La Capital - Logo

× El País El Mundo Cultura Tecnología Gastronomía Salud Interés General La Ciudad Deportes Arte y Espectáculos Policiales Cartelera Fotos de Familia Clasificados Fúnebres
Policiales 4 de agosto de 2017

Por los disparos, Novoa no podrá acercarse al boliche de Playa Grande

En su declaración reconoció “tener un problema” con las armas. Quedó en libertad y con una orden de restricción de 300 metros del lugar.  

El joven que había sido detenido por efectuar disparos el pasado fin de semana en la puerta de un boliche de Playa Grande, en su declaración reconoció “tener un problema” con las armas y si bien no seguirá detenido, tiene una orden de restricción para no acercarse al lugar.

Lucas Novoa (23) recuperó su libertad a poco de comenzar un nuevo fin de semana. Ante la fiscal María Isabel Sánchez admitió que disparó un arma de fuego en el túnel de Playa Grande a la salida del boliche Bruto y reconoció tener “un problema”.

Ante esta situación, si bien Novoa no seguirá detenido, no podrá acercarse a menos de 300 metros del lugar donde disparó un arma de fuego. Es decir, la Justicia le prohibió salir a bailar a la zona de Playa Grande.

Por otra parte, la Justicia le devolvió a Nicolás Capozzi, el otro joven que había sido detenido por los incidentes, el auto marca Citroën DS4 que él manejaba y en el que escaparon junto con Novoa luego de los disparos.

El hecho

Cerca de las 6 de la mañana del último domingo, tras el cierre del reconocido boliche Bruto, un grupo de jóvenes llegó en un automóvil a la puerta del establecimiento y se tomó a golpes con personal de seguridad del mismo. No era la primera vez que las mismas personas causaban incidentes en el lugar. De hecho, tenían la entrada prohibida desde hace tiempo.

En determinado momento, uno de los ocupantes del rodado extrajo un arma de fuego y efectuó dos disparos al aire. Una vez que se disipó el tumulto, los agresores escaparon a toda velocidad en el vehículo y con rumbo desconocido.
La situación completa quedó grabada en un video tomado en un teléfono celular por un testigo, y las imágenes se viralizaron rápidamente. En las mismas podía verse la patente del automóvil que, sumada a las declaraciones testimoniales, sirvió para identificar a los jóvenes.

La denuncia fue realizada en la comisaría novena y se inició una investigación que quedó a cargo de le DDI local. La pesquisa avanzó entre la tarde del domingo y la de ayer, cuando finalmente la Justicia de Garantías autorizó los allanamientos.