia Familiar”, “La Hora de la Nostalgia”, “Quien Conociera a María”, el bolero “Perdónala”, “Ya No te Amo, Raúl”, “Rhapsody in Balls”, “El Sheriff Benson”, “Música y Costumbres de la Isla de Makanoa”, entre otras.

Llevan realizadas 7.500 funciones, a las que asistieron 9 millones y medio de espectadores. El grupo, que fue oficialmente fundado el 4 de septiembre de 1967 por Gerardo Masana junto a Jorge Maronna, Marcos Mundstock, Daniel Rabinovich, Carlos Núñez Cortés y Carlos López Puccio, festejó el año pasado su 50º aniversario junto al público.

En agosto de 2017, recibieron las máximas distinciones que otorga el Congreso de la República Argentina: la “Mención de Honor Diputado Juan Bautista Alberdi” y la “Mención de Honor Domingo Faustino Sarmiento”, que se suman a la larga lista de condecoraciones que han cosechado a través de los años. En octubre, recibieron el premio Princesa de Asturias de Comunicación y Humanidades 2017, por ser un “espejo crítico y un referente de libertad en la sociedad contemporánea”.