La Capital - Logo

× El País El Mundo Cultura Tecnología Gastronomía Salud Interés General La Ciudad Deportes Arte y Espectáculos Policiales Cartelera Fotos de Familia Clasificados Fúnebres
La Ciudad 13 de junio de 2019

Polémica por la difusión de un audio privado en el Concejo Deliberante

Patricia Serventich pasó en la sesión una grabación de una conversación de docentes municipales y generó un amplio rechazo.

Un audio privado difundido por la concejala de Agrupación Atlántica, Patricia Serventich, generó un contundente repudio en la sesión del jueves del Concejo Deliberante.

En medio del debate por el conflicto que mantienen los docentes del sistema educativo municipal con el Ejecutivo, Serventich pidió permiso para pasar en la sesión un audio. Pese a aclarar que “no se acostumbra” pasar audios en las sesiones, el presidente del Concejo, Guillermo Sáenz Saralegui, la autorizó. El audio que se difundió era el registro de una conversación privada entre la secretaria de Educación del Sindicato de Trabajadores Municipales, Alejandra Ayek y docentes, en referencia al accionar durante la medida de fuerza que llevan a cabo por el conflicto de las bonificaciones.

Luego de los dos minutos que duró el audio, las críticas no tardaron en llegar. “No entiendo el significado de esto. La concejal tiene una banca, que exprese lo que quiere expresar y se acabó. No hay que traer constancias de este tipo. Es una verguenza lo que está pasando”, apuntó el presidente del bloque de Unidad Ciudadana, Daniel Rodríguez.

Luego, Marina Santoro fue más allá y consideró que la actitud de Serventich representa una “clara persecusión ideológica a los trabajadores”.

“Es sumamente grave lo que acaba de hacer Serventich. Quiero solicitar que se quite del acta se la sesión lo expresado en el audio”, consideró la concejala de Unidad Ciudadana.

“El audio es privado. Vos (en referencia a Serventich) decís que defendés la democracia, los valores la libertad de expresión, el estado de derecho y hacés todo lo contrario. Es grave lo que pasó. Exponés a trabajadores”.

El repudio no llegó sólo de los bloques opositores. La concejal de la UCR, Cristina Coria coincidió con Santoro y recordó que “se ha planteado en reuniones la cuestión de grabar al que sabe que está siendo grabado y es algo que me genera cosquilleo feo”.

“No me gustó y no lo quiero convalidar con mi silencio. Es una muy mala práctica. Debemos reflexionar. No podemos seguir agregando violencia de ninguna naturaleza”, argumentó.

Por su parte, Ariel Ciano expresó su apoyo a la moción presentada por Santoro para que el audio no quede incorporado al acta de sesiones. “Claramente hay una violación a la intimidad,. Nadie autorizó a grabar eso. Mañana alguien van a difundir un audio que yo le mando a mi mujer. ¿Eso vamos a hacer?, preguntó.

“Hay límites que no podemos dejar pasar. Vivimos en estado de derecho y lo tenemos que defender en todos lados”, enfatizó.

Tras el repudio, Serventich argumentó que el audio que difundió no era “del ámbito privado sino de una reunión de trabajo”.