La Capital - Logo

× El País El Mundo Cultura Tecnología Gastronomía Salud Interés General La Ciudad Deportes Arte y Espectáculos Policiales Cartelera Fotos de Familia Clasificados Fúnebres
La Ciudad 7 de julio de 2018

Ofrecen cafés y medialunas “a voluntad” para ayudar a los trabajadores de la Boston

Los trabajadores no cobran los haberes desde abril. Cerca de 26 de ellos recibieron en los últimos días los telegramas de despidos, tras tres meses de lucha por mantener sus puestos de trabajo.

Lejos de perder las esperanzas tras la llegada de varios telegramas de despido, los trabajadores de la Boston se muestran unidos y este fin de semana ofrecerán cafés y medialunas “a voluntad”, con el objetivo de recaudar fondos que ayuden a recuperar al menos una mínima parte de los tres meses de salarios adeudados que poseen.

“Los trabajadores de las sucursales que la Boston tiene en Varese y calle Buenos Aires estarán brindando café y medialunas a voluntad, para que los marplatenses que quieran puedan ayudar con lo que puedan ante esta situación de no cobro hace tres meses y despidos”, señala el comunicado emitido por los empleados.

Según señalaron, estarán presentes durante “la mañana y después del mediodía”, siempre y cuando el clima acompañe. De todas maneras, aseguraron que visibilizarán el reclamo y el inicio de la acción colocando banners en la puerta de ambas sucursales.

boston - medialunas 4

Esta semana se abrió un nuevo capítulo en el conflicto laboral que atraviesa, desde marzo, la tradicional confitería marplatense. Con salarios adeudados desde abril, los empresarios Juan Manuel Lotero y Pablo Lotero decidieron enviar telegramas de despido a al menos 26 trabajadores.

Ante esta situación, los sindicatos de pasteleros y gastronómicos impulsaron este viernes una toma de la fábrica de Xocolata, otra firma de uno de los dueños de la tradicional confitería, ubicada en avenida Colón y Bronzini.

El gremio que nuclea a los gastronómicos (Uthgra) aseguró que los empresarios “pretenden convertir a las víctimas en victimarios” a través de pedidos de desalojo de las sucursales tomadas (las de Varese y Buenos Aires) y “denuncias que no tienen asidero alguno”.

En un comunicado firmado por la secretaria adjunta, Nancy Todoroff, mencionó la “triste anuencia de la Justicia”. “A la inacción empresaria se sumó otro escollo: la propia Justicia. Mientras más uno se adentra en los caminos de la defensa laboral, más descubre que hay un hilo que se corta, un callejón sin salida donde diferentes acciones habilitadas para los empresarios dejan completamente desprotegidos a los trabajadores”, señaló.