8 de octubre de 2018
Comentarios

En esta nota

Nadie saldrá indemne de “Salvaje”, la nueva novela de Florencia Canale

Después de su trilogía dedicada a Juan Manuel de Rosas, la escritora marplatense narra la vida extraordinaria de Justo José de Urquiza.

Florencia Canale.

por María Paulina Rodríguez

Entró en política por casualidad, luchó por descentralizar el poder de Argentina y, según la leyenda, dejó un centenar de hijos: Ese fue Justo José de Urquiza, de cuya vida pública e íntima nadie saldrá “indemne” en “Salvaje“, la última novela de la escritora Florencia Canale.

“La leyenda dice que en la provincia de Entre Ríos, todos son descendientes de Urquiza. Era un señor muy voraz con las mujeres”, asegura Canale con una pícara sonrisa en una entrevista con la agencia EFE en Buenos Aires.

Urquiza fue un político y militar argentino que alcanzó la presidencia de la Confederación Argentina (1854-1860) -etapa previa a la conformación de la República unificada- “con ideas bastante vanguardistas” para la época, detalla la autora, y que generó especial polémica por las consecuencias que le trajo su innata capacidad de seducción.

“Era un acumulador, no solo de señoras sino también de poder, de dinero, de territorio… Ambicioso llegando a la voracidad”, recalca con la misma pasión que desprende su obra.

La escritora, oriunda de Mar del Plata, relata fiel a los hechos el ascenso que experimentó Urquiza en la vida política desde antes de la batalla de Caseros hasta la de Pavón, así como, con toques de ficción, algunas de las relaciones amorosas que mantuvo el popular “coleccionista de mujeres”.

“Al público masculino le interesará conocer más de este hombre que resultó bastante misterioso, parte del público femenino se enamorará de él y la otra, lo detestará, pero supongo que nadie saldrá indemne de esta historia salvaje”, supuso Canale con clarividencia.

Antes de comenzar a escribir “Salvaje”, la autora publicó una trilogía sobre José Manuel de Rosas (1793-1877), por lo que admite que “miraba un poquito de reojo” a Urquiza, su enemigo político.

Sin embargo, tras su investigación sobre Urquiza, además de intuir que mantenía una relación de “amor-odio” con Rosas, reconoce que el polémico personaje le empezó a parecer “inmenso”.

“Este tipo lo que hizo de original y lo que habla bien de él”, reflexiona Canale, fue “darle el apellido a todos los descendientes y abrir la herencia en una época que estaba llena de hijos bastardos”.

La autora aconseja entrar en la obra sin “los ojos del siglo XXI” para no juzgar y lograr entender mejor a este personaje.

Sugiere hacer un viaje al pasado, al siglo XIX, donde las mujeres no tenían “ni voz, ni voto”, apenas intervenían en política y tampoco reclamaban “demasiado” a los hombres.

Entre las publicaciones de la también periodista destacan las seis novelas histórico-románticas sobre la vida de cuatro de los políticos más emblemáticos de la historia de Argentina y que “tuvieron la visión de armar una nación”: Urquiza, Rosas, Manuel Belgrano y José de San Martín.

Con viajes al terreno donde se ambientan sus novelas, testimonios cercanos a los protagonistas de sus obras y la colaboración de un amigo historiador, Canale se ha convertido en una gran conocedora de la cara pública y privada de estos “héroes” argentinos.

Su debilidad por conocer “el lado B” de estos personajes, así como del porqué de las decisiones que tomaron, la ha llevado a desentrañar algunos de sus secretos en estas novelas.

“Eran hombres con sus amores, sus desamores, sus miserias, y sus grandezas. Si no tuvieran todas estas cosas serían como las estatuas de bronce”, explica.

A esta “obsesiva, meticulosa y feroz ” escritora, como se define a sí misma, no le gustan las historias “lisitas”, ya que para escribir necesita vidas “llenas de obstáculos y exabruptos”.

Necesito que la historia sea potente, contradictoria, que tenga luces y sombras, casi que me vuelva loca y me dé taquicardia“, asegura desbordada de emoción.

Le gusta pensar que la historia de Argentina está forjada por una sucesión de “traiciones y venganzas”, que más allá de estar lideradas por razones de poder también están motivadas por “asuntos de faldas”.

Como cuenta Canale, las mujeres fueron silenciadas durante mucho tiempo, pero ella está dispuesta a romper el silencio de una de ellas en su próxima obra.

El papel principal de la siguiente novela no se lo llevará otro varón.

¿Quién será la protagonista? Habrá que esperar, porque lo único que revela es que se tratará de “la amante de un señor importantísimo“, cómo no, del siglo XIX.

EFE.

Subir