La Capital - Logo

× El País El Mundo Cultura Tecnología Gastronomía Salud Interés General La Ciudad Deportes Arte y Espectáculos Policiales Cartelera Fotos de Familia Clasificados Fúnebres
Interés general 10 de junio de 2019

Murió en Mar del Plata un militar que fue candidato a presidente

Tenía 95 años y había participado, como representante del gobierno de facto de Agustín Lanusse, en las elecciones de 1973. Fue Jefe del Estado Mayor Conjunto y participó del Gran Acuerdo Nacional.

“Sabe y Puede” era la pretenciosa consigna del jingle musical que se irradió antes de las elecciones de 1973 en las emisoras nacionales. Se proponía a un candidato de 48 años. “Joven” era la otra palabra clave de los que idearon la candidatura de ese militar, mano derecha de Alejandro Lanusse. Ese militar era Ezequiel Martínez, quien a la edad de 95 años falleció en las últimas horas en Mar del Plata.

La aventura electoralista de Martínez, un intento de las Fuerzas Armadas por sostenerse en el poder político tras el gobierno de facto de Lanusse, sucumbió en aquellos comicios que reinstauraron la democracia en Argentina frente al “urnazo” de Héctor Cámpora.

Martínez, acompañado por Leopoldo Bravo, sacó el 2,91 por ciento de los votos.

La historia personal y la carrera de Martínez lo situaron en el centro de la escena nacional en varios momentos claves del siglo 20, ese período en el que las interrupciones democráticas con gobiernos militares eran una constante.

Luego de estudiar en la Escuela de Aviación Militar de la Nación inició un ascenso que lo puso en funciones diplomáticas en Estados Unidos en 1948 y en Perú en 1961 y 1963. Tras el derrocamiento de Arturo Illia llegó a Jefe del Estado Mayor de la Fuerza Aérea en 1969.

Fue asesor militar argentino en las Naciones Unidas y llegó a la Jefatura Mayor del Estado Conjunto en 1971. Su rol dentro de las Fuerzas Armadas fue tan relevante que se transformó en el hombre de confianza de Lanusse en la continuidad de la “Revolución Argentina”, la dictadura que se extendió hasta 1973.

Precisamente Martínez y Lanusse presentaron el Gran Acuerdo Nacional para devolver la democracia y participó de las negociaciones para el retorno de Juan Domingo Perón al país. A Martínez se le atribuye haber mantenido privado de su libertad, transitoriamente, a Perón en su llegada a Ezeiza.

Meses más tarde participó de las elecciones en 1973 y al quedar relegado inició un recorrido más lateral en su carrera.

En agosto de 1972 en Trelew se había producido el fusilamiento de 16 presos de organizaciones armadas guerrilleras. En el año 2008, con 84 años, Martínez se presentó ante la Justicia para responder por sus responsabilidades como secretario de la Junta de Comandantes del gobierno de facto. La Justicia ordenó su inmediata liberación por falta de mérito: no se pudo reunir prueba incriminatoria.

Martínez había nacido en 1924 en Dolores.